Qatar - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in Estado de Qatar

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Qatar is now live »

Jefe del Estado : shaij Hamad bin Jasim bin Jaber al Zani (sustituyó a shaij Hamad bin Jalifa al Zani en abril)
Jefe del gobierno : shaij Abdalá bin Jalifa al Zani
Pena de muerte : retencionista
PoblaciÓn : 0,9 millones
Esperanza de vida : 75 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 13/11 por cada 1.000
PoblaciÓn adulta alfabetizada : 89 por ciento

Las autoridades restituyeron la nacionalidad qatarí a unas 2.000 personas, pero se creía que aún se privaba de ella a cientos de personas más. Seguía habiendo personas encarceladas por motivos políticos sin cargos o tras ser condenadas en juicios injustos. Se explotaba a los trabajadores y trabajadoras migrantes, que eran expulsados del país si protestaban. Los tribunales siguieron dictando condenas de muerte y flagelación, aunque no hubo ejecuciones.

Información general

En mayo, Qatar fue elegido miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, después de que su gobierno prometiera aplicar las recomendaciones de los órganos de vigilancia de los tratados de derechos humanos.

Derechos de nacionalidad

Las autoridades restituyeron la nacionalidad qatarí a unas 2.000 personas, entre ellas numerosos miembros del grupo Al Ghufran, de la tribu de Al Murra. Sin embargo, algunas personas denunciaron que se habían modificado sus partidas de nacimiento de forma que indicaran, erróneamente, que habían nacido fuera de Qatar, lo que les privaba del derecho al voto. Seguían sin resolverse otros casos de privación arbitraria de la nacionalidad, y se recibieron informes de casos nuevos.

  • Según informes, el Ministerio del Interior retiró en julio la nacionalidad qatarí a Maher Ibrahim Mohamed Hanoon, ciudadano qatarí de origen palestino, a su ex esposa, Abeer Tameem Mohamed al Adnani, y a sus dos hijos, Tameem, de 14 años, y Raneem, de 10, con lo que corrían peligro de ser expulsados.
  • Según informes, en octubre de 2002 se retiró la nacionalidad qatarí a Abdul Hameed Hussain al Mohammed, a sus seis hijos y a dos hermanos suyos, y se ordenó su expulsión. Fueron despedidos de sus puestos de trabajo, perdieron sus derechos laborales y se les negó la ayuda pública al alojamiento de la que antes disfrutaban por ser ciudadanos qataríes. Estas medidas se adoptaron en su contra después de que Abdul Hameed Hussain al Mohammed y sus dos hermanos fueran condenados a penas de prisión en diciembre de 2001 por una disputa con una tercera persona.

«Guerra contra el terror»

Al menos dos ciudadanos extranjeros seguían recluidos en la prisión de la Seguridad del Estado, en Doha: Mussa Ayad, ciudadano egipcio recluido desde marzo de 2006 y que se encontraba, según informes, en régimen de aislamiento sin cargos, y Ali Hassan Sairaka, ciudadano sirio recluido desde 2005 y condenado a cinco años de prisión en 2007.

  • Fahad al Mansouri, detenido en noviembre de 2005 y condenado a 10 años de prisión por «pertenencia a una organización secreta», quedó en libertad a principios de septiembre de 2007.

Violencia contra las mujeres

Las autoridades no abordaron de forma adecuada la discriminación y la violencia contra las mujeres.

  • En enero, el Tribunal de Apelación redujo a una condena condicional de un año la condena de tres años de prisión impuesta a un hombre jordano al que se había declarado culpable del asesinato de su hermana, de 16 años, de quien sospechaba que tenía una relación ilícita. El Tribunal argumentó que no la había matado deliberadamente.

Trabajadores y trabajadoras migrantes

Los trabajadores y trabajadoras migrantes, que representaban una gran parte de la población activa de Qatar, denunciaron ser víctimas de explotación, incluida la retención de sus salarios. La ley seguía sin protegerlos de forma adecuada.

  • En mayo, cientos de trabajadores nepalíes protagonizaron protestas para exigir el aumento de sus salarios y prestaciones, y su pago mensual. Según informes, fueron detenidos y sometidos a malos tratos antes de ser expulsados a Nepal.

Penas crueles, inhumanas y degradantes

Siguieron imponiéndose penas de flagelación.

  • En enero, un tribunal de Doha condenó a un ciudadano egipcio a 40 latigazos por beber alcohol.

Pena de muerte

Una persona fue condenada a muerte, y había al menos otras 22 en espera de ser ejecutadas, pero no se tuvo noticia de ninguna ejecución.

  • En abril se condenó a muerte a un hombre qatarí, de nombre desconocido, que había sido declarado culpable de mantener relaciones sexuales con su hija, de 14 años.

Visita de Amnistía Internacional

  • La secretaria general de Amnistía Internacional visitó Qatar en mayo.

Cómo puedes ayudar