Document - Sexual rights are human rights: Defending women defending rights



Folletos sobre defensoras de los derechos humanos (LGBT)

6 de diciembre de 2005

Índice AI: ACT 77/036/2005



[Front cover]

Los derechos sexuales, un derecho de la mujer Defendiendo a las defensoras

(pic) © AP (end pic)

[Front cover]


[Inner left page]

El derecho a defender… los derechos humanos

La Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos, aprobada por la Asamblea General de la ONU en 1998, afirma el derecho a defender los derechos humanos y exhorta a los Estados a proteger la labor de defensa de estos derechos y a quienes la desempeñan. En abril de 2000 se creó el cargo de representante especial del secretario general de la ONU sobre la situación de los defensores de los derechos humanos con el objetivo de reforzar la aplicación de la Declaración.

La representante especial, Hina Jilani, ha destacado el papel que desempeñan las mujeres que defienden los derechos humanos y los desafíos que éstas enfrentan como consecuencia de su labor. En su informe de 2002 a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, la Sra. Jilani afirmaba: «aun cuando las defensoras de los derechos humanos trabajan con el mismo tesón que sus homólogos masculinos en la protección de los derechos humanos y de los derechos de las víctimas de las violaciones de los derechos humanos, existen determinadas características que les son propias en cuanto mujeres que participan en la defensa de los derechos humanos», y «corren los riesgos propios de su género, amén de los riesgos a los que se enfrentan los hombres».

[End Inner left page]


[Inner Right page]

Las mujeres, en primera línea

Las mujeres marchan al frente del movimiento global de defensores y defensoras de los derechos humanos, trabajando activamente para promover, proteger y defender estos derechos en todo el mundo. Entre las defensoras de los derechos humanos hay activistas, profesionales, y víctimas y sobrevivientes de abusos contra los derechos humanos y sus familiares. Las defensoras han echado los cimientos del movimiento de derechos humanos en muchas partes del mundo. Han documentado y sacado a la luz violaciones de los derechos civiles y políticos y de los derechos económicos, sociales y culturales, y puesto de relieve sus manifestaciones, causas y consecuencias específicamente relacionadas con el género.A menudo, las defensoras de los derechos humanos son el eje central de movimientos en favor de los derechos de, entre otros sectores, las mujeres y las niñas, las minorías étnicas y religiosas, las personas refugiadas y desplazadas, el colectivo de sindicalistas, las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero y otros sectores. Las defensoras protestan por la impunidad generalizada de todas las formas de violencia contra las mujeres y promueven el derecho de las mujeres a no ser objeto de violencia por motivos de género. Las defensoras brindan apoyo a las innumerables víctimas de violaciones de derechos humanos que exigen justicia. En especial, gestionan proyectos dedicados a apoyar a las víctimas de la discriminación basada en el género, de abusos sexuales y de otras formas de violencia contra las mujeres. Las defensoras de los derechos humanos se enfrentan a la marginación, los prejuicios, la violencia y las amenazas a su seguridad y bienestar a muchos niveles: como defensoras, como mujeres y como personas que cuestionan los estereotipos de género que impregnan la sociedad. Sus agresores pueden ser el Estado, los grupos políticos, la comunidad, e incluso sus parejas o sus familiares. Es frecuente que ni los gobiernos ni los movimientos sociales den prioridad a los derechos por los que luchan las defensoras, socavando así la credibilidad y legitimidad de su lucha. Como consecuencia de su labor, las han matado, secuestrado y hecho «desaparecer», y sufren repercusiones específicamente relacionadas con su género, como el acoso sexual y la violación.

En ocasiones, las defensoras de los derechos humanos se ven obligadas a abandonar su país para tratar de obtener una protección efectiva de sus derechos, y en su camino tienen que salvar frecuentes obstáculos directamente relacionados con su género.


(Pic) abajo: Las mujeres protestan por las violaciones en grupo en complejos de viviendas subvencionadas por el Estado en ciudades de Francia, 7 de marzo de 2003. La experiencia de la violencia, o la amenaza de la violencia, afecta la vida de las mujeres en todas partes del mundo, cruzando las fronteras de la raza, la cultura y la situación económica. © Gamma/Katz (end Pic)

[End Inner Right page]


[INNER 4 PAGE SPREAD]

[page 1]

‘Es como si no tuviéramos derechos’

Juliet Victor Mukasa


Emisión prohibida

Juliet Victor Mukasa se arriesgó a organizar un programa de radio sobre el derecho de las lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero (LGBT) a programas de prevención sobre el VIH/sida. Desgraciadamente, el programa nunca se emitió. Fue cancelado en mayo de 2005 porque vulneraba "las normas mínimas de emisión, contrarias a la homosexualidad" en Uganda. La homosexualidad es ilegal en este país y punible con hasta siete años de cárcel.Desde entonces, Juliet, presidenta de la organización de derechos humanos Sexual Minorities Uganda (SMUG), se ha visto sometida a un hostigamiento cada vez mayor. La noche del 20 de julio de 2005, funcionarios locales de un barrio de las afueras de Kampala entraron en su casa cuando ella se encontraba fuera y se apropiaron de documentos y otro material. Al parecer buscaban "pruebas incriminatorias" relacionadas con sus actividades en SMUG. Esta organización hace campaña en favor del derecho de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero a las libertades recogidas en la Constitución de Uganda y en los tratados internacionales de derechos humanos, incluido el derecho a no ser discriminados. Detenida y víctima de abusos Otra activista lesbiana, que estaba en la casa la noche del asalto, fue detenida arbitrariamente y recluida por funcionarios locales, que más tarde la llevaron a la comisaría. La mujer fue sometida a trato humillante y degradante a causa de su orientación sexual. No se presentaron cargos contra ella y quedó en libertad con la condición de que a la mañana siguiente ella y Juliet se presentaran a la policía. Juliet fue a una casa de acogida y la otra activista se fue de Uganda.

(pic) arriba: Juliet Mukasa, 30 de septiembre de 2005. © AI (end pic)


[pull quote]

Los agentes actuaron como si tuvieran permiso para violar nuestros derechos, [...] registrar mi casa sin orden judicial, aprehender y detener a mi amiga [...] sólo por nuestra orientación sexual. [end pull quote]

[end page 1]


[page 2+3]

Defendiendo a las "indefendibles" Las activistas luchan por los derechos sexuales


[pull quote]

[L]os grupos que defienden los derechos humanos de la mujer, y los que se ocupan de cuestiones relacionadas con la sexualidad, especialmente los derechos relativos a la orientación sexual y la reproducción [...] están muy expuestos a prejuicios, a la marginación y al repudio público, no sólo por las fuerzas del Estado sino también por otros agentes sociales.

[end pull quote]


[quote caption]

Informe a la Comisión de Derechos Humanos de la representante especial del secretario general de las Naciones Unidas sobre la cuestión de los defensores de los derechos humanos, marzo de 2001

[end quote caption]


A menudo se considera que las mujeres que hacen campaña a favor de los derechos sexuales y las activistas de las que se sabe o se supone que son lesbianas o bisexuales vulneran códigos sociales, fomentan la disidencia y defienden la "desviación". A consecuencia de ello, con demasiada frecuencia son objeto de abusos. Los derechos sexuales incluyen: el derecho a elegir la propia pareja; el derecho a decidir libremente en cuestiones relacionadas con la propia sexualidad sin temor a la violencia, la discriminación y la coacción; el derecho a buscar y proporcionar información sobre la sexualidad; el derecho a acceder de forma confidencial a servicios de salud sexual y el derecho de toda persona a expresar su orientación sexual. La sexualidad de la mujer está controlada por una serie de restricciones legales, sociales y culturales que a menudo se hacen cumplir mediante la violencia, ya sea a manos del Estado o de miembros de la comunidad o de la familia de la mujer. A las mujeres se las acusa de ser "demasiado masculinas" si se enfrentan a los estereotipos de la feminidad, se las critica por "odiar a los hombres" si cuestionan ideas preconcebidas sobre la función reproductiva de la mujer, y se las amenaza si su sexualidad se aparta de lo que se entiende por "normas" o se comportan de forma "inadecuada" según las autoridades estatales, religiosas o comunitarias. Las defensoras de los derechos sexuales se exponen a amenazas, encarcelamiento o agresión física o sexual, especialmente en los casos en que se considera que su actividad pone en tela de juicio las normas culturales y sociales tradicionales. Pueden clausurar sus organizaciones y difamarlas. Pueden amenazarlas con revelar públicamente su orientación sexual, real o presunta, para desacreditar o silenciar su trabajo. Incluso pueden verse excluidas de organizaciones y actividades de derechos humanos. No se informa de su trabajo como es debido y a menudo se ataca a sus organizaciones, a las que se les niega el reconocimiento o la financiación. Muchas activistas lesbianas y bisexuales optan por no informar de las violaciones por temor a las posibles consecuencias que puedan tener para ellas, sus parejas, sus amigos o sus familiares. Muchas defensoras se sienten demasiado amenazadas para llamar la atención sobre su trabajo en el ámbito de sobre la sexualidad y sobre sus identidades. Los perpetradores de estas violaciones dan por sentado que pueden actuar con impunidad porque consideran "indefendibles" a las defensoras que están en su punto de mira. No obstante, las activistas a favor de los derechos sexuales en todo el mundo están haciéndose oír cada vez con más intensidad.

