Revisión de la Campaña para Combatir la Violencia contra las Mujeres

La Campaña para Combatir la Violencia contra las Mujeres finalizó el día 8 de marzo de 2010. Desde entonces, hemos ampliado nuestro trabajo para cubrir un abanico extenso de temas relativos a los derechos de las mujeres; pasamos de centrarnos en la violencia para adoptar un enfoque dirigido a la promoción del activismo de mujeres y niñas que exigen sus derechos. A continuación se puede leer una revisión de la campaña. También puedes informarte sobre el trabajo que estamos llevando a cabo actualmente en materia de derechos de las mujeres.

La Campaña para Combatir la Violencia contra las Mujeres fue la primera campaña temática global de Amnistía Internacional de larga duración. En sus seis años de duración (entre 2004 y 2010) ha demostrado ser una campaña muy ambiciosa por su alcance y escopo, que ha exigido grandes cambios en el modo de trabajar de Amnistía Internacional.

Encargamos una revisión externa de la campaña para identificar las enseñanzas principales y las recomendaciones que se pueden utilizar para fortalecer nuestro futuro trabajo. Dos consultores independientes recibieron el encargo de llevar a cabo esta revisión y de darnos una valoración objetiva y honesta de la campaña.

El objetivo de la evaluación era buscar signos de la contribución de Amnistía Internacional a los cambios que se han producido en el mundo, valorar cómo la organización ha trabajado en asociación con movimientos y redes de mujeres, e identificar los logros y las áreas en las que es necesario mejorar el nivel operativo de la campaña.

Se acordó aplicar un enfoque basado en casos, dada la magnitud de la campaña y el amplio abanico de las actuaciones llevadas a cabo por Amnistía Internacional en todo el mundo en los últimos seis años. Los análisis de los casos se realizaron en el Reino Unido, Kenia, Uganda y Venezuela. Los consultores se sirvieron de una encuesta de carácter general para recabar opiniones de las Secciones y las Estructuras. En aquellos casos en los que fue posible, se hizo el esfuerzo de incluir los puntos de vista de los titulares de los derechos en el proceso de indagación en el nivel de proyecto. Esta información se combinó con los comentarios del personal y de las entidades asociadas, así como con valoraciones previas de la campaña.

En el informe, los consultores pusieron de relieve varias enseñanzas principales e hicieron recomendaciones para mejorar la difusión de las campañas globales, así como la forma en la que valoramos nuestro impacto. El informe también ilustra alguno de los logros y de los éxitos de la campaña. 

Las conclusiones del informe son una amalgama de aquello que ha funcionado bien y de aquello que podía haber funcionado mejor, tal y como se puede esperar en la revisión de una campaña de gran envergadura, compleja y global que se ha extendido durante seis años y en la que se han sucedido un gran número de acciones en diferentes contextos culturales.

Por ejemplo, nuestro trabajo de asociación es uno de los principales elementos de la campaña y la revisión destaca que muchas de las personas entrevistadas han señalado que lo mejor de ésta ha sido nuestro compromiso sostenido con las organizaciones de mujeres. No obstante, también indica que, dado que el trabajo de asociación era nuevo para muchas de las personas implicadas, había inevitablemente lecciones que aprender de ambas partes.

La revisión recomienda que Amnistía Internacional siga escuchando y aprendiendo de las entidades asociadas, y garantizando acuerdos transparentes y el mutuo entendimiento de las funciones y las responsabilidades. Las estrategias de retirada tendrán que discutirse con las entidades asociadas para garantizar que no se producen equívocos sobre el por qué, el cómo y el cuándo finalizarán las asociaciones.

El informe también pone de relieve la necesidad de que la planificación de las diferentes funciones dentro de Amnistía Internacional se lleve a cabo de forma más conjunta y la importancia de la buena coordinación dentro del Secretariado Internacional, y entre el Secretariado Internacional y las Secciones y Estructuras. Estudiaremos cuidadosamente todas las recomendaciones reflejadas en el informe, incluida la necesidad de fortalecer los procesos y estrategias de planificación, la formación para el personal y los simpatizantes de Amnistía Internacional, y los sistemas de seguimiento y evaluación.

El informe Síntesis de lo aprendido con la campaña para combatir la violencia contra las mujeres 2004-2010 está disponible aquí

Nos hemos comprometido a aprender de la revisión. En su última reunión de mayo, el Comité Ejecutivo Internacional (CEI) recibió con agrado la revisión y recalcó lo importante que es para el movimiento aprender de las conclusiones y recomendaciones.

El CEI animó a los dirigentes de la organización a que se asegurasen de que los puntos principales de la revisión se hacen circular de forma generalizada entre los principales empleados y activistas, y que sus Secciones/Estructuras estudian cuidadosamente la manera de responder a esos puntos.

Ya hemos iniciado el proceso para recopilar opiniones y generar un debate sobre las conclusiones y las recomendaciones. Es importante que escuchemos todos los puntos de vista de nuestro personal, simpatizantes y entidades asociadas y, del mismo modo que celebramos los éxitos, ser capaces de valorar en qué aspectos hemos obtenido peores resultados y así garantizar una mejoría en el futuro.

Estamos comprometidos a incluir importantes lecciones en nuestro sistema de trabajo. Se ha creado un equipo especial de proyecto para ayudar a difundir el informe y para coordinar una respuesta oficial del nivel directivo. El informe de evaluación se ha hecho circular de manera generalizada por todo el movimiento de Amnistía Internacional.

Grupos de las principales partes interesadas participarán en el proceso y se llevarán a cabo una serie de talleres específicos que se centrarán principalmente en:

  • información sobre el proceso, metodología y resultados;
  • discusiones sobre los resultados para que las personas tengan la oportunidad de hacerse eco de los mismos y reaccionar ante ellos;
  • planear qué se debe hacer para mejorar aquellos motivos clave de preocupación y construir motivos de éxito.

El enfoque es participativo y favorece el compromiso con las principales partes interesadas. Tanto las lecciones subyacentes aprendidas como la mejora de las acciones futuras implicarán un proceso de cambio profundo en los sistemas, procedimientos y comportamientos de la organización.

Las entidades asociadas con la campaña y todas aquellas personas entrevistadas durante el proceso de evaluación recibirán los resultados de la misma y se les animará a que envíen comentarios a Amnistía Internacional.

La respuesta formal del nivel directivo a la revisión se publicará en esta página web en octubre de 2010. Por favor, envíen comentarios u opiniones a: LIU@amnesty.org.

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO