Etiopía

Human Rights in República Democrática Federal de Etiopía

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Etiopía is now live »

Jefe del Estado Girma Wolde-Giorgis
Jefe del gobierno Meles Zenawi
Pena de muerte retencionista
Población 85,2 millones
Esperanza de vida 51,8
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 151/136 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 35,9 por ciento

Continuaron las restricciones impuestas a la asistencia humanitaria en el estado regional de Somali (conocido como Ogadén). El gobierno libraba un conflicto armado esporádico contra el Frente Nacional de Liberación de Ogadén, y ambas fuerzas perpetraron abusos contra los derechos humanos de los que fue víctima la población civil. Según se afirmó, tropas etíopes que combatían a insurgentes en Somalia en apoyo del Gobierno Federal de Transición cometieron abusos de los derechos humanos y –según los informes– crímenes de guerra. Las fuerzas de seguridad detuvieron a miembros del grupo étnico oromo en Addis Abeba y en el estado regional de Oromia hacia el final del año. Los periodistas independientes seguían siendo objeto de hostigamiento y detención. Se creía que varios presos políticos continuaban recluidos, y se detuvo de nuevo a Birtukan Mideksa, dirigente de un partido de la oposición que había sido indultada en 2007. Estaba previsto que en 2009 se aprobara en el Parlamento un anteproyecto de ley que restringía las actividades de las organizaciones etíopes e internacionales que trabajaban por los derechos humanos. Etiopía seguía siendo uno de los países más pobres del mundo: unos 6,4 millones de personas padecían inseguridad alimentaria aguda; de ellas, 1,9 millones en el estado regional de Somali.

Información general

La Comisión de Fronteras Eritrea-Etiopía concluyó su mandato en octubre a pesar de que Etiopía no aplicó su dictamen, y el Consejo de Seguridad de la ONU retiró la Misión de la ONU en Etiopía y Eritrea (MINUEE) debido a la obstrucción por parte de Eritrea de sus operaciones en la frontera entre Eritrea y Etiopía.

Durante buena parte del año miles de efectivos de las fuerzas armadas etíopes permanecieron en Somalia para apoyar al Gobierno Federal de Transición en el conflicto armado contra los insurgentes. Continuaron en 2008 las acusaciones de violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas etíopes. Las facciones insurgentes afirmaban que combatían para obligar a Etiopía a retirarse de Somalia. En un acuerdo de paz firmado por los representantes de la rama de Yibuti de la Alianza para la Nueva Liberación de Somalia y los del Gobierno Federal de Transición a finales de octubre se incluía un plan para la retirada gradual de las fuerzas etíopes. Éstas comenzaron a retirarse a finales de año, pero al terminar 2008 no se habían retirado completamente de Somalia.

El gobierno hacía frente a conflictos armados esporádicos en los estados regionales de Oromia y Somali, y miembros del Frente Nacional de Liberación de Ogadén también estaban implicados en abusos contra los derechos humanos cometidos contra la población civil. Partidos etíopes de oposición en el exilio seguían activos en Eritrea y en otros países de África y Europa.

"Fuerzas etíopes atacaron la mezquita de Al Hidya, en Mogadiscio, en la que murieron 21 hombres..."

Las escisiones dividieron el partido de oposición Coalición por la Unidad y la Democracia, lo que causó la aparición de nuevos partidos de oposición, como el Partido Unidad por la Democracia y la Justicia, liderado por la ex juez Birtukan Mideksa. Ésta había sido una de los más de 70 dirigentes de la Coalición por la Unidad y la Democracia, periodistas y activistas de la sociedad civil condenados y después indultados y liberados en 2007.

Atacantes suicidas hicieron estallar una bomba en la misión comercial de Etiopía en Hargeisa, Somalilandia, el 29 de octubre, y causaron la muerte de varios civiles etíopes y somalíes.

Presos de conciencia y otras personas detenidas por motivos políticos

Continuaban recluidos varios presos políticos detenidos en años anteriores en el contexto de conflictos armados internos o después de las controvertidas elecciones de 2005.

  • Bekele Jirata, secretario general del partido Movimiento Democrático Federalista Oromo, Asefa Tefera Dibaba, profesor de la Universidad de Addis Abeba, y decenas de personas del grupo étnico oromo fueron detenidos en Addis Abeba y en algunas zonas del estado regional de Oromia a partir del 30 de octubre. Algunos detenidos fueron acusados de apoyar económicamente al Frente de Liberación Oromo.
  • Continuaba recluido el sultán Fowsi Mohamed Ali, mediador independiente a quien se había detenido en Jijiga en agosto de 2007, según los informes con objeto de impedir que prestara declaración ante una misión de investigación de la ONU. Juzgado por su presunta participación en dos ataques con granadas de mano en 2007, fue condenado a 22 años de prisión en mayo de 2008.
  • El 15 de enero, Birtukan Mideksa, Gizachew Shiferaw y Alemayehu Yeneneh, en esa fecha miembros directivos de la Coalición por la Unidad y la Democracia, estuvieron detenidos durante un breve periodo bajo custodia policial después de celebrar reuniones del partido en el sur de Etiopía. Birtukan Mideksa fue detenida de nuevo el 28 de diciembre luego de dar a conocer una declaración pública en relación con las negociaciones que culminaron en su indulto en 2007. El indulto fue anulado y se restableció la condena de cadena perpetua.

