Federación Rusa
Jefe del Estado
Dimitri Medvedev
Jefe del gobierno
Vladimir Putin
Pena de muerte
abolicionista en la práctica
Población
142,8 millones
Esperanza de vida
68,8 años
Mortalidad infantil (‹5 años)
12,4 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
99,6 por ciento

Hubo manifestaciones generalizadas y se detuvo a cientos de manifestantes pacíficos tras los controvertidos resultados electorales de diciembre. Durante el año fueron frecuentes las violaciones de la libertad de reunión en el contexto de protestas por motivos políticos, sociales, medioambientales y de otra índole. Los medios de comunicación siguieron funcionando en un entorno restrictivo. Algunos miembros de minorías religiosas fueron perseguidos, y persistía la preocupación por el uso arbitrario de la legislación contra el extremismo. Continuaron las presiones sobre periodistas y defensores y defensoras de los derechos humanos, y no hubo progresos en la mayoría de las investigaciones sobre ataques perpetrados en el pasado. Se siguieron recibiendo denuncias de tortura generalizadas a pesar de las reformas superficiales en la policía. Persistió la inestabilidad en el Cáucaso Septentrional y tanto los grupos armados como las fuerzas de seguridad cometieron graves abusos contra los derechos humanos.

Información general

Los elevados precios del petróleo y el considerable gasto en medidas de estímulo económico permitieron que Rusia presentara al final del año unos índices de crecimiento relativamente estables. Sin embargo, las prioridades declaradas del gobierno en las áreas de la modernización constante, la lucha contra la corrupción y la reforma del sistema de justicia penal apenas dieron resultados tangibles.

En diciembre retornó al poder –con un porcentaje de votos considerablemente reducido– el partido gobernante, Rusia Unida, tras unas elecciones parlamentarias marcadas por denuncias generalizadas y numerosos casos documentados de fraude electoral.

Los resultados parecían indicar una reivindicación creciente de las libertades civiles y políticas y de los derechos sociales y económicos frente a los beneficios de la estabilidad prometida –y en gran medida cumplida– por el “tándem” formado por Putin y Medvedev.

Las manifestaciones tras las elecciones fueron creciendo hasta convertirse en las de mayor participación en el país desde la desintegración de la Unión Soviética. Las protestas se nutrieron del creciente compromiso cívico demostrado durante el año por particulares, grupos de interés y comunidades locales en torno a asuntos como la corrupción, la reducción de las protecciones sociales, los abusos policiales y el medio ambiente.

La televisión y otros medios de comunicación continuaron informando de acuerdo con la línea oficial. Las críticas duras contra las autoridades prácticamente se limitaban a los medios impresos de escasa tirada y a Internet, cuya influencia continuó aumentando.

Top of page

Libertad de reunión

Las autoridades continuaron restringiendo la libertad de reunión de los movimientos de la sociedad civil críticos con el gobierno, aunque permitieron que se celebraran algunas concentraciones callejeras, prohibidas en años anteriores. Se prohibieron numerosas manifestaciones y varias personas que participaban en protestas políticas pacíficas fueron detenidas repetidamente –algunas de forma preventiva, cuando se dirigían a la manifestación– y sometidas en muchos casos a detención administrativa.

En los días que siguieron a las controvertidas elecciones parlamentarias del 4 de diciembre se celebraron numerosas manifestaciones pacíficas espontáneas en todo el país. Se detuvo a más de un millar de manifestantes, y más de un centenar fueron sometidos a detención administrativa en virtud de procedimientos que solían incumplir las normas sobre juicios justos. Las manifestaciones autorizadas celebradas los días 10 y 24 de diciembre congregaron a más de 50.000 manifestantes en Moscú y a decenas de miles en otras partes del país, y transcurrieron pacíficamente.

Los activistas de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero (LGBT) siguieron siendo objeto de hostigamiento y ataques. En Moscú y San Petersburgo, la policía frustró al instante los intentos de celebrar marchas del Orgullo y piquetes en favor de los derechos de la comunidad LGBT, que habían sido prohibidos.

