Tailandia

Human Rights in Reino de Tailandia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Tailandia is now live »

Jefe del Estado rey Bhumibol Adulyadej
Jefe del gobierno Abhisit Vejjajiva (sustituyó el 15 de diciembre al primer ministro en funciones Chaovarat Chanweerakul, que sustituyó el 2 de diciembre a Somchai Wongsawat, que, a su vez, había sustituido en septiembre a Samak Sundaravej, que había sustituido en enero al general Surayud Chulanont)
Pena de muerte retencionista
Población 64,3 millones
Esperanza de vida 69,6 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 17/13 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 92,6 por ciento

Continuó la insurgencia en el sur, en donde seguían vigentes la Ley Marcial y un decreto de emergencia, y la cifra oficial de muertes desde enero de 2004 ascendió a 3.500. Las fuerzas de seguridad fueron responsables de violaciones de derechos humanos, como tortura y detención y reclusión arbitrarias. Insurgentes armados también cometieron graves abusos, incluidos ataques deliberados contra la población civil. En Bangkok, la libertad de expresión y reunión se vio restringida por dos decretos de emergencia promulgados tras manifestaciones violentas, y aumentaron las restricciones impuestas a los medios de comunicación. Entró en vigor la Ley de Seguridad Interna, de aplicación amplia e imprecisa. El gobierno devolvió a varios grupos de solicitantes de asilo birmanos y laosianos de etnia hmong.

Información general

El Partido del Poder Popular, encabezado por el primer ministro Samak Sundaravej, formó una coalición de gobierno en enero. El partido y su dirigente se alineaban con el depuesto primer ministro Thaksin Shinawatra, que se encontraba en el exilio. En mayo, manifestantes antigubernamentales encabezados por la Alianza Popular por la Democracia se echaron a la calle, y en agosto ocuparon por la fuerza la sede del gobierno y la oficina del primer ministro. En septiembre, Samak Sundaravej fue obligado a presentar su dimisión, cuando el Tribunal Constitucional falló que había incurrido en un conflicto de intereses. En diversas ocasiones se produjeron incidentes violentos entre la Alianza Popular por la Democracia, manifestantes partidarios del gobierno y agentes de policía, en los que varias personas murieron y cientos resultaron heridas. En septiembre se convirtió en primer ministro Somchai Wongsawat –cuñado del ex primer ministro Thaksin Shinawatra–, lo que dio lugar a más manifestaciones e incidentes violentos, en los que se produjeron varias muertes. A finales de noviembre, la Alianza Popular por la Democracia ocupó los dos aeropuertos internacionales de Bangkok. A principios de diciembre, Somchai Wongsawat fue obligado a dimitir, tras fallar el Tribunal Constitucional que su partido había violado la ley electoral. Abhisit Vejjajiva, dirigente del Partido Demócrata en la oposición, fue nombrado primer ministro en diciembre.

"Las autoridades devolvieron a Laos a alrededor de 1.700 personas laosianas de etnia hmong..."

Abusos de grupos armados

En enero, al menos 44 personas resultaron heridas por la explosión de una bomba colocada por insurgentes en un mercado de la provincia de Yala. En marzo, dos personas murieron en un atentado con vehículo bomba perpetrado por insurgentes en el hotel CS Pattani, en la provincia de Pattani, considerado uno de los hoteles más seguros del sur. En marzo y abril, 15 niños y niñas resultaron heridos por explosiones de bombas en la provincia de Yala. Un niño de tres años y su padre murieron abatidos por disparos de insurgentes en Yala, y una niña de nueve años, su hermano pequeño y su padre murieron de la misma forma en Narathiwat. En septiembre, un cargo público de Pattani murió abatido por disparos de insurgentes, que posteriormente lo decapitaron; otras 40 personas habían sido decapitadas desde enero de 2004. En noviembre, más de 75 personas resultaron heridas al explotar en Narathiwat dos bombas en el mismo día.

Detención y reclusión arbitrarias

En el sur, las fuerzas de seguridad continuaron deteniendo y recluyendo arbitrariamente a jóvenes activistas políticos musulmanes de origen malaisio, fundamentalmente para obtener información. Estas detenciones se realizaban a menudo utilizando listas de «sospechosos» elaboradas con este fin y mediante amplias operaciones en localidades habitadas por personas musulmanas de origen malaisio.

Policía y fuerzas de seguridad

En enero, un capitán de la policía y otros siete miembros de la 41 unidad de la policía de vigilancia fronteriza fueron detenidos por abuso de poder, corrupción y brutalidad policial en operaciones contra el tráfico de drogas. Al parecer habían secuestrado, incriminado con pruebas falsas y torturado a personas para obtener confesiones o exigir el pago de rescates. Sin embargo, el general Seriphisut Temiyavej, director general de la policía nacional, respondió amenazando con emprender acciones legales contra quienes presentasen denuncias falsas contra agentes de policía.

  • El 7 de octubre, Angkana Pradubpanya-avut murió a consecuencia del impacto de un bote de gas lacrimógeno que la policía antidisturbios tailandesa le disparó directamente al pecho durante un violento enfrentamiento con manifestantes antigubernamentales de la Alianza Popular por la Democracia en Bangkok. Al menos otras 440 personas, entre las que había agentes de policía, resultaron heridas en los incidentes violentos.

Tortura y otros malos tratos

Aumentaron los informes recibidos sobre tortura y otros malos tratos por parte de los servicios de seguridad en operaciones de contrainsurgencia en el sur. Según informes, personas detenidas fueron objeto de tortura y otros malos tratos en cuatro provincias meridionales y algunas murieron bajo custodia.

  • Un hombre de 42 años procedente de la localidad de Pattani denunció que tres soldados le habían sujetado mientras otro le quemaba un pie con un encendedor hasta que éste se descargó. Los soldados le obligaron a cavar un agujero y a sentarse en su interior mientras lo cubrían de tierra hasta el cuello.
  • Un estudiante de 22 años de la provincia de Narathiwat denunció que lo habían empapado de agua y le habían aplicado descargas eléctricas en los pies.

Al finalizar el año nadie había sido obligado a responder por estos hechos.

Libertad de expresión

En 2008 aumentó considerablemente el número de personas acusadas de delitos de lesa majestad, en aplicación de una ley que prohibía todo acto o palabra que difamase, insultase o amenazase a la familia real.

  • En enero se prohibió un libro que criticaba el golpe de Estado de 2006 en Tailandia y planteaba una serie de interrogantes sobre el papel político de la monarquía; su autor fue objeto de una investigación.
  • En abril se presentaron cargos contra un hombre y una mujer tailandeses por no haberse puesto en pie al sonar el himno nacional en una sala de cine.
  • En julio, una dirigente sindical fue despedida por su empleador por aparecer en televisión con una camiseta que se consideró que infringía la ley.
  • Entre marzo y agosto, el Ministerio de Tecnología de la Información y la Comunicación ordenó a los proveedores de servicios de Internet que bloqueasen 340 sitios web al considerar que su contenido insultaba a la monarquía.

En noviembre, el partido de la oposición propuso que, en los casos de delitos de lesa majestad, la carga de la prueba recayese en las personas imputadas.

En febrero, el gobierno presionó a una emisora de radio para que dejase de emitir un programa en el que se habían refutado los polémicos comentarios realizados a la CNN por el entonces primer ministro Samak en relación con el levantamiento que se produjo el 6 de octubre de 1976 en Tailandia.

En septiembre, el gobierno impuso durante 12 días un decreto de emergencia en Bangkok que restringió gravemente la libertad de expresión. El mismo decreto se impuso durante 13 días en noviembre y diciembre.

Impunidad

En enero, un comité independiente halló que no existían indicios que relacionasen a autoridades del gobierno con las ejecuciones extrajudiciales que se produjeron durante la «guerra contra la droga» emprendida por el ex primer ministro Thaksin en 2003. El comité llegó a esta conclusión a pesar de que su objetivo consistía en identificar a personas que podrían ser procesadas por esos homicidios y aun sabiendo que se había cumplido celosamente la orden de Thaksin de tirar a matar y que el Ministerio del Interior había recibido la orden de elaborar una lista negra. Según el informe, de las 2.819 personas víctimas de homicidio entre febrero y abril de 2003 –54 de ellas en tiroteos con la policía– sólo 1.370 estaban relacionadas con el tráfico de drogas.

  • El 19 de marzo, agentes de policía de la comisaría del distrito de Rueso y militares pertenecientes a la 39 Unidad de la Fuerza Especial de Operaciones de la provincia de Narathiwat detuvieron al imán Yapha Kaseng, que murió bajo custodia dos días después. Posteriormente se inició una investigación. En diciembre, la investigación forense reveló que la muerte se había producido como consecuencia del trato recibido bajo custodia.
  • Continuaron gozando de impunidad los responsables de desapariciones forzadas, como la de Somchai Neelapaijit, abogado musulmán desaparecido en 2004.

Personas refugiadas y solicitantes de asilo

Las autoridades devolvieron a Laos a alrededor de 1.700 personas laosianas de etnia hmong, entre las que había un número indeterminado de solicitantes de asilo.

En febrero, el gobernador de la provincia de Mae Hong Son denegó el permiso para que al menos 20 miembros del grupo étnico padaung, procedente de Myanmar y conocido por sus «mujeres jirafa», abandonasen la provincia, alegando que constituían una valiosa atracción turística, a pesar de que se había reconocido su condición de refugiados y se había aceptado su reasentamiento en otros países.

Novedades jurídicas, constitucionales e institucionales

En febrero entró en vigor la Ley de Seguridad Interna de 2008, que otorgaba a las fuerzas armadas y de seguridad tailandesas amplios poderes en relación con la seguridad interna, como autoridad para «impedir, reprimir, suspender, contener, dominar o aplacar la situación». No estaba claro de qué forma se aplicaría esta ley a la situación de insurgencia en el sur de Tailandia.

En junio entró en vigor la Ley contra la Trata de Personas de 2008.

Pena de muerte

Al menos tres personas fueron condenadas a muerte; en 2008 no se llevaron a cabo ejecuciones. En diciembre, Tailandia votó en contra de una resolución de la Asamblea General de la ONU en la que se pedía una moratoria mundial de las ejecuciones.

Visitas de Amnistía Internacional

Delegaciones de Amnistía Internacional visitaron el sur de Tailandia en junio y noviembre.

Cómo puedes ayudar