Malawi

Human Rights in República de Malawi

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Malawi is now live »

Jefe del Estado y del gobierno Bingu wa Mutharika
Pena de muerte abolicionista en la práctica
Población 14,3 millones
Esperanza de vida 46,3 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 134/125 por 1.000
Población adulta alfabetizada 64,1 por ciento

Periodistas que trabajaban para medios de titularidad privada y políticos de partidos de oposición corrían el riesgo de ser detenidos. Las cárceles estaban abarrotadas y carecían de las instalaciones adecuadas.

Información general

Las disputas políticas que comenzaron en 2004, cuando el presidente Bingu wa Mutharika abandonó su partido, Frente Democrático Unido, seguía afectando a los programas gubernamentales que requerían aprobación parlamentaria. Los intereses políticos partidarios obstaculizaban la aprobación del presupuesto nacional por el Parlamento.

"La prisión de Maula, construida para alojar a 700 reclusos, albergaba a unos 1.800..." 

La prevalencia del VIH/sida siguió siendo alta, afectó de forma significativa a la agricultura y se tradujo en una reducción de la producción de alimentos. El impacto del VIH/sida y el descenso de la productividad, aunados al crecimiento de la población, continuaron causando un deterioro de la seguridad alimentaria. Más del 86 por ciento de la población tenía un acceso limitado a servicios de salud y educación básicos.

Condiciones de reclusión

Las prisiones estaban abarrotadas y carecían de instalaciones adecuadas. Por ejemplo, en la prisión de Kachere, en la que a principios de diciembre estaban recluidos unos 170 menores de edad, sólo había un retrete y un cuarto de baño. La prisión de Maula, construida para alojar a 700 reclusos, albergaba a unos 1.800 a principios de diciembre.

Las cárceles sufrían escasez de alimentos, lo que causaba niveles elevados de malnutrición. Aunque los presos que sufrían VIH/sida recibían tratamiento con antirretrovirales, no se les suministraba la dieta suplementaria que necesitaban.

Libertad de expresión: periodistas

  • En febrero, la policía presentó cargos contra el periodista Mike Chipalasa y el director del periódico de titularidad privada Daily Times, James Mphande, por «publicar noticias falsas que puedan conducir a una alteración del orden público», delito penado con hasta seis medes de prisión. Esta acusación siguió a la publicación de un artículo el 14 de enero en el que se citaba al líder del opositor Partido del Congreso de Malawi, John Tembo, acusando al gobierno de colaborar con expertos extranjeros para manipular las elecciones de 2009 en favor del Partido Progresista Democrático del presidente. Los dos periodistas quedaron en libertad bajo fianza.

Detención de opositores políticos

Varios destacados políticos de la oposición fueron detenidos y los partidos opositores sufrieron hostigamiento.

  • El ex presidente Bakili Muluzi, candidato presidencial por el Frente Democrático Unido en las elecciones previstas para 2009, fue detenido en Lilongwe el 25 de mayo y acusado de participación en una conspiración para dar un golpe de Estado. Fue acusado formalmente de traición y quedó bajo arresto domiciliario. Antes de la detención de Bakili Muluzi, ocho ex altos funcionarios de seguridad y políticos que ocuparon cargos durante su mandato fueron detenidos por acusaciones similares. Todos quedaron en libertad bajo fianza.
  • Continuaba el enjuiciamiento del vicepresidente Cassim Chilumpha, detenido por cargos de traición en abril de 2006. La fiscalía no presentó pruebas de que hubiera intentado asesinar al presidente. Cassim Chilumpha seguía en libertad bajo fianza.

 

Cómo puedes ayudar