Kuwait
Jefe del Estado
Al Shaij Sabah al Ahmad al Jaber al Sabah
Jefe del gobierno
Al Shaij Jaber al Mubarak al Hamad al Sabah

En el marco de una campaña de represión de la libertad de expresión y reunión, la policía antidisturbios empleó fuerza excesiva contra manifestaciones pacíficas. Se seguía negando la nacionalidad kuwaití a miles de bidun (apátridas), con lo que se les privaba también de acceso a los servicios de salud, a la educación y al empleo en pie de igualdad con la ciudadanía kuwaití. Las mujeres seguían estando discriminadas en la legislación y en la práctica. Las personas migrantes empleadas en el servicio doméstico seguían siendo víctimas de explotación y abusos a manos de sus empleadores. Al menos una persona que murió bajo custodia pudo haber sufrido torturas o malos tratos. Se dictaron 9 condenas a muerte, de las cuales se conmutaron 4. No se tuvo noticia de ninguna ejecución.

Libertad de expresión, de asociación y de reunión

Las autoridades restringieron aún más las libertades de reunión y de expresión, entre otras medidas, procesando a algunos usuarios de las redes sociales. La policía antidisturbios empleó fuerza excesiva, gas lacrimógeno y granadas paralizantes contra manifestaciones pacíficas de bidun y de opositores al gobierno.

En el periodo previo a las elecciones parlamentarias del 1 de diciembre, opositores al gobierno organizaron varias manifestaciones, llamadas “Marchas por la Dignidad”, en parte para protestar por las enmiendas propuestas a la ley electoral. Tras una nutrida concentración que tuvo lugar en octubre, las autoridades invocaron una ley de 1979 para prohibir las reuniones de más de 20 personas. Si bien se permitió la celebración de algunas manifestaciones, otras, incluida una convocada para el 27 de diciembre, fueron dispersadas por la fuerza.

Entre las personas detenidas durante las manifestaciones había ex parlamentarios, activistas y menores de edad. La mayoría quedó en libertad a los pocos días, aunque se presentaron cargos contra algunas de ellas.

El emir vetó una propuesta de reforma de la ley sobre la blasfemia, por la que se pretendía castigar con la pena capital los “insultos a Dios, sus profetas y sus mensajeros”.

  • El preso de conciencia Hamad al Naqi, perteneciente a la minoría musulmana chií, fue detenido en abril y condenado en junio a 10 años de prisión con trabajos forzados, tras haber sido declarado culpable de publicar en Twitter mensajes críticos con los líderes de Arabia Saudí y Bahréin y de “insultar” al islam. Interpuso un recurso de apelación, que aún no se había resuelto al terminar el año.
  • Musallam al Barrak, líder de la oposición y ex parlamentario, fue detenido el 29 de octubre y acusado de “menoscabar la condición del emir” por unas declaraciones que había hecho en una manifestación el 15 de octubre. El 1 de noviembre quedó en libertad bajo fianza. El juicio no había concluido al finalizar el año. De ser declarado culpable, se enfrentaba a una pena de hasta cinco años de prisión.
Arriba

Tortura y otros malos tratos

En julio se promulgó una ley por la que se reducía de cuatro a dos días el periodo máximo durante el cual la policía podía mantener a una persona bajo custodia sin necesidad de una orden judicial.

Según la información recibida, la tortura y los malos tratos pudieron haber sido factores determinantes en la muerte de Nawaf al Azmi, uno de los cinco casos de muerte bajo custodia de los que se tuvo constancia.

  • El 24 de diciembre, el Tribunal de Apelación confirmó las condenas –entre ellas dos cadenas perpetuas– de varios agentes de policía implicados en la muerte bajo custodia de Mohammad Ghazzai al Maimuni al Mutairi en 2011. Otros dos fueron multados y todos fueron expulsados de la policía.
Arriba

Discriminación: comunidad bidun

Se siguió negando la nacionalidad a más de 100.000 bidun (apátridas) que llevaban mucho tiempo residiendo en Kuwait. Cientos de ellos organizaron periódicamente manifestaciones pacíficas, pero, en algunos casos, las fuerzas de seguridad las dispersaron por la fuerza y efectuaron decenas de detenciones arbitrarias. Más de 150 manifestantes bidun se enfrentaban a juicio.

El 18 de octubre, el primer ministro aseguró a Amnistía Internacional que el gobierno concedería la nacionalidad kuwaití a 34.000 bidun y resolvería los demás casos en el plazo de cinco años.

En febrero, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial había recomendado a las autoridades kuwaitíes que expidieran una documentación civil a todas las personas residentes en su territorio y que facilitaran a los bidun, entre otras cosas, el acceso a servicios sociales adecuados, a educación, a vivienda, a la propiedad, al registro mercantil y al empleo.

Arriba

Derechos de las mujeres

Las mujeres seguían estando discriminadas en la legislación y en la práctica. En septiembre, el Consejo Judicial Supremo comunicó que las mujeres podían optar ya a diversos puestos de las fiscalías y la judicatura. La decisión tenía su origen en unas demandas que varias mujeres licenciadas en Derecho habían presentado contra el Ministerio de Justicia en 2011 por haber hecho éste unas ofertas de empleo exclusivamente para hombres.

Arriba

Población trabajadora migrante

La legislación laboral kuwaití seguía sin proteger a las personas migrantes empleadas en el servicio doméstico, que seguían sufriendo explotación y abusos de sus empleadores. El sistema de patrocinio laboral (kafala) no protegía adecuadamente a los trabajadores migrantes, y a los no kuwaitíes se les prohibía formar asociaciones.

El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial recomendó a Kuwait incorporar a su legislación laboral disposiciones específicas que permitieran proteger a los trabajadores extranjeros y nacionales y garantizar sus derechos con arreglo a las normas internacionales, en particular los convenios de la Organización Internacional del Trabajo en los que Kuwait era Parte.

Arriba

Pena de muerte

Se impusieron 9 condenas a muerte, de las cuales se conmutaron 4. El Tribunal de Apelación confirmó otras impuestas anteriormente. También se conmutaron por cadena perpetua, en apelación, otras 3 condenas de muerte, impuestas en 2011 a 2 ciudadanos iraníes y uno kuwaití por “espiar para Irán”. Los familiares de las víctimas indultaron a otras 3 personas que iban a ser ejecutadas por asesinato. No se tuvo noticia de ninguna ejecución.

Arriba

Ir al apartado de países

África

La crisis que azotaba Malí con creciente crudeza en 2012 reflejaba muchos de los problemas firmemente arraigados de l ...

América

Las violaciones generalizadas de derechos humanos cometidas en el pasado y la falta de rendición de cuentas de sus r ...

Asia y Oceanía

En países de toda Asia y Oceanía, el simple acto de expresar públicamente la propia opinión, en la calle o ...

Europa y Asia Central

Las elecciones parlamentarias de Georgia fueron un raro ejemplo de transición democrática del poder en ...

Oriente Medio y Norte de África

Los levantamientos populares que se propagaron por el Norte de África y Oriente Medio desde ...

Amnistía Internacional en las redes sociales

Visitas

  • Amnistía Internacional visitó Kuwait en mayo. En octubre, el secretario general de Amnistía Internacional se reunió en Kuwait con el primer ministro, así como con ex parlamentarios, activistas de oposición, miembros de la comunidad bidun y activistas de derechos humanos.