Mauritania - Informe 2010 Amnistia Internacional

Human Rights in República Islámica de Mauritania

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Mauritania is now live »

Jefe del Estado
general Mohamed Ould Abdel Aziz
Jefe del gobierno
Moulaye Ould Mohamed Laghdaf
Pena de muerte
abolicionista en la práctica
Población
3,3 millones
Esperanza de vida
56,6 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
128/112 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
55,8 por ciento

Las fuerzas de seguridad hicieron un uso excesivo de la fuerza contra personas que se manifestaban pacíficamente, defensores y defensoras de los derechos humanos y miembros del Parlamento. A menudo se recibieron informes de tortura y otros malos tratos. Las condiciones de reclusión continuaban siendo duras. Decenas de personas sospechosas de pertenecer a grupos armados estaban detenidas sin juicio. A centenares de personas migrantes las recluyeron y expulsaron sin darles la oportunidad de impugnar la legalidad de su detención ni de su expulsión colectiva. No se recibieron informes de ejecuciones, pero había al menos una persona condenada a muerte.

Información general

El general Mohamed Ould Abdel Aziz, que se había convertido en presidente en agosto de 2008 tras un golpe de Estado contra el presidente Sidi Ould Cheikh Abdallahi, elegido democráticamente, dimitió del ejército en abril para presentarse a las elecciones presidenciales de julio. El Tribunal Constitucional confirmó su victoria, aunque el presidente de la Comisión Electoral Nacional Independiente puso en duda la fiabilidad de los resultados y presentó su dimisión.

Mauritania, cuya pertenencia a la Unión Africana había sido suspendida tras el golpe de Estado de 2008, fue readmitida en junio, antes de las elecciones presidenciales.

Tortura, otros malos tratos y condiciones de reclusión

La tortura y otros malos tratos constituían una práctica generalizada. En septiembre, en una conversación telefónica con un periodista, una persona detenida se quejó del uso sistemático de la tortura con la mayoría de los internos.

A pesar de que 68 presos fueron excarcelados de la prisión de Dar Naïm en septiembre, en las cárceles continuaba existiendo una situación de hacinamiento. En las prisiones de Nuadibú y Dar Naïm, los reclusos se apiñaban en medio de un calor sofocante. Sólo a las personas ancianas y enfermas se les permitía salir a veces de sus celdas. Los internos iniciaron una huelga de hambre para protestar por la escasez de alimentos. Algunas familias de reclusos organizaron una sentada para protestar por las torturas infligidas a los presos sospechosos de terrorismo.

  • Cheikhani Ould Sidina, detenido en 2008 y condenado a un año de prisión por ayudar a su hermano a escapar de un juzgado, murió en la prisión de Nuakchot en abril. Posteriormente, el Departamento de Justicia anunció que investigaría las condiciones de reclusión en la prisión.

Uso excesivo de la fuerza

Durante los primeros seis meses de 2009, las fuerzas de seguridad hicieron habitualmente un uso excesivo de la fuerza para impedir las protestas de manifestantes contra el calendario electoral.

  • En abril, dos manifestaciones fueron reprimidas violentamente. A las protestas asistían partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil, como la Coordinadora de Fuerzas Democráticas, coalición formada por el Frente Nacional para la Defensa de la Democracia e integrada por federaciones de sindicatos, activistas de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil.
  • El 2 de abril, la policía golpeó al defensor de los derechos humanos Boubacar Messaoud, presidente de SOS Esclavos –ONG que trabaja contra la esclavitud–, y a varios miembros del Parlamento, como Kobade Ould Cheick y Mohamed Moustapha Ould Bedredine, y les arrojó gas lacrimógeno cuando participaban en una protesta pacífica contra el golpe de Estado de agosto de 2008.
  • El 19 de abril, las fuerzas de seguridad propinaron patadas o golpearon con porras y correas a numerosas mujeres, entre las que había ex ministras, parlamentarias y defensoras de los derechos humanos. Las mujeres participaban en una sentada delante de la sede de la ONU en Nuakchot. Nebghouha Mint Mohamed Vall, ex ministra de Educación, y su hija fueron golpeadas por la policía. Otra mujer golpeada también por la policía quedó inconsciente y tuvo que ser hospitalizada.

Presos de conciencia: liberaciones

Isselmou Ould Abdelkhader Isselmou, ex ministro de Salud recluido desde septiembre de 2008 por criticar el golpe de Estado contra el presidente Sidi, quedó en libertad provisional en febrero. En junio, otros cuatro detenidos, entre ellos el ex primer ministro y el ministro de Administración Pública, quedaron en libertad bajo fianza.

Seguridad y medidas antiterroristas

Al menos 12 personas, entre ellas ciudadanos malienses sospechosos de pertenecer a la organización Al Qaeda en el Magreb Islámico, fueron detenidas en distintas partes del país, como la capital Nuakchot y la zona fronteriza con Malí. Entre los detenidos figuraba un hombre sospechoso de participar en un atentado con bomba llevado a cabo en agosto en el exterior de la embajada de Francia en Nuakchot. Al finalizar el año había más de 60 personas encarceladas como sospechosas de delitos de terrorismo o condenadas por ellos.

Abusos cometidos por grupos armados

Tres trabajadores de ayuda humanitaria de nacionalidad española fueron secuestrados por Al Qaeda en el Magreb Islámico en noviembre, y dos turistas italianos, tomados como rehenes en diciembre. Según informes, todos fueron trasladados a Malí.

Personas refugiadas

En octubre, el ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, anunció que más de 14.000 refugiados mauritanos, que incluían a más de 3.500 familias, habían regresado de Senegal desde principios de año. Desde que comenzó el regreso de personas refugiadas en enero de 2008, casi 20.000 mauritanos habían regresado a su país desde países vecinos. De los 12.000 refugiados que aún vivían en Malí, en torno a 8.000 habían expresado su deseo de volver a Mauritania. Entre 1989 y 1991, miles de mauritanos habían huido a países vecinos tras una oleada de represión contra la población mauritana de raza negra.

Derechos de las personas migrantes

Más de 1.750 personas sospechosas de intentar emigrar a Europa fueron detenidas arbitrariamente y permanecieron varios días recluidas en un centro de detención de Nuadibú antes de ser expulsadas. Esta política de detenciones y expulsiones colectivas por parte de las autoridades mauritanas respondía a la intensa presión ejercida por la Unión Europea, y especialmente por España, con el fin de controlar la migración a Europa.

Discriminación y esclavitud

En marzo se hizo público el informe del relator especial sobre las formas contemporáneas de racismo. El relator observó que el gobierno había adoptado medidas positivas para luchar contra la discriminación, pero expresó preocupación por la persistente marginación de la población mauritana de raza negra en los ámbitos político, económico y social. Subrayó que, pese a la promulgación de legislación, especialmente contra la esclavitud, continuaba existiendo una brecha entre el marco jurídico y su aplicación, y que no se presentaban denuncias ante los tribunales nacionales. El relator especial recomendó la modificación de la Constitución a fin de que reflejara la diversidad cultural del país, y la creación de una Comisión que examinase las causas profundas de la discriminación.

La relatora especial sobre las formas contemporáneas de esclavitud, incluidas sus causas y consecuencias, visitó Mauritania en octubre y noviembre. La relatora especial reconoció los esfuerzos del gobierno y la sociedad civil en la lucha contra la esclavitud, pero opinó que se necesitaba un planteamiento más holístico, cooperativo y permanente que abordase todas las formas de discriminación junto con la pobreza en todos los sectores de la sociedad.

  • En abril se archivó el caso de una pareja detenida por prácticas esclavistas con una niña de 10 años, tras concluir el fiscal que se trataba de un asunto familiar. SOS Esclavos, que había presentado la denuncia, protestó porque no se había aplicado la ley de 2007 que criminalizaba la esclavitud.

Pena de muerte

Los tribunales continuaban imponiendo la pena de muerte, aunque no se recibieron informes de ejecuciones. Al finalizar el año había una persona condenada a muerte.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar