Cómo dar seguimiento a las observaciones finales de los órganos de tratados

Las recomendaciones de los órganos de vigilancia de los tratados son una herramienta importante. Su autoridad se basa en el hecho de que el mandato de cada órgano de vigilancia para examinar el cumplimiento por parte de los Estados de las disposiciones específicas del tratado se recoge en el propio tratado, que, en su conjunto, tiene carácter legalmente vinculante para los Estados que lo han ratificado.

Las ONG y otros actores pertinentes pueden desempeñar un papel importante para hacer rendir cuentas a los gobiernos respecto al cumplimento de sus obligaciones en virtud de los tratados y de las recomendaciones formuladas por los órganos de tratados.

¿Qué son las observaciones finales?

Los órganos de tratados emiten sus “recomendaciones”, conocidas como “observaciones finales” al final de cada periodo de sesiones y normalmente tienen el formato siguiente:

  • un breve apartado en el que se identifican los factores positivos en relación con la aplicación del tratado,
  • los factores que obstaculizan la aplicación del tratado,
  • motivos de preocupación,
  • recomendaciones.

Las observaciones finales de los distintos órganos de tratados pueden variar considerablemente en términos de cantidad y calidad; incluso dentro de un mismo órgano, las recomendaciones a dos Estados pueden muy diferentes. Entre los factores que influyen en la calidad de las observaciones finales se encuentran el nivel de detalle de la información recibida del Estado Parte, de las ONG y de otros (por ejemplo, agencias de la ONU) así como la competencia de los miembros del órgano de vigilancia.

Informar de las observaciones finales del órgano de vigilancia a otras ONG, a la sociedad civil y al público en general

El trabajo de los órganos de tratados puede verse ensombrecido por otras actividades de la ONU, y muchas ONG, en especial las de ámbito nacional, no conocen su labor. A menudo el proceso mediante el que un gobierno prepara el informe que presentará ante un órgano de vigilancia no siempre despierta mucho interés a nivel nacional.

Las ONG pueden hacer algo al respecto dando a conocer las observaciones finales a sus socios y a otras ONG. Los Estados no necesariamente dan publicidad a su informe o a las observaciones finales, aunque los órganos de tratados así se lo piden.

A veces es posible formar coaliciones de ONG en torno al trabajo de un órgano de vigilancia, ya que éste puede ser un método particularmente eficaz de aunar recursos, aptitudes y conocimientos técnicos, a la vez que se presiona al máximo al gobierno en cuestión.

Los medios de comunicación nacionales pueden desempeñar un papel importante en todo el proceso de examen de un informe por los órganos de tratados. Las ONG pueden informar a sus contactos en los medios de comunicación de las observaciones finales surgidas de las reuniones del órgano de vigilancia y animarlos a elaborar un artículo o dar una información al respecto, según lo que su organización considere que puede sensibilizar mejor a la audiencia.

Si lo que pretenden es influir en legisladores, políticos o miembros del poder judicial, por ejemplo, piensen cuáles pueden ser los medios que ellos ven, leen o escuchan. Si desean sensibilizar al público en general, quizá sean otros los medios que mejor pueden transmitir su mensaje.

Si no consiguen interesar a los medios lo suficiente para que redacten un artículo o den una información, pueden dirigir una carta a la persona que dirige el medio en cuestión, intervenir en programas de radio con “participación de la audiencia” u organizar eventos que atraigan la atención de los medios (por ejemplo, peticiones o actos con presencia de celebridades locales o nacionales).

Los cuerpos parlamentarios también desempeñan una función primordial en el proceso de los órganos de tratados a través de las preguntas que formulan a su gobierno sobre la elaboración de los informes de Estado Parte, fomentando así amplias consultas a escala nacional y comprobando el estado de aplicación de las observaciones finales desde el momento en que están disponibles –es una manera de aguijonear periódicamente al Estado para que ponga en práctica las recomendaciones de los órganos de tratados–.

Procedimiento de seguimiento por parte de los órganos de tratados

Todos los órganos de tratados exigen a los Estados Parte que faciliten información sobre la aplicación de las observaciones finales y algunos han desarrollado mecanismos formales para vigilar las medidas que adoptan los gobiernos para aplicar sus observaciones finales. (En este momento, los únicos órganos que no exigen a los Estados información de seguimiento son el Comité de los Derechos del Niño y el Comité de Derechos de los Trabajadores Migrantes.)

Otros órganos de tratados –como el Comité de Derechos Humanos y el Comité contra la Tortura- formulan observaciones finales con fecha límite para que los Estados les informen sobre la aplicación de determinadas recomendaciones, normalmente al cumplirse un año de la adopción de las recomendaciones del Comité.

También se designa a un miembro del órgano de vigilancia como relator especial para el seguimiento de las observaciones finales, que informa regularmente al órgano de vigilancia sobre la respuesta de los gobiernos en lo que se refiere a la aplicación de las recomendaciones del órgano. Las respuestas de los Estados se publican en la página web de los órganos de tratados.

Las ONG pueden facilitar información sobre el estado de la aplicación de las recomendaciones a la secretaría del órgano de vigilancia pertinente, para garantizar que el procedimiento de seguimiento del Comité dispone de información procedente de otras fuentes. La información proporcionada por las ONG también se publica en la página web de los órganos de tratados.

Seguir trabajando con el gobierno

Es importante que sigas trabajando con tu gobierno para hacer hincapié sobre las recomendaciones de los órganos de los tratados y mantener la presión. Puedes llevar a cabo las acciones siguientes:

  • enviar cartas al jefe de gobierno o a la autoridad responsable de la presentación del informe ante el órgano de vigilancia, o
  • solicitar reuniones con las autoridades gubernamentales pertinentes.


En los escritos dirigidos al gobierno o en las reuniones con sus representantes, puedes:

  • referirte a las recomendaciones emanadas de las sesiones del órgano de vigilancia, en particular a aquellas en las que tu ONG tenga especial interés,
  • preguntar al gobierno cómo pretende incorporar las recomendaciones en sus acciones. Intentar averiguar detalles de la forma en que procederá el gobierno, preguntando, por ejemplo, si incluirá las recomendaciones en sus planes actuales; cómo decidirá los marcos temporales; cuáles serán sus prioridades; si consultará con las ONG; si pretende llevar a cabo esas consultas mediante un diálogo continuo; qué sumas ha asignado para la aplicación de las recomendaciones; y quién será el responsable dentro del gobierno de vigilar la aplicación de las recomendaciones,
  • preguntar al gobierno cómo ha previsto dar a conocer los resultados de las reuniones del órgano de vigilancia en las lenguas pertinentes (si procede) a los organismos gubernamentales que corresponda y al público en general, tal y como exigen los órganos de tratados,
  • intentar implicar al mayor número de partes interesadas en las primeras etapas del proceso, para que también puedan formular preguntas. Pueden ser miembros del parlamento, asociaciones profesionales (por ejemplo, colegios de abogados u organizaciones sindicales) o representantes de instituciones de ámbito nacional.

Asistencia técnica

Los órganos de tratados son cada vez más conscientes de la importancia de recomendar asistencia técnica y en ocasiones especifican que ésta debe ser facilitada por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos o por una agencia de la ONU. A menudo estas recomendaciones son bastante generales, como cuando se recomienda asistencia técnica en el área de la reforma judicial.

Los programas de cooperación técnica dependen de la petición expresa del gobierno, pero las ONG pueden desempeñar un papel importante garantizando que tales programas se establezcan e incorporen las recomendaciones de los órganos de tratados y de las ONG, especialmente en un momento en que personal de cooperación técnica está llevando a cabo misiones de evaluación.

Proyectos de asesoramiento técnico de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACNUDH) en Ginebra mantiene en la actualidad varios proyectos de cooperación técnica, algunos de los cuales tienen su origen directamente en recomendaciones de los órganos de tratados. La OACNUDH también organiza talleres regionales sobre la aplicación de las recomendaciones de los órganos de tratados.

La información sobre las actividades en curso está disponible en el sitio web de la OACNUDH. Se puede establecer contacto con la OACNUDH a través de este sitio web para conocer qué proyectos se han planificado y si reflejan las recomendaciones de los órganos de tratados.

Proyectos de asesoramiento técnico dependientes de agencias de la ONU

Dada la complejidad del sistema de la ONU, no todos los representantes de la organización conocen necesariamente el trabajo de los órganos de tratados. Sin embargo, la ONU como organización ha dejado constancia de su compromiso para integrar los derechos humanos en toda su estructura. Las ONG y otros actores pueden dar a conocer las recomendaciones de los órganos de tratados a los representantes de las agencias de la ONU que trabajen en un país determinado y preguntar qué posibilidades existen de que reflejen las recomendaciones en su trabajo.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) coordina todas las actividades de la ONU en un país. El sitio web del PNUD contiene información específica sobre lo que el Programa está haciendo en cada país y sobre la forma de contactar con los representantes del Programa en su país. Otras agencias son el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), las cuales cuentan con programas específicos sobre derechos humanos.

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO