Singapur
Jefe del Estado
Tony Tan Keng Yam
Jefe del gobierno
Lee Hsien Loong

Singapur tomó medidas para reducir la imposición preceptiva de la pena de muerte, pero los medios de comunicación siguieron bajo estricto control y continuó la represión política de la disidencia. Siguieron vigentes leyes que hacían posible la detención arbitraria y la pena judicial de los azotes con vara.

Pena de muerte

El gobierno declaró en julio que revisaría las leyes que declaraban preceptiva la pena de muerte por asesinato y narcotráfico. En octubre propuso reformas que permitían la imposición discrecional de la pena en algunos casos de narcotráfico, como que el acusado hubiera actuado únicamente como mensajero o colaborado sustancialmente con la Oficina Central de Narcóticos. Además, el Tribunal de Apelación debería revisar la legalidad de cada condena a muerte antes de la ejecución.

El gobierno manifestó que se habían aplazado las ejecuciones durante esta revisión. Al final del año había al menos 32 personas en espera de ser ejecutadas.

Arriba

Tortura y otros malos tratos

Continuó imponiéndose la pena judicial de los azotes con vara –práctica constitutiva de tortura u otros malos tratos– por una amplia diversidad de delitos.

Los narcotraficantes a quienes se impusiera cadena perpetua en lugar de la pena de muerte preceptiva podrían ser condenados a recibir azotes con vara en virtud de las propuestas de reforma de la Ley sobre el Abuso de Drogas.

Arriba

Libertad de expresión y de reunión

Los activistas de la oposición, entre quienes había ex presos de conciencia, siguieron expresando sus opiniones en Internet, en libros y en reuniones públicas, pero la represión de la disidencia política fue generalizada.

  • En mayo se denegó la entrada en Singapur a Robert Amsterdam, abogado canadiense de derechos humanos que representaba al Partido Democrático de Singapur y a su líder, Chee Soon Juan, lo que vulneró el derecho de éste a acceder a su abogado.
  • En julio, el rector del nuevo campus en Singapur de la Universidad de Yale de Estados Unidos declaró al diario estadounidense Wall Street Journal que no se permitiría que los estudiantes organizaran protestas políticas. En virtud de los Principios Rectores de la ONU sobre las empresas y los derechos humanos, con esta política el órgano rector de la universidad, la Yale Corporation, incumplía su responsabilidad de evitar causar efectos negativos en los derechos humanos, especialmente en la libertad de expresión y de reunión.
  • En septiembre, los ex primeros ministros Lee Kuan Yew y Goh Chok Tong aceptaron la compensación extrajudicial de 30.000 dólares estadounidenses ofrecida por el líder del Partido Democrático de Singapur, Chee Soon Juan, lo que permitió que éste evitara la bancarrota y, posteriormente, viajara al extranjero y se presentara a las próximas elecciones. En agosto, por primera vez en muchos años, se pudieron encontrar en las librerías de Singapur los libros de Chee Soon Juan.
Arriba

Ir al apartado de países

África

La crisis que azotaba Malí con creciente crudeza en 2012 reflejaba muchos de los problemas firmemente arraigados de l ...

América

Las violaciones generalizadas de derechos humanos cometidas en el pasado y la falta de rendición de cuentas de sus r ...

Asia y Oceanía

En países de toda Asia y Oceanía, el simple acto de expresar públicamente la propia opinión, en la calle o ...

Europa y Asia Central

Las elecciones parlamentarias de Georgia fueron un raro ejemplo de transición democrática del poder en ...

Oriente Medio y Norte de África

Los levantamientos populares que se propagaron por el Norte de África y Oriente Medio desde ...

Amnistía Internacional en las redes sociales

Informes

No se hallaron documentos

Visitas

No se halló información sobre las visitas