Guinea - Informe 2007 Amnistía Internacional

Human Rights in República de Guinea

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Guinea is now live »

Jefe del Estado: Lansana Conté
Jefe del gobierno: Cellou Dalein Diallo, hasta abril
Pena de muerte: retencionista
Estatuto de la Corte Penal Internacional: ratificado

En febrero y junio, las fuerzas de seguridad hicieron uso excesivo de
la fuerza contra manifestantes civiles, lo que causó numerosos muertos
y heridos. Se recibieron informes sobre torturas y malos tratos a
manifestantes y personas detenidas. Siete militares permanecían
recluidos sin juicio. Nueve personas fueron condenadas a muerte.

Información general

En abril, unas horas después de que se anunciara que el primer ministro Cellou Dalein Diallo iba a realizar un importante reajuste ministerial, se leyó en la radio y en la televisión públicas un decreto por el que se le suspendía de su cargo por «graves irregularidades». El presidente de Guinea, Lansana Conté, que se encontraba enfermo, no facilitó ninguna otra información, y en mayo se abolió por decreto el cargo de primer ministro.

Uso excesivo de la fuerza

En febrero y junio, al menos en tres ocasiones, las fuerzas de seguridad hicieron uso excesivo de la fuerza contra manifestantes y estudiantes. Según los informes, usaron gas lacrimógeno, golpearon a los estudiantes con porras y utilizaron fuego real. No se inició ninguna investigación independiente sobre las muertes producidas como consecuencia de estos hechos.

En febrero, al menos dos personas resultaron muertas y varias heridas en Gueckedou, en la zona sudoriental del país, durante los enfrentamientos entre la policía y unos manifestantes que protestaban por el nombramiento de un alcalde perteneciente al Partido de la Unidad y el Progreso (Parti de l'unité et du progrés, PUP), la formación política gobernante. Los partidos de la oposición acusaron a altos cargos de fraude durante las elecciones locales celebradas en diciembre.

En junio, estudiantes desarmados se manifestaron en las principales ciudades, entre ellas Labé y Conakry, al enterarse de que los profesores no los examinarían debido a una huelga general en protesta por el alza de los precios de los artículos básicos. Más de 10 estudiantes murieron en los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. El ministro del Interior cifró en 11 el número oficial de muertos. Según fuentes hospitalarias, hubo 18 muertos y más de 80 heridos.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, y el presidente de la Unión Africana, Alpha Oumar Konaré, expresaron su preocupación por que las fuerzas de seguridad hubieran hecho uso excesivo de la fuerza contra manifestantes desarmados. Sin embargo, a pesar de las presiones ejercidas dentro y fuera del país, al parecer no se inició ninguna investigación independiente.

Tortura y malos tratos

Se recibieron informes que coincidían en que los manifestantes habían sido objeto de palizas y otros malos tratos durante las marchas de protesta organizadas en febrero y junio. Decenas de manifestantes resultaron heridos al intentar dispersarlos las fuerzas de seguridad.

Un oficial de las fuerzas armadas detenido en 2005 sufrió torturas y malos tratos en la isla de Kassa. Lo encerraron en una celda diminuta denominada «Vietnam», cuyo tamaño era inferior a un metro cúbico. Al no poder ponerse de pie ni extender las piernas, se vio obligado a estar en cuclillas durante 72 horas, y no le dieron nada de comer salvo unas migas de pan. Luego lo condujeron a un pequeño bote inflable, lo ataron, lo arrojaron al agua y lo arrastraron de las manos durante media hora a gran velocidad.

Detención sin juicio

Siete soldados y oficiales de las fuerzas armadas, entre ellos Naroumba Kante, Djan Foula Kamara y Mamady Condé, detenidos desde 2003 por una presunta conspiración para derrocar al presidente Conté, seguían recluidos en la prisión central de Conakry. Al finalizar 2006 no se les había acusado formalmente de ningún delito. Las familias de los detenidos escribieron a las autoridades solicitando el derecho a visitarlos y un juicio inmediato e imparcial. No recibieron ninguna respuesta.

Puesta en libertad de oficiales de las fuerzas armadas

Entre marzo y julio, cuatro oficiales de las fuerzas armadas, entre los que se encontraban Mamy Pé y Kabinet Kaba, quedaron en libertad sin cargos. Los habían detenido tras una tentativa de asesinato del presidente Conté ocurrida en enero de 2005. Estuvieron recluidos en la isla de Kassa, donde el acceso a los detenidos era extremadamente difícil.

Pena de muerte

En septiembre, el Tribunal de lo Penal condenó a muerte a nueve personas por el asesinato de un político local, cometido en mayo. No se recibieron informes sobre ejecuciones.

Cómo puedes ayudar