Montenegro - Informe 2010 Amnistia Internacional

Human Rights in República de Montenegro

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Montenegro is now live »

Jefe del Estado
Filip Vujanović
Jefe del gobierno
Milo Đukanović (reelegido en marzo)
Pena de muerte
abolicionista para todos los delitos
Población
0,6 millones
Esperanza de vida
74 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
11/9 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
96,4 por ciento

Hubo avances en el enjuiciamiento de crímenes de guerra. Amenazas, multas y homicidios políticos no resueltos ponían en peligro la libertad de expresión. La comunidad romaní era objeto de discriminación. La Comisión Europea preparaba un dictamen sobre la adhesión de Montenegro a la Unión Europea.

Sistema de justicia: crímenes de guerra

En julio el Parlamento aprobó una Ley de Cooperación con la Corte Penal Internacional; seguía en vigor un acuerdo bilateral de 2007 que proporcionaba inmunidad a los ciudadanos estadounidenses.

En marzo, el Tribunal Especial para Crímenes de Guerra y Delincuencia Organizada de Bijelo Polje incoó un proceso contra ocho soldados del desaparecido Ejército Nacional Yugoslavo, acusados de asesinar a 23 civiles albanokosovares en Kaluđerski Laz en abril de 1999.

En mayo comenzó en el Tribunal Especial para Crímenes de Guerra y Delincuencia Organizada de Podgorica el juicio de cinco reservistas montenegrinos del antiguo Ejército Nacional Yugoslavo por torturar e infligir trato inhumano a 169 civiles y prisioneros de guerra croatas en el campo de Morinj entre octubre de 1991 y agosto de 1992. Los procedimientos habían sido transferidos desde Bijelo Polje en marzo, después de que varios testigos hubiesen recibido amenazas; posteriormente se acordaron medidas para su protección.

En noviembre se inició un proceso contra nueve ex autoridades del gobierno y oficiales de policía de alta graduación; cinco de ellos eran juzgados in absentia. En enero se les había imputado la desaparición forzada en 1992 de al menos 79 personas refugiadas procedentes de Bosnia y Herzegovina, que posteriormente habían sido entregadas a las autoridades serbobosnias. S.P., ex inspector de policía que se había negado a participar en las desapariciones y había sido obligado a abandonar el cuerpo, venía sufriendo amenazas de muerte, ataques y daños en su propiedad desde 1992. En diciembre se le concedió protección en calidad de testigo en el proceso.

Tortura y otros malos tratos

En enero, el Comité de la ONU contra la Tortura instó a las autoridades a garantizar salvaguardias jurídicas fundamentales a los detenidos e investigar sin demora las denuncias de malos tratos.

En marzo, Montenegro ratificó el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura, y en mayo propuso al Defensor de los Derechos Humanos y las Libertades como mecanismo nacional de prevención.

La ONG Iniciativa Juvenil por los Derechos Humanos confirmó un descenso en el número de denuncias de malos tratos tras las recomendaciones formuladas por el Comité contra la Tortura.

Libertad de expresión

En abril, Damir Mandić fue declarado culpable en un nuevo juicio como cómplice del asesinato de Duško Jovanović, ex redactor jefe del periódico Dan, y condenado a 30 años de cárcel. No se identificó a ningún otro sospechoso. Posteriormente el periódico recibió amenazas, incluido un aviso de bomba.

En agosto, el alcalde de Podgorica y su hijo fueron acusados de agredir a dos periodistas del periódico Vijesti. No se produjeron avances en la investigación del asesinato de Srdjan Vojičić, guardaespaldas del escritor Jevrem Brković, ni del grave ataque del que fue víctima en mayo de 2008 el periodista Mladen Stojović, después de que pidiese protección policial tras publicar varios informes sobre el crimen organizado en el mundo futbolístico.

En mayo, el primer ministro criticó públicamente a varias ONG y periodistas independientes, a quienes se impusieron sendas multas. En agosto, el Tribunal Supremo condenó a Andrej Nikolaidis y al periódico Monitor a pagar 12.000 euros al director de cine Emir Kusturica en concepto de daños.

Discriminación

Se había preparado un anteproyecto de ley contra la discriminación; en noviembre, el ministro para los Derechos Humanos y las Minorías hizo unas declaraciones discriminatorias contra los homosexuales.

El Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial se mostró preocupado en marzo “por la persistencia de denuncias de brutalidad policial y malos tratos, así como por el hecho de que no se haya incoado ninguna investigación pronta e imparcial de esos casos, con respecto a los grupos étnicos marginados, especialmente los romaníes”. Según la ONG Iniciativa Juvenil por los Derechos Humanos, al parecer el 75 por ciento de los romaníes declararon que no presentarían una denuncia en caso de sufrir malos tratos.

El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial también concluyó que las condiciones socioeconómicas de los romaníes eran “precarias y discriminatorias”. El ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, ayudó a los romaníes sin certificados de nacimiento a obtener documentos de identidad, obligatorios para acceder a prestaciones de la seguridad social, servicios de salud, educación y empleo.

Personas refugiadas y solicitantes de asilo

Según el ACNUR, unas 4.476 personas de las etnias romaní, ashkalí y egipciana procedentes de Kosovo permanecían en Montenegro. Se propuso una enmienda a la Ley de Extranjería que permitiría que ellas y otras personas desplazadas desde Croacia y Bosnia y Herzegovina solicitaran la residencia.

Violencia contra mujeres y niñas

En junio, el Departamento de Estado de Estados Unidos, en su Informe sobre la Trata de Personas 2009, situó a Montenegro en la Lista de Vigilancia, ya que continuaba siendo un país de tránsito para mujeres y niñas objeto de trata con fines de explotación sexual pero no había condenado a ningún traficante ni identificado a ninguna víctima. Se elaboró un anteproyecto de ley sobre violencia intrafamiliar que no incluía disposiciones adecuadas sobre la puesta en práctica de las órdenes de protección.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar