Guinea

Human Rights in República de Guinea

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Guinea is now live »

Población adulta alfabetizada 29,5 por ciento
Jefe del Estado Moussa Dadis Camara (sustituyó a Lansana Conté en diciembre)
Jefe del gobierno Kabiné Komara (sustituyó en diciembre a Ahmed Tidiane Souaré, que sustituyó en mayo a Lansana Kouyaté)
Pena de muerte retencionista
Población 9,6 millones
Esperanza de vida 54,8 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 163/144 por 1.000
Población adulta alfabetizada 29,5 por ciento 

Se registraron protestas por la escasez de agua y electricidad, el aumento de los precios de productos básicos y la falta de instalaciones educativas y de atención de la salud. Las fuerzas de seguridad usaron fuerza excesiva contra manifestantes. Estallaron revueltas, encabezadas por soldados y policías a quienes se adeudaban salarios, y varios civiles murieron en enfrentamientos entre soldados amotinados y guardias presidenciales.
La tortura y otros malos tratos seguían siendo práctica generalizada. La Comisión de Investigación creada para investigar las violaciones graves de derechos humanos no pudo funcionar. Periodistas independientes fueron objeto de intimidación, hostigamiento y detención arbitraria.

Información general

El presidente Lansana Conté, que gobernaba Guinea desde hacía más de 24 años, murió el 22 de diciembre. Inmediatamente después de su muerte, una junta militar encabezada por Moussa Dadis Camara se hizo con el poder y prometió organizar elecciones presidenciales en 2010. En virtud de la Constitución, el presidente de la Asamblea Nacional debía asumir el poder hasta las elecciones, que se celebrarían en el plazo de 60 días. El golpe de Estado fue acogido favorablemente por la mayoría de la población guineana, incluidos miembros de la sociedad civil, pero fue condenado por la comunidad internacional, incluida la Unión Africana, que suspendió la participación de Guinea en sus actividades. La junta militar designó a Kabine Camara como primer ministro.

"Al menos 5 personas murieron...cuando las fuerzas de seguridad reprimieron las manifestaciones."

En mayo y junio estallaron revueltas armadas en la capital del país, Conakry, en Nzérékoré y en Kindia, encabezadas por soldados y policías que reclamaban el pago de salarios. Se produjeron enfrentamientos entre los soldados amotinados y guardias presidenciales, y los soldados detuvieron al subjefe del ejército cuando intentaba negociar. Durante las protestas, varias personas murieron abatidas por balas perdidas y decenas resultaron heridas. La mayoría de las víctimas eran civiles, incluida una mujer en Kindia. No se abrió ninguna investigación oficial sobre los homicidios. En junio, policías que reclamaban el pago de atrasos salariales dispararon al aire y tomaron como rehenes al menos a 10 jefes policiales, a quienes liberaron posteriormente.

Comisión de Investigación

La Comisión de Investigación establecida en 2007 para investigar las violaciones graves de derechos humanos cometidas en 2006 y 2007 no llevó a cabo indagación alguna. En mayo, el presidente de la Comisión acusó al gobierno de congelar su apoyo económico. En una declaración efectuada en la ONU en octubre, el relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias expresó su preocupación por la ausencia de avances y por no garantizarse la financiación ni haberse implantado un mecanismo para la protección de testigos. El relator afirmó que la situación reunía todas las características de una comisión utilizada para distraer la atención y promover la impunidad.

Uso excesivo de la fuerza

Las fuerzas de seguridad usaron fuerza excesiva en Conakry y sus alrededores y en Boké contra manifestantes que protestaban por el elevado costo de productos básicos como el arroz. Al menos 5 personas murieron y unas 20 resultaron heridas cuando las fuerzas de seguridad reprimieron las manifestaciones.

  • En octubre, un niño de 13 años, Abdoulaye Cissé, y otra persona murieron a manos de las fuerzas de seguridad durante manifestaciones.
  • Dos personas murieron y otras siete resultaron gravemente heridas al disolver las fuerzas de seguridad unas manifestaciones en Mambya, cerca de Kindia, en octubre. Los manifestantes protestaban por la falta de electricidad, agua, escuelas y centros de salud.
  • En octubre, las fuerzas de seguridad ejecutaron extrajudicialmente a uno de los presuntos organizadores de las manifestaciones de Boké. Karamba Dramé, presidente de un grupo de jóvenes de Khoréra, cerca de Boké, murió en Khoréra por disparos efectuados por soldados que llevaban boinas rojas. Los militares habían llegado especialmente de Conakry, tras haber identificado a Karamba Dramé mediante su teléfono móvil.

Durante el año no se abrió investigación oficial alguna sobre los homicidios.

Detención arbitraria, tortura y otros malos tratos

La tortura y otros malos tratos seguían siendo práctica generalizada y sistemática durante y después del momento de la detención. En septiembre y octubre, poco después de las manifestaciones de Conakry y Boké, más de 10 personas fueron detenidas y permanecieron recluidas sin cargos durante unos días. Mientras estuvieron bajo custodia en Boké, los detenidos estuvieron recluidos en una celda de reducidas dimensiones, rodeados de excrementos y orina, y los soldados los azotaban con tiras de goma. Obligaban a los detenidos a contar y, si se equivocaban, debían comenzar de nuevo desde cero. Un estudiante, Aboubakar Fofana, entró en coma a consecuencia de los azotes de los soldados y hubo de ser ingresado en un hospital de Boké.


Libertad de expresión: medios de comunicación

Periodistas independientes sufrieron intimidación, hostigamiento y detención arbitraria. Había restricciones a la libertad de expresión y de prensa, en particular cuando se criticaba a las autoridades.

  • En agosto, Lansana Babara Camara, periodista de La Guinée Actuelle, periódico de titularidad privada, fue agredido por un miembro de la Brigada Autónoma de la Seguridad Presidencial mientras preguntaba sobre una visita del presidente Conté a Kindia.
  • En octubre, Facely Traoré, reportero de Familia FM, emisora de radio privada, fue detenido y estuvo recluido durante un breve periodo en el departamento de investigación criminal de la policía. La detención se practicó mientras investigaba la detención de dos policías acusados de robar dos bolsas de arroz.

En octubre, el Consejo Nacional de la Comunicación levantó todas las sanciones impuestas a los periódicos. El único periódico suspendido en esa fecha era La Vérité, que había publicado un artículo en el que se criticaba a un ministro del gobierno no identificado.

Pena de muerte

Más de 26 reclusos continuaban en espera de ejecución en la prisión civil de Conakry y en la prisión de alta seguridad de Kindia, al este de Conakry.

Tres personas –Boubacar Sidy Diallo, Moustapha Bangoura y Naby Camara– fueron condenadas a muerte durante el periodo de sesiones del Tribunal de lo Penal celebrada en Conakry en noviembre y diciembre.

En diciembre, Guinea se abstuvo en la votación de una resolución de la Asamblea General de la ONU en la que se pedía una moratoria mundial de las ejecuciones.

Informes de Amnistía Internacional

Guinea: Uso excesivo de la fuerza y tortura tras manifestaciones por el coste de la vida (20 noviembre 2008)

Cómo puedes ayudar