  • Sergei Udaltsov, dirigente del Frente Izquierdista, fue detenido en más de una docena de ocasiones en Moscú al intentar protestar pacíficamente contra las políticas del gobierno. Fue declarado culpable en repetidas ocasiones de delitos administrativos como “desobedecer los requerimientos de los agentes de policía”, y terminó el año privado de libertad tras ser detenido el 4 de diciembre por participar en una protesta postelectoral.
Top of page

Libertad de expresión

Continuó el férreo control estatal sobre las emisiones por televisión y otros medios de comunicación. Internet siguió creciendo en importancia como fuente de información alternativa y como foro de intercambio de comentarios y opiniones. Aunque Internet se mantenía relativamente libre de injerencias del Estado, varios sitios web y blogs muy conocidos que informaban sobre abusos electorales fueron inutilizados mediante ataques, tanto antes de las elecciones parlamentarias de diciembre como inmediatamente después.

Prosiguieron las amenazas y agresiones físicas contra periodistas por escribir sobre asuntos políticamente delicados, como la corrupción. Rara vez se investigaban eficazmente estos ataques o se procesaba a sus autores.

La legislación contra el extremismo se aplicó con frecuencia de manera arbitraria para reprimir a quienes criticaban a las autoridades. En respuesta, el Tribunal Supremo dictó una resolución en junio en la que aclaraba que criticar a autoridades gubernamentales o a políticos no constituía incitación al odio en virtud de dicha legislación. Las minorías religiosas como los grupos musulmanes no tradicionales o los testigos de Jehová seguían siendo perseguidos. En la región de Arkhangelsk se aprobó legislación que prohibía la “difusión de propaganda homosexual entre menores de edad”. Un acontecimiento positivo fue la despenalización de la difamación, al final del año.

  • El 15 de diciembre, el destacado periodista Khadzhimurad Kamalov, fundador y director del semanario daguestaní independiente Chernovik, célebre por su línea informativa crítica, murió por disparos ante su oficina en Majachkala, capital de Daguestán. El personal del semanario llevaba años sufriendo intimidación y acoso por parte de las autoridades locales.
  • La investigación sobre el ataque violento sufrido por el periodista Oleg Kashin en noviembre de 2010 no había dado resultados al final del año, a pesar de que las máximas autoridades rusas habían prometido llevar a los autores ante la justicia.
  • Durante el año se acusó a varios seguidores del teólogo turco Said Nursi de pertenecer a la organización Nurdzhular, considerada extremista y prohibida en Rusia. Algunos fueron condenados a la cárcel. Los acusados alegaron que nunca habían oído hablar de esa organización.
  • En diciembre, Aleksandr Kalistratov, testigo de Jehová, fue absuelto del cargo de incitación al odio contra otros grupos religiosos por el Tribunal Supremo de la república de Altai. Un tribunal inferior le había impuesto una multa en octubre por distribuir folletos sobre los testigos de Jehová.
Top of page

Defensores y defensoras de los derechos humanos

Las restrictivas normas impuestas a las ONG en años anteriores se suavizaron en cierta medida, y una decisión del Tribunal Superior de Arbitraje levantó algunas restricciones que pesaban sobre la financiación extranjera de las ONG. Pese a ello, los defensores y defensoras de los derechos humanos y los periodistas siguieron siendo objeto de acoso y amenazas por parte, entre otros, de los funcionarios cuya conducta indebida habían denunciado. La mayoría de las investigaciones sobre casos de homicidio y agresiones físicas contra defensores de los derechos humanos, periodistas y abogados siguieron sin avanzar apenas.

  • En junio, un tribunal de Moscú absolvió del cargo de injurias y calumnias a Oleg Orlov, director del centro de derechos humanos Memorial. El presidente de la República Chechena, Ramzan Kadyrov, señalado por Oleg Orlov como responsable del asesinato de Natalia Estemirova, recurrió contra la decisión; más adelante en el año se retiraron los cargos al despenalizarse la difamación.
  • En julio, un grupo de defensores y defensoras de los derechos humanos publicó un informe sobre el asesinato de su compañera Natalia Estemirova, cometido en julio de 2009. En él se ponían de relieve las numerosas omisiones e incoherencias de la investigación oficial y se llegaba a la conclusión de que las pistas que relacionaban su asesinato con funcionarios encargados de hacer cumplir la ley chechenos no se habían investigado exhaustivamente. Tras su publicación, el presidente del Comité de Investigación prometió que se investigarían todas las posibles pistas del asesinato de la defensora, pero al término del año no había revelado ningún dato nuevo.
  • Una nueva investigación sobre el asesinato de la periodista Anna Politkovskaya, perpetrado en 2006, dio lugar a la detención de otros dos sospechosos en junio y agosto, uno de ellos por asesinato. Otros dos presuntos autores, uno de los cuales estaba entre los individuos absueltos en 2009, continuaban cumpliendo condena por otros delitos.
  • Un tribunal de Moscú condenó en mayo a dos activistas de ultraderecha –uno a cadena perpetua y el otro a 18 años de cárcel– por los asesinatos del abogado Stanislav Markelov y la periodista Anastasia Baburova, cometidos en enero de 2009.
Top of page

