Mozambique

Human Rights in República de Mozambique

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Mozambique is now live »

Jefe del Estado Armando Guebuza
Jefa del gobierno Luisa Diogo
Pena de muerte abolicionista para todos los delitos
Población 21,8 millones
Esperanza de vida 42,8 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 170/153 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 38,7 por ciento

Continuaron los homicidios ilegítimos de presuntos delincuentes a manos de la policía, que posiblemente cometió algunas ejecuciones extrajudiciales. Al menos seis agentes de policía fueron enjuiciados por violaciones de derechos humanos cometidas en años anteriores. La policía hizo uso de fuerza excesiva durante manifestaciones y mató al menos a 3 personas e hirió a más de 30. Se reprimió la libertad de expresión y se intensificó el hostigamiento a periodistas.

Información general

En abril, Mozambique promulgó tres nuevas leyes sobre la infancia: la Ley sobre la Protección de la Infancia; la Ley sobre la Trata de Personas, en particular Mujeres, Niños y Niñas; y la Ley sobre Justicia de Menores.

La lucha contra la corrupción sufrió un revés en enero, cuando quedó abolido el Foro Anticorrupción al ser declarado anticonstitucional el decreto presidencial que lo establecía.

En septiembre se detuvo al ex ministro del Interior, Almerino Manhenje, en relación con la desaparición de unos 8,8 millones de dólares estadounidenses del Ministerio del Interior en la época en que ocupaba el cargo de ministro, entre 1999 y 2005.

Entre enero y mayo, al menos 22 presos murieron en la Penitenciaría Agrícola de Chimoio, en la provincia de Manica. Sin embargo, la Liga Mozambiqueña de Derechos Humanos informó de que las condiciones en la prisión habían mejorado.

"La policía hizo uso de fuerza excesiva durante manifestaciones y mató a varias personas."

Al menos 14 presuntos delincuentes murieron linchados a manos de turbas en las provincias de Maputo, Manica y Sofala, entre febrero y abril. En Chimoio se detuvo a 29 personas en relación con los linchamientos y tres de ellas fueron acusadas y declaradas culpables de incitación a la violencia. Las condenaron a seis meses de cárcel.

Al menos 72 personas murieron a consecuencia del cólera y otras enfermedades después de las inundaciones que asolaron el centro del país a comienzos de 2008 provocando el desplazamiento de más de 100.000 personas.

Homicidios ilegítimos

Continuaron los homicidios ilegítimos de presuntos delincuentes y de otras personas a manos de la policía. Normalmente se alegaba que las víctimas se habían comportado de un modo sospechoso o que eran delincuentes que habían intentado escapar. Según los informes, se detuvo a algunos agentes aunque no se los enjuició. En julio, tres agentes de policía fueron condenados a 21 años de cárcel por el asesinato de tres hombres en un campo de fútbol en Costa do Sol en 2007. También se los condenó al pago de 25.000 dólares estadounidenses a las familias de las víctimas en concepto de indemnización. Un miembro de la Guardia Presidencial fue condenado a 18 años de cárcel por matar a un hombre en la misma zona en 2006. Sin embargo, la mayoría de los agentes de policía presuntamente responsables de violaciones de derechos humanos no fueron enjuiciados.

  • En febrero, la policía mató a tiros a tres presuntos ladrones en la zona de Baixa, en Maputo. Según la policía, los hombres se disponían a robar una sucursal bancaria y una fábrica. Circularon versiones contradictorias sobre lo ocurrido. Un testigo afirmó que uno de los presuntos ladrones había salido de un automóvil y corría hacia un hotel cercano cuando le dispararon, y que a los otros dos les dispararon junto al vehículo. Según otros informes, uno de los hombres fue detenido cuando salió de un vehículo aparcado. La policía afirmó que cuando lo trasladaban a una comisaría había intentado escapar y lo habían abatido a tiros, y que habían disparado contra los otros dos en una esquina de una calle en las inmediaciones de la fábrica.

Uso excesivo de la fuerza

La policía hizo uso de fuerza excesiva durante manifestaciones y mató a varias personas.

  • En febrero, la policía disparó lo que, según su versión, eran balas de goma contra los manifestantes que protestaban en la ciudad de Maputo por un incremento en el precio del transporte. Sin embargo, al menos 3 personas murieron y 30 resultaron heridas por fuego real. La policía también utilizó fuego real durante las manifestaciones que se registraron en la provincia de Gaza por motivos similares. Un portavoz de la policía declaró que se utilizó fuego real porque algunos agentes habían sido tomados por sorpresa por los alborotadores. No se llevó a cabo ninguna investigación sobre estos incidentes.
  • En marzo, la policía disparó a Celsio João Daimon cuando se encontraba en su domicilio de la ciudad de Beira. Los agentes, que buscaban a un preso fugado y, según los informes, se encontraban en estado de ebriedad, dispararon a Celsio João Daimon con sus fusiles de asalto AKM a corta distancia en el momento en que éste salía de la habitación de un amigo. La víctima recibió tres disparos en el muslo. Cuando los agentes se percataron de que no era el hombre al que buscaban le quitaron el teléfono y lo abandonaron. El hermano de Celsio João Daimon lo llevó a una comisaría de policía para denunciar el incidente. Estando allí, llegaron varios miembros de la Fuerza de Intervención Rápida que comenzaron a golpearlo, al parecer creyendo que era el preso fugado. Cuando se dieron cuenta de su error lo llevaron a un hospital, donde tuvieron que amputarle la pierna. Tres agentes de policía fueron detenidos y condenados en relación con este delito; a dos de ellos se les impuso una multa, y a un tercero, una pena de cuatro años de cárcel, pero no se tomaron medidas contra ningún miembro de la Fuerza de Intervención Rápida.

Libertad de expresión

Se reprimió la libertad de expresión. En septiembre, la policía impidió una manifestación convocada por veteranos de guerra en pro de unas condiciones de vida mejores. Un total de 19 personas fueron detenidas y permanecieron recluidas varios días antes de quedar en libertad en espera de juicio.

Se intensificó el hostigamiento contra periodistas y se utilizaron los cargos de difamación y otros delitos comunes para reprimir la libertad de prensa. Los fiscales citaron a periodistas para interrogarlos sobre su trabajo.

  • Tres periodistas del diario Zambeze fueron juzgados en agosto acusados de difamación y de amenazar la seguridad del Estado en relación con un artículo en el que se cuestionaba la nacionalidad de la primera ministra. Se los declaró culpables y se les impuso una pena de seis meses de cárcel, que se convirtió en una multa de 30 meticales (1,20 dólares estadounidenses).

Visitas de Amnistía Internacional

Una delegación de Amnistía Internacional visitó Mozambique en mayo. 

Informes de Amnistía Internacional

Licence to Kill: Police accountability in Mozambique (en inglés, 29 abril 2008)

Cómo puedes ayudar