Emiratos árabes Unidos - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in EMIRATOS áRABES UNIDOS

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
UAE is now live »

Jefe del Estado : shaij Jalifa bin Zayed al Nahyan
Jefe del gobierno : shaij Mohammed bin Rashid al Maktoum
Pena de muerte : retencionista
PoblaciÓn : 4,8 millones
Esperanza de vida : 78,3 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 9/8 por cada 1.000
PoblaciÓn adulta alfabetizada : 88,7 por ciento

Dos hombres fueron recluidos en régimen de incomunicación durante largos periodos y denunciaron haber sufrido torturas bajo custodia; uno de ellos fue posteriormente condenado a prisión en un juicio injusto. Decenas de docentes sospechosos de tendencias islamistas fueron transferidos a otros empleos estatales. Los tribunales condenaron a prisión, por cargos de difamación, a periodistas, propietarios de páginas de Internet y escritores. Se dictaron al menos dos condenas de muerte y una de flagelación.

Detención en régimen de incomunicación y tortura

En febrero, agentes de los servicios de Seguridad del Estado (Amn al Dawla) detuvieron a Abdullah Sultan al Subaihat en el emirato de Ayman. Permaneció recluido en régimen de incomunicación, en un lugar no desvelado, hasta junio, fecha en la que compareció ante el Tribunal Supremo Federal, con sede en Abu Dabi, acusado de «obtener información secreta sobre la seguridad del Estado». En septiembre, el tribunal, cuyas sentencias no se podían recurrir, lo condenó a tres años de prisión. Durante las sesiones del juicio, que se celebraron en secreto, Abdullah Sultan al Subaihat declaró que los servicios de Seguridad del Estado lo habían torturado cuando se encontraba detenido y especificó que lo habían golpeado con una manguera, lo habían privado del sueño, lo habían obligado a sujetar una silla sobre la cabeza durante periodos prolongados y lo habían amenazado con agresiones sexuales. El tribunal no ordenó que se investigaran estas acusaciones. Abdullah Sultan al Subaihat había sido detenido previamente en agosto de 2005 junto con otros dos hombres, y todos ellos habían permanecido recluidos en régimen de incomunicación, por razones que no se dieron a conocer, hasta que quedaron en libertad sin cargos en octubre de 2005.

El ciudadano paquistaní Rashed Mahmood fue detenido en junio, en el emirato de Ayman, y estuvo recluido en régimen de incomunicación durante más de tres meses. En septiembre quedó en libertad sin cargos y fue expulsado a Pakistán. Según informes, fue sometido a brutales palizas durante las dos primeras semanas de su detención.

Al Sadiq Sediq Adam Abdalla, ciudadano sudanés, fue detenido y recluido durante dos días a su llegada a Emiratos árabes Unidos, en septiembre, sin que mediara explicación. Posteriormente desapareció, por lo que se temía que hubiera sido víctima de
desaparición forzada. Al concluir el año continuaba en paradero desconocido.

Libertad de expresión

En agosto, un tribunal de Ras al Jaima condenó a Mohammed Rashed al Shehhi, propietario de una página de Internet (majan.net), a un año de cárcel y una multa por difamación a una autoridad local. Además, el tribunal ordenó que se clausurara la página web. En septiembre, Mohammed Rashed al Shehhi fue condenado a otros cinco meses de prisión y una multa en un segundo caso por difamación en relación con otra autoridad local. A finales de septiembre quedó en libertad bajo fianza y, en noviembre, un tribunal de apelación anuló ambas sentencias, que sumaban 17 meses, después de que las autoridades a las que presuntamente había difamado retiraran las denuncias. En noviembre se le impuso una condena condicional de un año, tras haber sido declarado culpable en un tercer caso por difamación.

En septiembre, tras haberse impuesto una condena de dos meses de prisión a dos periodistas del diario Khaleej Times por cargos de difamación, shaij Mohammed bin Rashid al Maktoum, vicepresidente, primer ministro y gobernante del emirato de Dubai, ordenó que no se dictaran penas de prisión contra periodistas por cargos relacionados con su profesión. Asimismo, instó a la promulgación de una nueva ley de prensa y publicaciones.

En noviembre, en una medida administrativa que se consideró en general punitiva, las autoridades de Emiratos árabes Unidos transfirieron a 80 docentes a otros empleos estatales, al parecer por sospecharse que eran de tendencia islamista.

Penas crueles, inhumanas o degradantes

Un tribunal de Al Ain condenó a una adolescente, cuyo nombre se desconocía, a 60 latigazos por haber tenido «sexo ilícito» con un hombre cuando tenía 14 años. En junio se confirmó la sentencia en apelación. No se sabía si se había ejecutado.

Trabajadores y trabajadoras migrantes

En febrero se hizo público un proyecto de ley laboral que tenía por objeto agilizar las prácticas de empleo. En él se preveían sanciones para los trabajadores en huelga, pero no se contemplaban los derechos de sindicación, negociación colectiva y huelga.
Quedaban excluidos de su ámbito los trabajadores y trabajadoras domésticos, que no tenían formalmente derecho a un día de descanso a la semana, a la limitación de las horas de trabajo, a vacaciones pagadas ni a ninguna otra forma de compensación, y también los agricultores, los trabajadores del sector público y el personal privado de seguridad.

En agosto y octubre, cientos de trabajadores de la construcción se declararon en huelga en Dubai para protestar por los bajos salarios y las deficientes condiciones de alojamiento, incluida la falta de sistemas salubres de abastecimiento de agua. Al concluir el año, estas demandas seguían sin satisfacerse.

Órganos internacionales de derechos humanos

El gobierno no respondió a las solicitudes de acceso ni a las preguntas sobre casos individuales planteadas en 2006 por los órganos de derechos humanos de la ONU. En mayo, la relatora especial sobre la trata de personas volvió a presentar una solicitud, previamente desatendida, para visitar Emiratos árabes Unidos, alegando motivos de preocupación en relación con latrata para fines de trabajo forzado. En marzo, el relator especial sobre los derechos humanos de los migrantes expresó «su interés en recibir una respuesta» sobre los casos de abusos de años anteriores contra trabajadores migrantes. Asimismo, también en marzo, el relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias informó de que el gobierno de Emiratos árabes Unidos no había respondido a los motivos de preocupación expuestos en 2006 sobre las salvaguardias para garantizar la protección de los condenados a muerte.

Todos los relatores especiales de la ONU, incluidos los encargados de los defensores de los derechos humanos, la violencia contra la mujer, la independencia de jueces y abogados y la libertad de opinión y expresión, informaron de que el gobierno no había respondido a los motivos de preocupación presentados por sus respectivas oficinas.

Pena de muerte

Al menos dos personas fueron condenadas a muerte por asesinato. En noviembre, el gobierno decidió por votación no oponerse a la resolución de la ONU que pedía una suspensión mundial de las ejecuciones.

Cómo puedes ayudar