Agosto 07-Septiembre 07

Descargar revista en PDF (2 MB)

Editorial


Derecho al acceso al aborto para las mujeres en peligro

El pasado 13 de junio, el cardenal Renato Martino, presidente del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, de la Iglesia Católica, instó a los católicos a retirar su apoyo a Amnistía Internacional, alegando que la organización «promueve el derecho al aborto».

Junto a la larga oposición de la organización al aborto forzado, Amnistía Internacional respalda la despenalización del aborto dentro de los límites razonables del tiempo de gestación cuando la salud o los derechos humanos de la mujer corran peligro, así como para garantizar que las mujeres tengan acceso a asistencia médica cuando sufran complicaciones derivadas del aborto.

En respuesta a las declaraciones del cardenal, AI reafirmó su más firme apoyo al derecho de las mujeres y niñas a ejercer sus derechos sexuales y reproductivos sin sufrir amenazas, fuerza o coacción.

En defensa del derecho de las mujeres a la integridad sexual y reproductiva frente a graves violaciones de derechos humanos, AI incorporó recientemente a su política general sobre los derechos sexuales y reproductivos una visión de aspectos específicos del aborto. Esta incorporación no promueve el aborto como derecho universal, y la organización sigue sin pronunciarse respecto a si el aborto es justo o injusto.

«La postura de Amnistía Internacional no es a favor del aborto como derecho, sino a favor del derecho de las mujeres –uno de sus derechos humanos– a no sufrir temor, amenaza o coacción cuando tienen que hacer frente a las consecuencias de la violación y otros graves abusos contra los derechos humanos», declaró Kate Gilmore, secretaria general adjunta de Amnistía Internacional.

«Somos un movimiento que protege a las personas, con independencia de las creencias que profesen, pero no imponemos creencias de ningún tipo. El nuestro es un movimiento que defiende los derechos humanos, no unos credos específicos. Nuestro propósito invoca la ley y el Estado, no a Dios. Esto significa que, en unas ocasiones, el marco laico de derechos humanos que Amnistía Internacional defiende coincide con los puntos de vista de ciertas comunidades basadas en una fe determinada, y en otras ocasiones no.»

Amnistía Internacional insta a la Iglesia Católica a no dar la espalda al sufrimiento que padecen numerosas mujeres a causa de la violencia sexual, y pide a sus dirigentes que propugnen la tolerancia y el respeto a la libertad de expresión para todas las personas y entidades que defienden los derechos humanos, incluida Amnistía Internacional, del mismo modo que Amnistía Internacional seguirá defendiendo la libertad de religión.

Por otra parte, la organización aclaró que nunca ha aceptado fondos del Vaticano, como no los acepta de ningún otro Estado.


Descargar revista en PDF (2 MB)

 

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO