Finlandia

Human Rights in República de Finlandia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Finlandia is now live »

Jefa del Estado Tarja Halonen
Jefe del gobierno Matti Vanhanen
Pena de muerte abolicionista para todos los delitos
Población 5,3 millones
Esperanza de vida 78,9 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 5/4 por cada 1.000

Las mujeres no estuvieron debidamente protegidas, ni en la ley ni en la práctica, frente a la violencia. Se envió a solicitantes de asilo de regreso a países de la Unión Europea en los que tenían menos posibilidades de recibir protección de alguna clase que si su solicitud se hubiera examinado en Finlandia. Había objetores de conciencia al servicio militar encarcelados.

Violencia contra mujeres y niñas

Según las conclusiones de Amnistía Internacional, no se denunció a la policía ni el 10 por ciento de las violaciones cometidas en Finlandia, y sólo uno de cada siete casos denunciados terminaron en condena.

El Código Penal seguía estableciendo diversas categorías de violación en función del grado de violencia física ejercido o utilizado como amenaza por el perpetrador, por lo que no atendía al daño psicológico causado a las sobrevivientes ni protegía adecuadamente su derecho a la libre determinación sexual.

Las relaciones sexuales en las que la víctima no fuera capaz de dar su genuino consentimiento, por ejemplo debido a una enfermedad o por encontrarse bajo la influencia de alcohol o drogas, no se calificaban de violación sino de «abuso sexual», delito menos grave. Además, ciertas categorías de violación y «abuso sexual» sólo se investigaban y enjuiciaban si la víctima lo solicitaba.

El gobierno no estableció un plan general de acción para combatir la violencia contra las mujeres.

En septiembre, el gobierno presentó un Plan Nacional de Acción para implementar la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la mujer, la paz y la seguridad.

"Había 18 presos de conciencia encarcelados, todos ellos objetores de conciencia al servicio militar."

Personas refugiadas y solicitantes de asilo

La aplicación estricta del denominado Reglamento Dublín II de la UE motivó la devolución de solicitantes de asilo al Estado miembro de la Unión Europea al que habían llegado en primer lugar para que éste se encargara de examinar su solicitud de asilo, aunque en ese Estado fuera menos probable que les brindaran protección que en Finlandia. El número total de «devoluciones Dublín» desde Finlandia aumentó de 320 en 2007 a 430 como mínimo en 2008.

La devolución de solicitantes de asilo a Grecia se interrumpió en la segunda mitad del año, cuando el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Tribunal Administrativo de Helsinki expresaron su preocupación por el procedimiento de determinación de casos de asilo en Grecia. Los tribunales de Finlandia adoptaron procedimientos excepcionales para tramitar los recursos presentados por solicitantes de asilo que habían pasado por Grecia de camino a Finlandia.

Se detuvo a al menos 22 solicitantes de asilo menores de edad, entre ellos siete que no iban acompañados de adultos.

Justicia internacional

La policía siguió investigando el caso de un ciudadano ruandés sospechoso de crímenes de genocidio que permanecía bajo custodia en espera de juicio desde que fue detenido en Finlandia en abril de 2007. El gobierno de Ruanda cursó una solicitud de extradición en abril de 2008. Si fuera extraditado, este hombre correría peligro de ser sometido a un juicio injusto.

Presos de conciencia: objeción de conciencia al servicio militar

En enero entró en vigor una nueva ley relativa a la duración del servicio civil alternativo al servicio militar. La duración del servicio civil alternativo seguía siendo punitiva y discriminatoria; aunque se había acortado de 395 a 362 días, seguía durando más del doble de los 180 días que solía durar el servicio militar.

  • Había 18 presos de conciencia encarcelados, todos ellos objetores de conciencia al servicio militar. La mayoría cumplía una pena de 181 días de prisión por negarse a realizar el servicio civil alternativo.

 

Cómo puedes ayudar