Vietnam - Informe 2010 Amnistia Internacional

Human Rights in República Socialista de Vietnam

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Vietnam is now live »

Jefe del Estado
Nguyen Minh Triet
Jefe del gobierno
Nguyen Tan Dung
Pena de muerte
retencionista
Población
88,1 millones
Esperanza de vida
74,3 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
27/20 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
90,3 por ciento

Continuaron las severas restricciones a la libertad de expresión y reunión. Se intensificó la represión de la disidencia con nuevas detenciones de activistas políticos y de los derechos humanos, la mayoría de los cuales habían criticado la corrupción generalizada y las políticas gubernamentales con respecto a China. Se detuvo brevemente a varias personas autoras de blogs. En la mayoría de los casos se alegó la preocupación por la seguridad nacional como pretexto para practicar detenciones o llevar a cabo investigaciones criminales. La policía hizo un uso excesivo de la fuerza y practicó detenciones durante protestas pacíficas organizadas por personas de religión católica en relación con la propiedad de la tierra. La Asamblea Nacional aprobó la eliminación de la pena de muerte para 8 delitos, pero continuaba vigente para otros 21. Se dictaron al menos 59 condenas a muerte y se informó sobre 9 ejecuciones en los medios de comunicación. No se publicaron estadísticas oficiales sobre la pena de muerte.

Información general

La corrupción continuó siendo un tema de debate clave entre la opinión pública. El 30 de junio, Vietnam ratificó la Convención de la ONU contra la Corrupción. El gobierno rechazó recomendaciones clave formuladas tras la presentación de su examen periódico universal, negándose a: enmendar o derogar disposiciones del Código Penal de 1999 relativas a la seguridad nacional que no eran conformes al derecho internacional; eliminar otras restricciones a la disensión, el debate, la oposición política y el derecho a la libertad de expresión y reunión; y liberar a los presos de conciencia. La creciente demanda de tierras llevó a la aprobación de legislación que establecía las condiciones para indemnizar, reasentar y ofrecer oportunidades laborales a los residentes desplazados por proyectos de desarrollo.

Libertad de expresión: disidentes

Continuó existiendo un férreo control sobre la libertad de expresión, incluidos los medios de radiodifusión, la prensa escrita e Internet. En mayo comenzó una nueva oleada de detenciones dirigidas específicamente contra abogados independientes, autores de blogs y activistas en favor de la democracia que criticaban las políticas del gobierno. Las autoridades afirmaron haber descubierto una conspiración para “violar la seguridad nacional” en la que estaban implicadas 27 personas. Uno de los detenidos fue condenado a cinco años y medio de prisión en diciembre y al menos otros cuatro permanecían detenidos en espera de juicio al final del año. En aplicación del artículo 79 del capítulo sobre seguridad nacional del Código Penal, se los acusaba de intentar derrocar al Estado, delito penado con la muerte. Estaban afiliados al Partido Democrático de Vietnam, grupo político en el exilio que pedía la instauración de una democracia multipartidista. Todos ellos habían criticado públicamente varias políticas fronterizas y acuerdos empresariales controvertidos relacionados con China.

  • Le Cong Dinh, destacado abogado, fue detenido el 13 de junio. El gobierno lanzó de inmediato una campaña de propaganda en su contra en los medios de comunicación controlados por el Estado. En agosto, la televisión estatal interrumpió su programación habitual para emitir vídeos con sus “confesiones”. Estuvo recluido en régimen de incomunicación y no se le permitió recibir visitas de sus familiares ni sus abogados. El Ministerio de Justicia le retiró la licencia y le prohibió ejercer la abogacía.

Personas detenidas por motivos políticos y presos de conciencia

Al menos 31 presos políticos, entre los que se encontraban los presos de conciencia Nguyen Van Dai, Le Thi Cong Nhan y el padre Nguyen Van Ly, continuaban encarcelados tras ser condenados en juicios sin las debidas garantías. Otros eran abogados, sindicalistas y miembros de grupos de derechos humanos y de grupos políticos independientes. La mayoría habían sido declarados culpables de “hacer propaganda” en contra del Estado, delito tipificado en el artículo 88 del Código Penal.

En octubre fueron juzgados nueve disidentes detenidos en septiembre de 2008 por desplegar pancartas, distribuir folletos, publicar en Internet información crítica con las políticas del gobierno y pedir democracia. Todos fueron acusados con arreglo al artículo 88. El primer juicio se celebró en el Tribunal Popular de Hanoi, donde los poetas Tran Duc Thach y Pham Van Troi fueron condenados a tres y cuatro años de cárcel, respectivamente.

  • Vu Hung, profesor de física, fue condenado a tres años de cárcel en el juicio. A finales de 2008 inició una huelga de hambre tras ser golpeado reiteradamente por agentes de las fuerzas de seguridad durante el interrogatorio. Después del juicio comenzó otra huelga de hambre en protesta por la condena y las condiciones de reclusión. La policía lo había detenido anteriormente, durante una manifestación pacífica celebrada en abril de 2008, y había sido golpeado antes de quedar en libertad.

En el segundo juicio, seis hombres, incluidos los escritores Nguyen Xuan Ngia, de 60 años, y Nguyen Van Tinh, de 67, fueron condenados a entre tres y seis años de cárcel.

Los nueve acusados también fueron condenados a cuatro años de libertad vigilada o arresto domiciliario tras salir en libertad.

Discriminación: grupos étnicos o religiosos

Agentes de las fuerzas de seguridad continuaron deteniendo, hostigando y vigilando de cerca a grupos religiosos a los que se consideraba opositores al gobierno. El patriarca supremo de la prohibida Iglesia Budista Unificada de Vietnam, Thich Quang Do, continuaba bajo arresto domiciliario de facto, y otros dirigentes vieron restringida su libertad de circulación y fueron objeto de estrecha vigilancia.

Las fuerzas de seguridad se enfrentaron a fieles católicos y a miembros de la minoría jemer krom en disputas sobre la propiedad de la tierra, haciendo un uso innecesario de la fuerza contra ellos y deteniendo a manifestantes pacíficos.

En septiembre y diciembre, las autoridades convocaron a multitudes violentas, en las que había agentes de policía vestidos de civil, destinadas a intimidar, hostigar y agredir a cerca de 380 seguidores del monje budista Thich Nhan Hanh para obligarlos a abandonar el monasterio en el que vivían, situado en la provincia de Lam Dong.

En abril y septiembre, al menos seis hombres de la minoría étnica de los montagnards, de las tierras altas centrales, fueron condenados a entre 8 y 12 años de cárcel tras ser acusados de socavar la solidaridad nacional. Un número indeterminado de montagnards continuaban detenidos desde las protestas a gran escala de 2001 y 2004 relacionadas con la confiscación de las tierras y la libertad de culto.

Pena de muerte

Tras debates en la Asamblea Nacional, sus miembros votaron a favor de eliminar la pena de muerte para 8 delitos, incluidos 4 de índole económica, por lo que el número de delitos punibles con la muerte se redujo a 21; el ministro de Justicia había propuesto la eliminación de 12. Continuó vigente la pena de muerte por narcotráfico, el delito por el que se dictaban la mayoría de las condenas a muerte. El gobierno continuó con su política de mantener en secreto todo lo relativo a la pena capital, incluidas las estadísticas. Los medios de comunicación informaron de la condena a muerte de 59 personas y de 9 ejecuciones a lo largo del año.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar