Montenegro

Human Rights in República de Montenegro

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Montenegro is now live »

Jefe del Estado Filip Vujanović
Jefe del gobierno Milo Đukanović
(sustituyó a Željko Šturanović en febrero)

Pena de muerte abolicionista para todos los delitos
Población 0,6 millones
Esperanza de vida 74,1 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 25/23 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 96,4 por ciento

Las autoridades dejaron sin resolver casos de impunidad por desapariciones forzadas, presuntos homicidios políticos y malos tratos policiales. Se negó la libertad de expresión a periodistas. Las personas de etnia romaní, incluidas las procedentes de Kosovo que se habían refugiado en Montenegro, fueron privadas de acceso a derechos básicos.

Información general

Milo Đukanović fue elegido primer ministro por tercera vez. En marzo, las autoridades italianas lo interrogaron en relación con una investigación sobre blanqueo de dinero y contrabando de tabaco entre Montenegro e Italia en el periodo comprendido entre 1994 y 2002; en octubre se presentaron cargos contra seis de sus colaboradores de confianza.

Justicia internacional: crímenes de guerra

En julio, la Sala de Apelaciones del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia decidió que Pavle Strugar, jefe del entonces Ejército Nacional Yugoslavo, debía ser condenado por otros dos cargos, además de su condena en 2005 por no haber evitado el ataque contra Dubrovnik lanzado desde Montenegro en 1991. Sin embargo, la pena inicial de ocho años se le redujo en seis meses debido a su mal estado de salud.

"Se calculó que el 60 por ciento de los niños y niñas romaníes no recibían educación..."

Sistema de justicia: crímenes de guerra

En agosto, cuatro reservistas montenegrinos del antiguo Ejército Nacional Yugoslavo inculpados por los tribunales de Montenegro fueron detenidos por torturar e infligir trato inhumano a 169 civiles y prisioneros de guerra croatas en el campo de Morinj entre 1991 y 1992. Asimismo, se detuvo a siete ex soldados del Ejército Nacional Yugoslavo por el asesinato de 23 civiles albanokosovares, cometido cerca de Rozaje en abril de 1999.

Desapariciones forzadas

Las investigaciones judiciales sobre la desaparición forzada, en 1992, de 83 musulmanes de Bosnia que habían huido a Montenegro desde lo que entonces era la República de Bosnia y Herzegovina avanzaron con lentitud.

  • En mayo, un alto cargo de la policía retirado afirmó que Pavel Bulatović, ministro del Interior por aquel entonces, había ordenado la detención de estos musulmanes y su entrega al ejército serbobosnio. En junio, el entonces primer ministro, Milo Đukanović, negó tener conocimiento de las «expulsiones».

El 25 de diciembre, el gobierno reconoció la responsabilidad del Estado en las desapariciones forzadas. En una decisión sin precedentes, se comprometió a proporcionar reparaciones a nueve sobrevivientes y a sus familias y también a los familiares de quienes murieron como consecuencia de la «expulsión» ilegítima y entrega a las fuerzas militares serbobosnias practicadas por la policía montenegrina.

Tortura y otros malos tratos

No hubo progresos en la tarea de llevar ante la justicia a los responsables de la presunta tortura de varios miembros de un grupo de personas de etnia albanesa detenidas en septiembre de 2006 en el curso de la operación policial Vuelo de Águilas (Orlov let).

En mayo de 2007 se habían emprendido acciones judiciales contra este grupo de 12 hombres, entre los que había 4 ciudadanos estadounidenses, y contra otras 5 personas en el Tribunal de Distrito de Podgorica. La causa no se condujo con arreglo a las normas internacionales, dado que las pruebas contra ellos incluían testimonios obtenidos bajo coacción o por otros medios ilegítimos. En agosto de 2008, 12 de los 17 hombres fueron declarados culpables de asociación con fines terroristas y condenados a penas de hasta seis años y medio de cárcel. A los demás se los declaró culpables de tenencia de armas de fuego y se les impusieron condenas condicionales, aunque el tribunal ordenó posteriormente su privación de libertad.

En octubre, cinco miembros de la Unidad Especial Antiterrorista que habían participado en la operación Vuelo de Águilas fueron declarados culpables de infligir malos tratos a Peter Sinistaj, padre de uno de los detenidos, y condenados a tres meses de prisión.

Hubo denuncias de malos tratos tras la detención de más de un centenar de personas que habían participado en las manifestaciones de protesta celebradas en octubre contra el reconocimiento de Kosovo por parte de Montenegro; se abrieron investigaciones sobre estas denuncias, entre las que se encontraban las formuladas por Aleksandar Pejanović respecto a que unos agentes de policía enmascarados lo habían golpeado con palos.

Homicidios ilegítimos

  • El 9 de septiembre se iniciaron procedimientos contra Damir Mandić; el Tribunal de Apelaciones había anulado en diciembre de 2006 su absolución del asesinato de Duško Jovanović, redactor jefe del periódico Dan, perpetrado en 2004.

Libertad de expresión: periodistas

Se procesó por difamación a periodistas que habían criticado al gobierno. En mayo, Željko Ivanović, director gerente del periódico Vijesti que había acusado al primer ministro, Milo Đukanović, de complicidad en una agresión contra él en 2007, fue declarado culpable de causar sufrimiento mental al primer ministro y condenado a pagar una multa de 20.000 euros.

  • En mayo, el periodista deportivo Mladen Stojović, que había contribuido a la investigación realizada por Radio B92 de Belgrado sobre la mafia en el mundo futbolístico, sufrió una agresión grave en su apartamento, situado en la localidad de Bar.

Discriminación: comunidad romaní y personas romaníes refugiadas

Las autoridades no abordaron el problema de la discriminación contra la comunidad romaní, la mayoría de cuyos miembros no tenían acceso a la nacionalidad montenegrina por carecer de documentación personal y, por consiguiente, eran excluidos del acceso a derechos fundamentales. Se calculó que el 60 por ciento de los niños y niñas romaníes no recibían educación, y que alrededor del 82 por ciento de la población romaní adulta carecía de empleo.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) informó de que 4.458 personas de las etnias romaní, ashkali y egipcia procedentes de Kosovo continuaban refugiadas en Montenegro; clasificadas como personas internamente desplazadas y privadas de la condición de refugiadas, siguieron en peligro de convertirse en apátridas.

Violencia contra mujeres y niñas

En julio, Montenegro ratificó el Convenio Europeo contra la Trata de Seres Humanos. Las autoridades detuvieron en junio a un grupo responsable de la trata de dos mujeres ucranianas, a través de Montenegro, para fines de explotación sexual en Kosovo.

A pesar de que hubo un aumento en el número de casos de violencia intrafamiliar denunciados a la policía, los índices de detenciones, procesamientos y condenas se mantuvieron bajos.

Informes de Amnistía Internacional

Montenegro: Submission to the UN Universal Periodic Review (en inglés, 14 julio 2008)

Cómo puedes ayudar