Autoridad Palestina
Jefe de la Autoridad Palestina
Mahmud Abás
Jefe del gobierno
Salam Fayad

La Autoridad Palestina en Cisjordania y la administración de facto de Hamás en la Franja de Gaza continuaron llevando a cabo detenciones arbitrarias, sobre todo de sus respectivos oponentes políticos. En ambas zonas, las fuerzas de seguridad torturaron e infligieron otros malos tratos con impunidad a personas detenidas. Cuatro personas murieron bajo custodia en circunstancias sospechosas: dos en Gaza y dos en Cisjordania. En Gaza, los grupos armados palestinos siguieron cometiendo crímenes de guerra al disparar de forma indiscriminada cohetes contra Israel, especialmente durante el conflicto armado de ocho días que los enfrentó en noviembre. En esos días, el brazo armado de Hamás ejecutó sumariamente a siete hombres acusados de “colaborar” con Israel. Tanto la Autoridad Palestina como Hamás impusieron restricciones arbitrarias a la libertad de expresión y asociación, y sus fuerzas de seguridad hicieron uso excesivo de la fuerza contra manifestantes. En las dos zonas, las mujeres siguieron sufriendo violencia y discriminación; según fuentes, al menos 6 mujeres fueron víctimas de homicidio en nombre del “honor”. En Gaza se condenó a muerte a no menos de 5 personas y se llevaron a cabo 6 ejecuciones. En Cisjordania se condenó a muerte a un hombre, pero no hubo ejecuciones. Los 1,6 millones de habitantes de la Franja de Gaza continuaron sufriendo graves privaciones debido al bloqueo militar permanente de Israel y a las sanciones impuestas a Hamás por otros Estados; sin embargo, las condiciones se suavizaron en comparación con años anteriores.

Información general

El 29 de noviembre, la Asamblea General de la ONU concedió a Palestina el estatuto de Estado observador no miembro. Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, y la Franja de Gaza continuaron bajo ocupación israelí, con dos autoridades palestinas distintas, que desempeñaban sus funciones con competencias limitadas: el gobierno de la Autoridad Palestina, controlado por Fatah, en Cisjordania, y la administración de facto de Hamás en Gaza.

Continuaron las iniciativas, con Egipto y Qatar como mediadores, para lograr la reconciliación de Fatah y Hamás y la formación de un gobierno palestino unificado.

La Autoridad Palestina celebró elecciones locales en Cisjordania en octubre, pero los partidos políticos vinculados a Hamás y la Yihad Islámica no participaron; en Gaza, las autoridades de Hamás impidieron la inscripción de los votantes. En octubre, los jueces de Cisjordania suspendieron su actividad durante un breve periodo para protestar contra las presuntas injerencias del gobierno.

Israel mantuvo su bloqueo militar de Gaza, vigente desde 2007, y siguió controlando las fronteras terrestres y marítimas y el espacio aéreo del territorio. El bloqueo seguía afectando gravemente a la población civil, en especial a los niños, los ancianos y los enfermos, aunque el número de personas que pudieron cruzar el paso fronterizo de Rafah entre Gaza y Egipto fue mayor que en años anteriores. Unos 20 palestinos murieron en accidentes ocurridos en los túneles utilizados para transportar clandestinamente productos entre Egipto y Gaza.

En Cisjordania, Israel mantuvo las numerosas restricciones impuestas a la circulación de palestinos y continuó urbanizando y ampliando asentamientos israelíes construidos en tierras palestinas, vulnerando así el derecho internacional.

Las fuerzas israelíes llevaron a cabo ataques aéreos y de artillería contra la Franja de Gaza periódicamente durante todo el año, así como durante la campaña militar de ocho días que lanzó en noviembre. Como consecuencia de ello murieron muchos civiles y se destruyeron viviendas y otros bienes civiles. Grupos armados palestinos efectuaron periódicamente ataques indiscriminados con cohetes contra Israel desde Gaza, y durante el conflicto de noviembre dispararon más de 1.500 cohetes.

Arriba

Abusos cometidos por grupos armados

Durante el conflicto de noviembre y antes de él, grupos armados palestinos vinculados a Hamás, Fatah, la Yihad Islámica, el Frente Popular de Liberación de Palestina y grupos de afiliación salafista cometieron crímenes de guerra al disparar de forma indiscriminada cohetes y proyectiles de mortero contra Israel. Algunos cayeron dentro de Gaza y causaron la muerte de al menos dos palestinos. Otros impactaron en viviendas y otros edificios de Israel, donde mataron a cuatro civiles israelíes durante el conflicto de noviembre y causaron heridas a decenas más, así como daños en bienes civiles. Las autoridades de Hamás no hicieron rendir cuentas a los responsables.

  • La niña Hadeel Ahmad Haddad, de dos años de edad, y un primo suyo de ocho resultaron gravemente heridos al caer un cohete disparado por un grupo armado palestino en su casa, en el barrio de Al Zeitoun, en la ciudad de Gaza, el 19 de junio.
  • El 15 de noviembre, tres civiles israelíes, Mirah Scharf, Itzik Amsalem y Aharon Smadja, murieron y otros resultaron heridos al caer en su casa, en Kiryat Malachi, un cohete disparado de forma indiscriminada por un grupo armado palestino desde Gaza.
Arriba

Detención y reclusión arbitrarias

En Cisjordania, las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina detuvieron y recluyeron arbitrariamente a cientos de personas, entre las que había miembros de Fatah; a la mayoría se les negó el debido proceso judicial. Centenares de simpatizantes de Hamás fueron detenidos, la mayoría por un periodo de hasta dos días, cuando el presidente Abás visitó la ONU en septiembre. En Gaza, las fuerzas de seguridad de Hamás detuvieron y recluyeron arbitrariamente a centenares de presuntos simpatizantes de Fatah, que en general estuvieron recluidos sin acceso a un abogado. Con frecuencia, las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina y de Hamás propinaban palizas a los detenidos y les infligían otros malos tratos con impunidad.

La Comisión Independiente de Derechos Humanos, órgano de vigilancia establecido por la Autoridad Palestina, afirmó que en 2012 había recibido más de 685 denuncias de detención arbitraria en Cisjordania y más de 470 en Gaza.

Arriba

Condiciones de reclusión

En Cisjordania, la Autoridad Palestina negó a la Comisión Independiente de Derechos Humanos el acceso a los centros de detención de las fuerzas de Seguridad Preventiva, mientras los reclusos realizaban huelgas de hambre para protestar por las duras condiciones y la continuidad de la reclusión pese a haberse dictado órdenes judiciales que disponían su liberación. En Gaza, Hamás permitió a la Comisión reanudar en octubre sus visitas a los centros de detención de las fuerzas de Seguridad Interna después de cinco años.

Arriba

Tortura y otros malos tratos

Las personas detenidas eran sometidas a tortura y otros malos tratos con impunidad, especialmente por parte del Departamento de Investigación Criminal de la policía y las fuerzas de Seguridad Preventiva en Cisjordania, y de la policía y las fuerzas de Seguridad Interna en Gaza. La Comisión Independiente de Derechos Humanos informó de que había recibido 142 denuncias de tortura y otros malos tratos en Cisjordania y 129 en Gaza. Entre los métodos denunciados figuraban las palizas y suspender a la víctima por las muñecas o los tobillos u obligarla a permanecer de pie o sentada en posturas dolorosas durante periodos prolongados.

  • Mohammad Said al Zaqzouq murió en circunstancias sospechosas en Gaza mientras estaba recluido en la comisaría de policía de Jan Yunis en octubre. Se anunció la apertura de una investigación, pero al terminar el año no se había hecho público ningún resultado.
  • Tareq Khriesheh afirmó que lo habían obligado a permanecer de pie durante más de ocho horas con una mano atada a una pared y que lo habían golpeado mientras agentes del Departamento de Investigación Criminal procedían a su interrogatorio en Ramala en enero.
Arriba

Sistema de justicia

Las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina continuaron recluyendo a personas sin cargos ni juicio durante periodos prolongados y demorando el cumplimiento de las órdenes judiciales que decretaban su liberación o incumpliendo dichas órdenes. Los tribunales militares de la Autoridad Palestina siguieron juzgando a civiles cuyo procesamiento se había iniciado antes de la decisión de enero de 2011 de dejar de remitir a civiles a tribunales militares. En Gaza, Hamás también recluyó a personas sin cargos ni juicio y juzgó a civiles ante tribunales militares.

Tanto en Cisjordania como en Gaza, los fiscales civiles y militares no actuaban con imparcialidad ni impedían que la policía y los servicios de seguridad practicaran detenciones sin orden judicial, cometieran abusos contra personas y presentaran cargos de motivación política contra ellas.

  • Aunque un tribunal había ordenado su liberación en 2010, Abd al Fatah al Hassan continuó en 2012 bajo custodia de las fuerzas de Seguridad Preventiva en Ramala. Un tribunal militar lo había condenado a 12 años de prisión en septiembre de 2009. En octubre, el Tribunal Constitucional palestino se negó a emitir un fallo sobre un recurso presentado por su abogado para pedir su liberación.
  • En septiembre, miembros de las fuerzas de Seguridad Interna se llevaron a Ismail Abd al Rahman de su casa, en la ciudad de Gaza, lo recluyeron sin cargos ni juicio y le negaron el acceso a un abogado. Quedó en libertad en diciembre.
Arriba

Libertad de expresión, de asociación y de reunión

Tanto la Autoridad Palestina como Hamás mantuvieron las estrictas restricciones impuestas a la libertad de expresión, asociación y reunión, y hostigaron y procesaron a periodistas, blogueros y otras personas críticas. Tanto en Cisjordania como en Gaza, las fuerzas de seguridad hicieron uso de fuerza excesiva contra manifestantes, decenas de los cuales fueron objeto de detención y reclusión arbitrarias.

  • El periodista Mohammad Qunayta estuvo recluido y sufrió malos tratos tras ser detenido por agentes de las fuerzas de Seguridad Interna en su casa, en Gaza, en junio. Quedó en libertad bajo fianza en agosto.
  • Policías de la Autoridad Palestina uniformados y vestidos de civil usaron fuerza excesiva contra manifestantes y periodistas en Ramala el 30 de junio y el 1 de julio. Decenas de manifestantes resultaron heridos y otros fueron detenidos. El periodista Mohammad Jaradat fue torturado bajo custodia policial: lo sujetaron y le propinaron golpes por todo el cuerpo con una porra.
  • Las autoridades de Hamás impidieron que unas mujeres se manifestaran el 2 de octubre en Gaza para pedir la unidad palestina. La policía detuvo durante un breve periodo a cinco mujeres.
Arriba

Defensores y defensoras de los derechos humanos

Tanto la Autoridad Palestina, como Hamás y los partidarios de ambos hostigaron a defensores y defensoras de los derechos humanos y en algunos casos los agredieron.

  • Mahmoud Abu Rahma, directivo del Centro de Derechos Humanos Al Mezan, resultó herido al ser apuñalado por unos desconocidos en la ciudad de Gaza tras publicar un artículo en el que se criticaba a la administración de Hamás.
Arriba

Violencia contra mujeres y niñas

Las mujeres y las niñas seguían discriminadas en la ley y en la práctica y continuaban sufriendo violencia de género –incluso asesinato– ejercida por familiares varones. En virtud de un decreto presidencial quedó suspendida la atenuante de “preservar el honor de la familia” en los casos de asesinato ante los tribunales de Cisjordania. Sin embargo, la policía no protegía a las mujeres que denunciaban violencia en el ámbito familiar y amenazas contra sus vidas. En Gaza, la excusa del “honor” siguió permitiendo la imposición de penas muy leves –menos de 24 meses– en los infrecuentes casos de sentencias condenatorias.

  • Randa al Mahareq, de Samu (Cisjordania), solicitó la protección de la policía y de otras autoridades durante meses hasta que su padre y su hermano fueron detenidos en julio, acusados de golpearla. Quedaron en libertad cuatro días más tarde y la mataron poco después, al parecer porque desaprobaban su divorcio.
  • Una mujer de 22 años murió por disparos el 23 de marzo en el hospital Al Nasser de Jan Yunis. Su tío y su hermano fueron detenidos. La policía dijo que el crimen se había cometido en nombre del “honor”.
Arriba

Ejecuciones sumarias

En noviembre, miembros del brazo militar de Hamás se llevaron a siete hombres acusados de “colaborar” con Israel que estaban bajo la custodia de las fuerzas de Seguridad Interna en la Franja de Gaza y los ejecutaron sumariamente. Las autoridades de Hamás se comprometieron a investigar los homicidios, pero no se tenía constancia de que se hubieran tomado medidas contra los responsables.

Arriba

Impunidad

Las autoridades de Hamás no investigaron las denuncias de crímenes de guerra y posibles crímenes de lesa humanidad cometidos por las fuerzas de Hamás y otros grupos armados palestinos en Gaza durante la operación militar israelí “Plomo Fundido” de 2008-2009 y durante el conflicto de ocho días de noviembre. Ni la Autoridad Palestina ni Hamás investigaron de manera creíble las denuncias de tortura y otros abusos cometidos por sus respectivas fuerzas de seguridad, y tampoco hicieron rendir cuentas a los responsables.

Arriba

Pena de muerte

En Gaza, tribunales penales y militares condenaron a muerte al menos a 5 personas declaradas culpables de “colaboración con Israel” o de otros delitos y fueron ejecutadas 6 personas. En Cisjordania se condenó a muerte a un hombre, pero no hubo ejecuciones.

Arriba

Ir al apartado de países

África

La crisis que azotaba Malí con creciente crudeza en 2012 reflejaba muchos de los problemas firmemente arraigados de l ...

América

Las violaciones generalizadas de derechos humanos cometidas en el pasado y la falta de rendición de cuentas de sus r ...

Asia y Oceanía

En países de toda Asia y Oceanía, el simple acto de expresar públicamente la propia opinión, en la calle o ...

Europa y Asia Central

Las elecciones parlamentarias de Georgia fueron un raro ejemplo de transición democrática del poder en ...

Oriente Medio y Norte de África

Los levantamientos populares que se propagaron por el Norte de África y Oriente Medio desde ...

Amnistía Internacional en las redes sociales

Visitas

  • Amnistía Internacional visitó Cisjordania y Gaza en junio-julio y Gaza en noviembre-diciembre.