Suiza - Informe 2010 Amnistia Internacional

Human Rights in Confederación Helvética

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Suiza is now live »

Jefe del Estado y del gobierno
Hans-Rudolf Merz
Pena de muerte
abolicionista para todos los delitos
Población
7,6 millones
Esperanza de vida
81,7 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
6/5 por cada 1.000

El incremento del racismo y la xenofobia en el discurso público era motivo de preocupación. Se denunciaron incidentes de malos tratos a manos de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, algunos de ellos por motivos aparentemente raciales. Persistían la violencia contra las mujeres y la trata de seres humanos, a pesar de las medidas legislativas adoptadas para luchar contra estos abusos.

Racismo y discriminación

En un referéndum celebrado el 29 de noviembre, los votantes apoyaron una reforma constitucional que prohibía la construcción de minaretes. Durante la campaña previa al referéndum, los defensores de la prohibición llevaron a cabo una campaña política en la que se estigmatizó gravemente a la minoría musulmana. En respuesta al plebiscito, la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI) expresó su preocupación por que “una iniciativa que conculca los derechos humanos pueda ser sometida a votación”.

En su informe periódico sobre Suiza publicado en septiembre, la ECRI expresó su preocupación por el discurso político cada vez más racista y xenófobo, especialmente en relación con el Partido Popular Suizo. También se mostró preocupada por la eficacia limitada de la disposición contra el racismo en el Código Penal, y pidió que se mejorase la formación de los profesionales del derecho respecto a su aplicación. El informe recomendó la mejora de la legislación penal y civil para luchar contra el racismo, en concreto mediante la introducción de una disposición que estableciese penas más duras para los delitos de motivación racial.

La Comisión acogió con satisfacción las medidas destinadas a mejorar la integración de las personas extranjeras. Sin embargo, en el informe también se destacaba la discriminación racial generalizada en el acceso a los servicios. Los niños y niñas migrantes en especial encontraban obstáculos para acceder a la educación. No se habilitaron lugares de tránsito adecuados y suficientes para las comunidades itinerantes que, en consecuencia, tenían que detenerse en lugares no designados para ese fin, lo que generaba tensiones con la población local.

Policía y fuerzas de seguridad

En octubre, el Comité de Derechos Humanos de la ONU expresó su preocupación por los continuos informes de malos tratos policiales, en particular contra migrantes y solicitantes de asilo. El Comité pidió la creación de mecanismos independientes para investigar las denuncias contra la policía.

Derechos de las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo

El 1 de enero entró en vigor una ley federal en virtud de la cual todas las decisiones denegatorias de la naturalización debían incluir los motivos y debían ser recurribles ante los tribunales.

En octubre, el Comité de Derechos Humanos de la ONU expresó su preocupación por el hecho de que personas cuyas solicitudes de asilo habían sido denegadas fueran sometidas a unas condiciones de vida inadecuadas y carecieran de acceso a asistencia médica.

El 12 de junio, el Parlamento aprobó una enmienda al Código Civil que prohibía a los nacionales suizos o no nacionales con residencia legal en el país contraer matrimonio con personas migrantes en situación irregular y solicitantes de asilo cuya petición hubiera sido denegada.

Al finalizar el año, el Tribunal Administrativo Federal no había adoptado una decisión definitiva en relación con las solicitudes de asilo dirigidas a Suiza en 2008 por tres detenidos recluidos en el centro de detención estadounidense de Guantánamo. Sin embargo, el Tribunal anuló la decisión de la Oficina Federal de Migración respecto a uno de los detenidos y devolvió el caso a la Oficina para que lo sometiese a estudio de nuevo, afirmando que los argumentos de la defensa del detenido no habían sido evaluados adecuadamente.

En diciembre, el Consejo Federal confirmó que proporcionaría protección humanitaria a un uzbeko privado de libertad en Guantánamo, y que el detenido sería recibido en el cantón de Ginebra una vez firmado un memorando de entendimiento entre Estados Unidos y las autoridades suizas. Al finalizar el año, el gobierno suizo dejó abierta la posibilidad de aceptar a más detenidos de Guantánamo si otras autoridades cantonales se mostraban dispuestas a recibirlos.

Violencia contra mujeres y niñas

En agosto, el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer acogió con satisfacción la legislación introducida para combatir la violencia contra las mujeres y la trata de seres humanos, pero puso de relieve la persistencia de estos abusos contra los derechos humanos. El Comité también manifestó su preocupación por que sólo se hubiesen establecido servicios de apoyo a las víctimas de trata en algunos cantones, y por que la legislación en materia de protección a las víctimas se aplicase de forma incoherente.

El Comité pidió que se establecieran más servicios de apoyo a las víctimas de violencia de género y que se emprendieran acciones para eliminar la discriminación contra las mujeres migrantes y pertenecientes a minorías étnicas. El Comité de Derechos Humanos de la ONU manifestó su preocupación por que la Ley de Extranjería impidiese a las mujeres migrantes que habían sido víctimas de violencia intrafamiliar adquirir o renovar su permiso de residencia tras divorciarse.

Novedades institucionales

Suiza ratificó el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura en septiembre. En octubre, el Consejo Federal nombró una comisión de 12 personas que actuaría como mecanismo nacional de prevención de la tortura.

En julio, el Consejo Federal declaró que la creación de una institución nacional independiente de derechos humanos era “prematura” y, en su lugar, autorizó la creación, como proyecto piloto, de un centro de derechos humanos radicado en una universidad. Este centro ofrecería asesoramiento y análisis sobre cuestiones de derechos humanos a petición de sus clientes, incluidos organismos públicos y privados. Sin embargo, las organizaciones de derechos humanos criticaron la propuesta porque no cumplía los criterios internacionalmente reconocidos sobre tales instituciones (“Los Principios de París”).

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar