Letonia

Human Rights in República de Letonia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Letonia is now live »

Jefe del Estado Valdis Zatlers
Jefe del gobierno Ivars Godmanis
Pena de muerte abolicionista para los delitos comunes
Población 2,3 millones
Esperanza de vida 72 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 16/11 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 99,7 por ciento

Unas 400.000 personas seguían siendo apátridas, lo que las exponía a distintas formas de discriminación. Las personas migrantes y la minoría romaní sufrían discriminación y fueron víctimas de ataques por motivos raciales. Los integrantes del colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero eran objeto de discriminación. Las autoridades pidieron que se revisase la ley sobre la abolición de la pena de muerte.

"Los ciudadanos de etnia romaní y los migrantes pertenecientes a minorías no visibles afrontaban una violencia racista creciente..."

Discriminación de apátridas

La ONU y el Consejo de Europa criticaron a las autoridades letonas por el trato que se dispensaba a los no nacionales, entre ellos a las personas apátridas, la mayoría de las cuales habían nacido en Letonia o habían vivido allí casi toda su vida. Las personas apátridas continuaban sin poder acceder o accedían de un modo limitado a una amplia gama de derechos, entre ellos el derecho a participar en los procesos políticos y el derecho a trabajar tanto en la administración pública como en el sector privado. Las restricciones relacionadas con el derecho a la propiedad también afectaban negativamente a su capacidad de acceder a otros derechos.

La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia, en su tercer informe sobre Letonia –publicado en febrero–, advirtió que «las diferencias entre los nacionales y los no nacionales siguen siendo significativas en lo que se refiere a algunos derechos políticos, civiles, sociales y de otra índole».

En marzo, el relator especial de la ONU sobre el racismo, en un informe sobre la visita que realizó en diciembre de 2007, expresó su preocupación por el gran número de personas que vivían en Letonia sin tener la ciudadanía. Urgió al gobierno a revisar los actuales requisitos para la nacionalización, especialmente para los hijos de no nacionales nacidos en Letonia y las personas de edad avanzada que podrían beneficiarse de un acceso más fácil a la nacionalidad.

Racismo y discriminación: migrantes y minoría romaní

Continuaron los ataques por motivos raciales, a los que las autoridades no respondieron adecuadamente. Los ciudadanos de etnia romaní y los migrantes pertenecientes a minorías no visibles afrontaban una violencia racista creciente y vivían con el temor constante a sufrir agresiones.

La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia y el relator especial de la ONU sobre el racismo expresaron su preocupación por la ausencia de una legislación nacional integral que se ocupase de todas las formas de discriminación. Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley solían perseguir las agresiones por motivos raciales como actos de gamberrismo o vandalismo, haciendo caso omiso de las connotaciones racistas del delito.

Tanto la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia como el relator especial llamaron la atención sobre el uso de lenguaje racista por parte de algunos políticos y los medios de comunicación, y urgieron al gobierno a que adoptase legislación que penalizase sin ambigüedades los crímenes de odio en todas sus formas.

Derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero

El 31 de mayo se celebró en Riga un desfile del Orgullo Gay para celebrar los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero. La marcha estuvo protegida por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y no se registraron ataques de importancia. Sin embargo, un nutrido grupo de contramanifestantes gritaron insultos contra los participantes. Según informes, antes del acto un funcionario de la oficina del alcalde de Riga había realizado comentarios despectivos contra los miembros de este colectivo.

Tortura y otros malos tratos

En marzo, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura, al informar sobre una visita realizada en diciembre de 2007, criticó duramente a las autoridades porque no habían investigado exhaustivamente las denuncias de malos tratos a detenidos por parte de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y miembros del personal de prisiones, y tampoco habían mejorado las condiciones de reclusión en las comisarías y establecimientos penitenciarios. En algunas ocasiones, las condiciones podían considerarse inhumanas y degradantes.

El Comité informó de denuncias de malos tratos físicos deliberados a detenidos por parte de funcionarios de prisiones en el centro penitenciario de Daugavpils y en la prisión central de Riga. El Comité también recibió informes de malos tratos psicológicos a presos por parte de los funcionarios, como insultos o amenazas de encerrar a los presos en cuestión junto a otros reclusos violentos.

El Comité expresó especial preocupación por las denuncias de episodios graves y frecuentes de violencia entre los internos en distintos centros penitenciarios. Estos episodios incluían brutales palizas, agresiones sexuales –incluida violación– y amenazas. El Comité destacó el caso de un preso menor de edad de la prisión de Šķirotava, en Riga, que había sido violado reiteradamente por otros internos. El Comité expresó su preocupación porque aunque, al parecer, el personal había sido consciente de la situación, no había adoptado ninguna medida efectiva para proteger al menor.

Pena de muerte

En septiembre, varios políticos, entre ellos el presidente del Comité de Derechos Humanos del Parlamento, el ministro de Justicia y el ministro del Interior, pidieron que se revisara la ley nacional sobre la abolición de la pena de muerte, con vistas a reintroducirla. El presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa expresó su preocupación por esas declaraciones.

Informes de Amnistía Internacional

Latvia and Lithuania: Human rights on the march (en inglés, 23 abril 2008)

Cómo puedes ayudar