Guinea-Bissau

Human Rights in República de Guinea-Bissau

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Guinea-Bissau is now live »

Jefe del Estado João Bernardo “Nino” Vieira
Jefe del gobierno Carlos Gomes Júnior (en diciembre sustituyó a Carlos Correia, quien en agosto había sustituido a Martinho Ndafa Cabi)
Pena de muerte
abolitionist for all crimes
Población 1.7 million
Esperanza de vida 45.8 years
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) 204/181 per 1,000
Población adulta alfabetizada 44.8 per cent

Las terribles condiciones económicas y el tráfico de rogas seguían amenazando la frágil estabilidad política y social del país. Se recibieron informes de entativas de golpes de Estado. Periodistas y autoridades judiciales recibieron amenazas de muerte en relación con su trabajo. Se hicieron esfuerzos para combatir la trata de niños y niñas.

Información general

La pobreza seguía estando muy extendida. En febrero, las autoridades afirmaron que necesitaban 20.000 toneladas de ayuda alimentaria. Sin embargo, el país seguía siendo políticamente inestable y los donantes se mostraban reacios a conceder ayuda
para alimentos y proyectos sociales o para las muy necesarias reformas de las fuerzas armadas y el sector de la seguridad.

A lo largo de 2008 fueron frecuentes las huelgas de funcionarios civiles y otros colectivos por el impago de salarios. En abril estalló una epidemia de cólera que se propagó por todo el país y causó la muerte de más de 200 personas hasta noviembre, cuando la epidemia quedó bajo control. De acuerdo con un informe del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) publicado en mayo,
la tasa de mortalidad infantil del país era la sexta del mundo.

En agosto, el presidente João Bernardo «Nino» Vieira disolvió el Parlamento y nombró un nuevo gobierno. En noviembre se celebraron elecciones parlamentarias, en las que ganó el Partido Africano por la Independencia de Guinea-Bissau y Cabo Verde (PAIGC). El líder del Partido de Renovación Social (PRS) afirmó que los resultados estaban amañados. Aunque a finales de diciembre se nombró un nuevo primer ministro, al concluir el año todavía no se había formado un nuevo gobierno.

"...periodistas que informaron sobre el tráfico de drogas recibieron amenazas de muerte."

En agosto se recibieron informes sin concretar y sin verificar sobre una tentativa de golpe de Estado. En noviembre, un grupo de soldados atacó el Palacio Presidencial, dos días después de hacerse públicos los resultados de las elecciones. Las autoridades no se pusieron de acuerdo acerca de si se trataba de un intento de golpe de Estado o de un motín. Según los informes, un soldado murió en el ataque y varios guardias presidenciales resultaron heridos. Siete soldados fueron detenidos y el presunto cabecilla del ataque, sobrino del líder del PRS, huyó a Senegal,  donde, según informes, fue detenido.

El tráfico de drogas siguió siendo un importante factor de desestabilización y persistieron las denuncias de que miembros de las fuerzas armadas estaban involucrados en el narcotráfico. En julio, un avión privado que transportaba drogas fue capturado en el aeropuerto de Bissau. Sin embargo, los soldados obstruyeron las investigaciones de la policía judicial y le impidieron entrar en el avión. Cinco tripulantes latinoamericanos y un controlador aéreo guineano fueron detenidos pero quedaron en libertad bajo fianza. Los ciudadanos extranjeros huyeron del país.

Cuatro soldados fueron detenidos y al terminar el año seguían privados de libertad, tras ser acusados, según los informes, de participación en el presunto intento de golpe de Estado de agosto. El presunto cabecilla de la tentativa de golpe de Estado, ex jefe
del Estado Mayor de la Armada, huyó del país, aunque las autoridades afirmaron que lo habían puesto bajo arresto domiciliario. Se había vinculado de forma persistente a este militar con el narcotráfico.

En agosto, Guinea-Bissau ratificó el Convenio de la Organización Internacional del Trabajo sobre las peores formas de trabajo infantil.

Libertad de expresión

La libertad de expresión estaba sometida a restricciones, y periodistas que informaron sobre el tráfico de drogas recibieron amenazas de muerte.

  • En enero, el periodista Alberto Dabo recibió amenazas demuerte anónimas por teléfono, unos días después de encontrarse en la calle con el entonces jefe del EstadoMayor de la Armada. Alberto Dabo afirmó que el oficial demarina blandió su puño contra él de forma amenazadora. Alberto Dabo recibió por primera vez amenazas en junio de 2007, tras acusar al oficial demarina de estar implicado en el tráfico de drogas. En agosto de 2007, el oficial presentó una demanda contra el periodista, pero al terminar 2008 el juicio aún no se había celebrado.
  • El periodista AthizarMendes Pereira fue detenido e interrogado durante varias horas por el servicio de inteligencia delMinisterio del Interior enmarzo. Había escrito un artículo en el que afirmaba que el jefe del EstadoMayor de las fuerzas armadas había decidido ascender por su propia cuenta a agentes de policía. Quedó en libertad sin cargos seis horas después.

Amenazas de muerte contra autoridades judiciales

En julio, el procurador general y la ministra de Justicia dijeron que los habían amenazado de muerte para obligarlos a detener su investigación sobre un alijo de cocaína. Ambos habían acusado públicamente a personalidades de alto rango de las esferas política, militar y de los servicios de seguridad de estar implicadas en el narcotráfico y de obstruir sus investigaciones.

Trata de personas: niños y niñas

Los informes sobre trata de niños y niñas disminuyeron aproximadamente un 45 por ciento, al mejorar la coordinación de los esfuerzos para poner fin a esa actividad. Se crearon comités de vigilancia a lo largo de la frontera entre Guinea-Bissau y
Senegal con la participación de residentes, ONG, conductores de camión y autoridades de la zona. Según los informes, nueve niños de Guinea-Bissau fueron rescatados de las calles en Dakar, Senegal, en abril.

Cómo puedes ayudar