(pic) arriba: Charla de sensibilización sobre el sida para mujeres, Kolkata, India. Las violaciones de los derechos sexuales de las mujeres a menudo las dejan sin capacidad para protegerse contra el VIH o proteger su salud y su bienestar una vez que son portadoras del virus. © Peter Barker/Panos cover: Miles de mujeres participan en una marcha de lesbianas celebrada en México en marzo de 2003. En todo el mundo las mujeres están afirmando su derecho a la autodeterminación sexual a pesar del uso generalizado de la violencia para controlar su sexualidad. © AP

(end pic)

[end page 2+3]


Redes de apoyo Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/sida (ICW)


Desafiando la desigualdad Con 3.000 miembros en 134 países, la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/sida (ICW) es la única red internacional de mujeres portadoras del VIH. Creada en 1992 con sede en Reino Unido, brinda apoyo, información y servicios a mujeres seropositivas en todo el mundo y defiende sus intereses en cuestiones de políticas. Las integrantes de ICW no sólo afrontan al doble tabú del sexo y la muerte, sino que desafían la violencia y la desigualdad que forma parte de la vida cotidiana de las portadoras del VIH. ICW hace campaña para que se reconozcan los derechos sexuales de las seropositivas en un entorno político y de financiación cada vez más hostil a la idea de los derechos sexuales y reproductivos. Además, las activistas de esta asociación trabajan sin descanso para asegurarse de que las portadoras del VIH participen de forma significativa en todas las cuestiones de desarrollo de políticas que tienen repercusión en sus vidas.

Defensa y participación Al tiempo que refuerza la capacidad de las portadoras del VIH para defender sus intereses, ICW fomenta también la capacidad de quienes toman decisiones para comprometerse con la gente de forma igualitaria, respetuosa y productiva para todos los implicados. La asociación es cada vez más influyente a pesar de estar sobrecargada y falta de recursos y de que muchas de sus integrantes y fundadoras están enfermas o han fallecido. "Tengo derecho a mi sexualidad y al sexo", dice una integrante africana de ICW. "Debo poder decir ‘no’ a las relaciones sexuales. Tengo derecho a ser madre [...] y a recibir tratamientos [...] Sin derechos no se puede elegir".


(pic) arriba: Taller de formación de formadoras de ICW en Guatemala, 2002. © ICW

(end pic)


[pull quote] Sin derechos no se puede elegir [end pull quote]

[end page 4]

[END INNER 4 PAGE SPREAD]


[back page]

Actúa para lograr el cambio

Insta a tu gobierno a reconocer la legitimidad del trabajo de las defensoras de los derechos humanos que hacen campaña a favor de los derechos sexuales. Pídele que: Haga todo lo que esté en su mano para proteger a quienes defienden los derechos sexuales y a quienes están en el punto de mira por su orientación sexual, real o presunta; para investigar todas las denuncias de violaciones; para procesar a quienes las cometen; y para asegurarse de que las víctimas reciben reparaciones justas y adecuadas, incluidas indemnizaciones.  Se asegure de que las defensoras de los derechos sexuales pueden llevar a cabo su labor sin temor a sufrir persecución.

 Reconozca que los derechos sexuales son derechos humanos mediante declaraciones públicas, políticas y leyes. Deje claro que los ataques a las defensoras de los derechos sexuales no sólo son inaceptables, sino que serán perseguidos por la ley.

Tú puedes hacer algo

Deseo participar en la Campaña para Combatir la Violencia contra las Mujeres. Me interesaría recibir más información. Deseo afiliarme a Amnistía Internacional. Por favor, envíenme información al respecto. Deseo hacer una donación para apoyar la labor de Amnistía Internacional.

Número de tarjeta de crédito: Fecha de vencimiento: ......................... Cantidad: .......................

NOMBRE: .................................................................................

DIRECCIÓN: .......................................................................................................................................................................................................................................................................................................Firma: ..............................................................................................Envía este formulario a la dirección que aparece en el recuadro o a:Amnistía Internacional, Secretariado Internacional,Peter Benenson House, 1 Easton Street,London, WC1X 0DW, Reino Unidoo visita www.amnesty.org


Índice AI: ACT 77/036/2005

[end back page]

********



Page 5 of 5