Tortura y otros malos tratos

La nueva legislación sobre la policía, que entró en vigor en marzo, introdujo la evaluación formal de todos los agentes y redujo su número. Pero no contenía nuevas disposiciones sustantivas dirigidas a reforzar la rendición de cuentas de la policía o a combatir la impunidad por las violaciones de derechos humanos cometidas por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, y los beneficios de esta legislación siguieron sin materializarse. Las denuncias de tortura y otros malos tratos seguían siendo generalizadas. No se llevaban a cabo investigaciones efectivas salvo en contadas ocasiones, y las lesiones documentadas a menudo se desechaban por considerarse resultantes del uso legítimo de la fuerza. Rara vez se procesaba con éxito a los agresores. Hubo informes generalizados de privación de asistencia médica adecuada bajo custodia, una práctica que al parecer se utilizaba para obtener confesiones. Se recibieron frecuentes informes sobre presos convictos sometidos a violencia tanto por funcionarios de prisiones como por otros internos poco después de su llegada a la cárcel.

  • En septiembre comenzó el juicio de dos agentes de policía por cargos de abuso de autoridad relacionados, entre otras cosas, con la detención ilegítima y la tortura de Zelimkhan Chitigov en abril de 2010; era el primero de estos casos que llegaba a un tribunal en Ingusetia. Según informes, varias de las personas que habían declarado contra los dos agentes sufrieron una campaña de presión e intimidación.
  • Armen Sargsyan fue detenido por la policía el 18 de noviembre en la localidad de Orenburg como sospechoso de un robo; murió horas más tarde, según la policía como consecuencia de una insuficiencia cardiaca aguda. La familia mostró fotografías del cadáver, que presentaba lesiones en la cabeza y otras partes. Al final del año se había detenido a dos policías en relación con la muerte, se estaba investigando a otros dos y se habían tomado medidas disciplinarias contra varios oficiales de mando.
Top of page

Juicios injustos

A pesar de las iniciativas en curso para mejorar la eficiencia e independencia del poder judicial, siguieron conociéndose casos de juicios injustos debido a presuntas injerencias políticas, corrupción y connivencia de jueces, fiscales y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

  • En mayo, el Tribunal Municipal de Moscú ratificó las condenas en segunda instancia de Mikhail Khodorkovsky y Platon Lebedev. Su reiterada condena por cargos que apenas se diferenciaban de los presentados en juicios anteriores y tras unas actuaciones judiciales flagrantemente defectuosas llevó a Amnistía Internacional a considerarlos presos de conciencia. Aun teniendo en cuenta sus penas ampliadas de cárcel, ambos tenían derecho a solicitar la libertad condicional a finales de 2011, y a ambos se la denegaron.
Top of page

Inseguridad en el Cáucaso Septentrional

La situación en materia de seguridad seguía siendo irregular e inestable en el Cáucaso Septentrional. Continuaron los ataques deliberados de grupos armados contra funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y otro tipo de autoridades; la población civil se vio atrapada en el fuego cruzado y en ocasiones fue blanco de ataques deliberados. Las operaciones de seguridad llevadas a cabo en toda la región con frecuencia iban acompañadas de graves violaciones de derechos humanos. Se tuvo noticia de intimidación de testigos y también de hostigamiento y homicidio de periodistas, abogados y activistas de derechos humanos.

Chechenia

En Chechenia prosiguió la rápida reconstrucción posterior al conflicto, con altos niveles de financiación federal; pese a ello, el desempleo seguía siendo un problema. Descendió la actividad de los grupos armados en comparación con la registrada en otras regiones del Cáucaso Septentrional. Las operaciones de los cuerpos encargados de hacer cumplir la ley siguieron dando lugar a denuncias de graves violaciones de derechos humanos. En una carta al Comité Interregional contra la Tortura –ONG de derechos humanos–, un alto cargo de la fiscalía chechena reconoció que las investigaciones sobre las desapariciones forzadas en Chechenia no eran efectivas.

La comunidad local de derechos humanos continuó marcada por el asesinato no resuelto de Natalia Estemirova en 2009, y fue objeto de intimidación y acoso.

  • El 9 de mayo, Tamerlan Suleimanov, mecánico de automóviles, fue secuestrado a punta de pistola de su lugar de trabajo en Grozni por varios hombres a los que se creía agentes de policía. Según informes, los testigos presenciales ofrecieron un relato completo del suceso a las autoridades. Aunque se abrió una investigación el 18 de mayo, el caso siguió sin resolverse.
  • En junio, Supian Baskhanov y Magomed Alamov, ambos del Comité Interregional contra la Tortura, fueron detenidos tras la celebración en Grozni de un piquete contra la tortura que contaba con autorización oficial. Ambos recibieron reiteradas amenazas informales por parte de policías a causa de su legítima labor de derechos humanos.
  • Prosiguió la investigación sobre la detención secreta y presunta tortura infligida a Islam Umarpashaev por agentes de policía durante cuatro meses a partir de diciembre de 2009. Según informes, la familia de Islam Umarpashaev y el equipo federal encargado de la investigación recibieron amenazas directas de un alto mando de la policía chechena. La policía local se negó sistemáticamente a cooperar con la investigación, y los sospechosos continuaban desempeñando funciones policiales.
  • Durante el año, las autoridades chechenas desalojaron de sus viviendas provisionales en Grozni a más de un centenar de familias desplazadas durante el conflicto. A muchas sólo las avisaron con 48 horas de antelación y no les ofrecieron alojamiento alternativo. Al parecer, algunas fueron obligadas por hombres armados a firmar declaraciones de traslado voluntario.

El resurgimiento de las “tradiciones chechenas”, activamente promovidas por el presidente de la República Chechena, Ramzan Kadyrov, favoreció el aumento de las desigualdades de género y de la indefensión de las mujeres y niñas frente a la violencia sexual e intrafamiliar.

Zarema –nombre ficticio– contó a Amnistía Internacional que un familiar cercano la había sometido sistemáticamente a abusos sexuales durante varios años. En 2010 se casó y se trasladó a Grozni, pero su esposo la golpeaba. En junio de 2011 intentó instalarse con su abuela, pero sus hermanos la entregaron a su esposo. Zarema pidió ayuda al gran muftí –autoridad espiritual musulmana– y a la comisión gubernamental de resolución de conflictos familiares, pero ambos le dijeron que obedeciera a su esposo. A finales de año, en avanzado estado de gestación, abandonó el hogar y buscó escondite fuera de Chechenia por miedo a que, tras nacer el bebé, su esposo la entregara de nuevo a sus hermanos, que habían prometido matarla.

Daguestán

Los grupos armados continuaron perpetrando ataques contra agentes de seguridad, funcionarios de la administración local y miembros destacados de la sociedad, incluidos mulás que predicaban el islam tradicional. Las operaciones para hacer cumplir la ley dieron lugar a numerosos informes de desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y tortura. No se investigaron sin demora ni se enjuiciaron eficazmente las violaciones de derechos humanos cometidas en el pasado con la presunta participación de agentes de la Seguridad del Estado.

  • El 26 de agosto, los hermanos Zaur y Kamilpasha Gasanov fueron detenidos junto con su padre, Murad, cuando los tres trabajaban en el vecino territorio de Stavropol. El padre quedó en libertad y Kamilpasha, al parecer, fue golpeado y luego abandonado a las afueras de la ciudad ese mismo día. Zaur Gasanov permaneció bajo custodia por sospecharse su participación en un ataque contra la policía y fue trasladado a Daguestán, donde al parecer fue golpeado y sometido a descargas eléctricas. Al principio le impidieron reunirse con su abogado, según informes con el pretexto de que éste llevaba barba, y por tanto podía ser sospechoso de pertenecer a un grupo armado.
  • En mayo se impusieron condenas condicionales de prisión a tres agentes de policía acusados de torturar a Makhmud Akhmedov, de 14 años, en julio de 2010. La familia del muchacho se quejó ante el tribunal de haber sufrido hostigamiento e intimidación durante la investigación y la vista judicial, y consideró que las penas dictadas eran demasiado leves. Tras una revisión judicial, el caso se remitió para investigación adicional.

