Suiza - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in Confederación Helvética

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Suiza is now live »

Jefa del Estado y del gobierno : Micheline Calmy-Rey
Población : 7,3 millones
Pena de muerte : abolicionista para todos los delitos
Esperanza de vida : 81,3 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 6/5 por cada 1.000

El relator especial de la ONU sobre formas contemporáneas de racismo criticó la ausencia de medidas efectivas del gobierno contra el aumento del racismo y la xenofobia. El 21 de octubre se celebraron elecciones federales; según la opinión generalizada, los carteles electorales utilizados por el Partido Popular Suizo eran racistas, por lo que fueron objeto de duras críticas. Continuaron recibiéndose denuncias de malos tratos, uso excesivo de la fuerza y racismo por parte de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. Se recibieron informes de nuevos casos de impunidad.

Racismo y xenofobia

En enero, el relator especial de la ONU sobre formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia hizo público un informe sobre su visita a Suiza en 2006, en el que concluía que la ausencia de una legislación interna integral y adecuada y de una política nacional coherente para abordar la cuestión del racismo y la xenofobia suponían un importante obstáculo para que la lucha contra el racismo fuese eficaz. El informe recomendaba a las autoridades suizas que elaborasen una estrategia política integral para combatir el racismo y la xenofobia, y destacaba la necesidad de que el gobierno condenase todas las plataformas políticas racistas y xenófobas y se opusiese a ellas. También recomendaba a las autoridades suizas la creación de un mecanismo independiente para investigar las denuncias de racismo y xenofobia.

El Partido Popular Suizo provocó polémica con su campaña para las elecciones federales, que según la opinión general promovía ideas racistas y discriminatorias. Tras las elecciones celebradas el 21 de octubre, aumentó la representación del Partido Popular Suizo en el Parlamento. Los relatores especiales de la ONU sobre formas contemporáneas de racismo y sobre los derechos humanos de los migrantes enviaron una carta conjunta al gobierno suizo en la que pedían una explicación oficial sobre los carteles electorales del partido, en los que unas ovejas blancas sobre la bandera de Suiza expulsaban a patadas a una oveja negra. En su respuesta, el Consejo Federal afirmó que no toleraría ninguna forma de racismo, pero destacó la importancia de la libertad de expresión, especialmente en el contexto del debate político, y manifestó que correspondía a los tribunales decidir si se había infringido el artículo del código penal sobre discriminación racial (la «norma antirracismo»).

Fuerzas policiales y de seguridad

Continuaron recibiéndose informes sobre violaciones de derechos humanos presuntamente cometidas por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y sobre la impunidad de que éstos gozaban posteriormente. La formación deficiente en materia de pluralidad cultural y la inexistencia de un sistema de mecanismos independientes e imparciales para investigar las denuncias de violaciones de derechos humanos fueron objeto de críticas. En respuesta a las críticas, algunos cantones y ciudades adoptaron medidas para mejorar la formación y elaboraron nuevos protocolos sobre intervención policial.

Personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo

Tras la entrada en vigor de la nueva legislación sobre asilo aprobada en 2006, una ONG suiza, el Consejo Suizo para los Refugiados, afirmó que a muchas personas que solicitaban asilo se les negaba el acceso al procedimiento para lograrlo basándose en que carecían de documentos de identidad. Organizaciones no gubernamentales que trabajaban con solicitantes de asilo denunciaron que, en virtud de la nueva legislación, a las personas a quienes se había denegado el asilo –incluidas sus familias– y estaban pendientes de que se volviese a examinar su solicitud se les pedía que abandonasen sus hogares y viviesen en una residencia especial mientras se tomaba una decisión sobre su caso.

El 17 de diciembre, el Consejo Nacional (una de las cámaras del Parlamento) decidió autorizar el uso de armas de electrochoque (Taser) y perros policía durante la expulsión forzada de ciudadanos extranjeros. Organizaciones de derechos humanos condenaron esta decisión. Estaba previsto que el Parlamento tomase una decisión definitiva sobre el texto en 2008.

Violencia contra las mujeres

El 1 de junio entró en vigor una nueva ley que concedía mayor protección a las víctimas de violencia en el ámbito familiar. Sin embargo, las víctimas migrantes de violencia doméstica seguían corriendo el peligro de perder sus derechos de residencia si dejaban de cohabitar con una pareja violenta. Las víctimas de trata de personas podían obtener un permiso de residencia temporal válido durante el proceso penal en el que fuesen a testificar, pero perdían el derecho a permanecer en el país una vez finalizado dicho proceso.

Cómo puedes ayudar