Ingusetia

La seguridad parecía haber mejorado considerablemente en Ingusetia en la primera parte del año. Sin embargo, en los meses posteriores aumentaron los ataques de grupos armados y las noticias sobre graves violaciones de derechos humanos, especialmente desapariciones forzadas, perpetradas por agentes de los servicios de seguridad.

  • Ilez Gorchkhanov desapareció el 21 de marzo durante un trayecto en automóvil. Según testigos presenciales, unos 15 hombres armados y enmascarados lo secuestraron en el centro de Nazran. Las autoridades ingusetias negaron toda participación en el secuestro. Su cadáver apareció el 19 de abril.
  • El 23 de marzo, la policía dispersó a unos 80 manifestantes que habían bloqueado una carretera en Nazran para exigir la verdad sobre lo ocurrido a Ilez Gorchkhanov y el fin de las desapariciones forzadas. Ese mismo día, Magomed Khazbiev, activista de la sociedad civil, y sus dos hermanos fueron detenidos en su domicilio de Nazran por “desobedecer órdenes de la policía” durante la protesta de Nazran. Magomed Khazbiev dijo que lo habían golpeado, y en imágenes de televisión emitidas por el canal CCTV se veía cómo unos agentes con el rostro cubierto lo encerraban en el maletero de un vehículo durante su detención.

Kabardino-Balkaria

En febrero se registraron tres muertes como consecuencia de dos ataques perpetrados por grupos armados contra objetivos civiles en un centro turístico de la zona de Elbrus. En las operaciones de seguridad que sucedieron a los ataques se detuvo a muchas personas y se dio muerte a decenas de presuntos miembros de grupos armados. Hubo reiteradas denuncias de desaparición forzada y tortura a manos de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

  • La familia de Murat Bedzhiev informó de su desaparición el 25 de junio en Tyrnyauz. Al principio, las autoridades negaron su detención, pero dos días más tarde la confirmaron. Según un informe del hospital local, entre el 27 y el 28 de junio el centro de detención llamó en tres ocasiones para que acudiera una ambulancia a atender al detenido, y el médico constató la presencia de contusiones y graves lesiones en la cabeza.

Osetia del Norte

Hubo episodios esporádicos de violencia. Las fuerzas del orden público locales y federales destinadas en Osetia del Norte lanzaron tanto en esa república como en la vecina Ingusetia operaciones de seguridad que, según informes, dieron lugar a numerosas violaciones de derechos humanos.

  • Según la información recibida, el 18 de marzo, en el pueblo de Chermen, los adolescentes Ruslan Timurziev e Imeir Dzaurov fueron golpeados con culatas de fusil por unos 15 miembros del ejército en presencia de varios testigos. Después de pasearse por todo el pueblo en dos pequeñas furgonetas, los militares se habían bajado de los vehículos y habían orinado cerca de una casa particular. Cuando los chicos les recriminaron lo que estaban haciendo, los militares les propinaron tal paliza que ambos tuvieron que recibir tratamiento hospitalario. Sus progenitores se quejaron repetidamente a las autoridades, pero fue en vano.
Top of page
World regions Midde East and North Africa Asia y Oceanía Europa y Asia Central África América

Ir al apartado de países

África

Los movimientos populares del norte de África tuvieron eco en la población del África subsahariana, de manera espe ...

América

El 11 de agosto de 2011, varios agentes de la Policía Militar efectuaron 21 disparos contra la jueza Patrícia Acio ...

Asia y Oceanía

La respuesta de varios gobiernos de la región de Asia y Oceanía a los vientos de cambio político procedent ...

Europa y Asia Central

Un día de primavera, de madrugada, llegó a su fin en un pequeño pueblo de Serbia una de las mayores ...

Oriente Medio y Norte de África

Para los pueblos y los Estados de Oriente Medio y el Norte de África, 2011 fue absolutament ...

Amnistía Internacional en las redes sociales