Liberaciones

Muchas personas que habían recuperado la libertad sufrían hostigamiento e intimidación, y algunas decidieron salir del país.

  • Daniel Bekele y Netsanet Demissie, defensores de los derechos humanos y abogados, quedaron en libertad el 28 de marzo. Habían estado recluidos desde noviembre de 2005 junto con centenares de parlamentarios de la oposición, miembros de la Coalición por la Unidad y la Democracia y periodistas. A diferencia de los demás encausados en el juicio, que habían sido indultados y excarcelados en 2007, Daniel Bekele y Netsanet Demissie permanecían recluidos, tras haberse negado a firmar un documento negociado por ciudadanos prominentes. Los dos hombres prepararon su defensa y fueron declarados culpables de incitación criminal por el Tribunal Superior Federal (aunque el juez que presidía el tribunal disintió) y condenados a 30 meses de prisión. Cuando resultó evidente que no quedarían en libertad, ni siquiera después de apelar, decidieron firmar el documento negociado y más tarde fueron indultados y liberados tras cumplir 29 meses de su condena.
  • Se retiraron antes del juicio, sin perjuicio, los cargos de conspiración para cometer «ultrajes contra la Constitución» presentados contra Yalemzewd Bekele, abogada defensora de los derechos humanos que había trabajado para la Comisión Europea en Addis Abeba.
  • Abdirahman Mohamed Qani, jefe del subclán Tolomoge del clan Ogadén, en el estado regional de Somali, fue detenido el 13 de julio tras ser bienvenido por un gran número de personas que se habían congregado en su casa para recibirlo al regresar después de dos años en el extranjero. Fue liberado el 7 de octubre y, según los informes, los familiares suyos que también habían sido detenidos fueron puestos en libertad varios días después.
  • Alemayehu Mesele, activista de la Coalición por la Unidad y la Democracia que había sufrido hostigamiento desde su excarcelación en 2007, huyó de Etiopía a principios de mayo tras ser brutalmente golpeado por atacantes desconocidos.
  • Amare Aregawi, director del periódico Reporter, fue severamente golpeado por atacantes desconocidos el 31 de octubre en Addis Abeba. En agosto había sido detenido por funcionarios de seguridad.

En septiembre, el gobierno anunció la liberación de 394 presos y la conmutación de una condena a muerte por cadena perpetua para conmemorar el Año Nuevo etíope.

Libertad de expresión

Los periodistas independientes seguían siendo objeto de hostigamiento y detención.

Al menos 13 periódicos clausurados por el gobierno en 2005 continuaban cerrados. Según los informes, a algunos periodistas independientes se les negó la licencia para operar, aunque a otros se les concedió. Serkalem Fasil, Eskinder Nega y Sisay Agena, ex propietarios de los periódicos independientes de mayor circulación de Etiopía, que habían estado detenidos con miembros de la Coalición por la Unidad y la Democracia, no recibieron las licencias para abrir dos nuevos periódicos.

En febrero, el Tribunal Supremo confirmó la decisión de disolver la Asociación de Profesores de Etiopía y entregó sus bienes a un sindicato rival formado por el gobierno, también con el nombre de Asociación de Profesores de Etiopía. Esta acción se produjo después de años de hostigamiento y detención contra miembros del sindicato. En diciembre, el sindicato, que pasó a llamarse Asociación Nacional de Profesores, vio denegada su solicitud de registro en el censo de asociaciones profesionales.

  • Alemayehu Mahtemework, propietario de la publicación mensual Enku, fue detenido el Día Mundial de la Libertad de Prensa (3 de mayo), y 10.000 ejemplares de su publicación fueron incautados. Quedó en libertad sin cargos cinco días después y más tarde se le devolvieron los ejemplares de la revista.
  • En noviembre, un juez de un Tribunal Superior Federal declaró culpable a Tsion Girma, redactora jefa del semanario Enbilta, de «incitar al público mediante rumores falsos» tras cometer un error en la información. Según los informes, Tsion Girma pagó una multa y quedó en libertad.

Defensores y defensoras de los derechos humanos

El gobierno revisó en varias ocasiones en 2008 el anteproyecto de Proclama sobre Entidades Benéficas y Sociedades, pero seguía constituyendo una amenaza para el derecho a la libertad de reunión, asociación y expresión. Sus disposiciones incluían severas restricciones sobre la cantidad de fondos extranjeros que las organizaciones de la sociedad civil etíopes que trabajaban en cuestiones relacionadas con los derechos humanos podían recibir de otros países (un máximo del 10 por ciento del total de ingresos). También establecía una Agencia de Sociedades Civiles que tendría una autoridad amplia sobre las organizaciones que llevasen a cabo actividades relacionadas con los derechos humanos y la resolución de conflictos en Etiopía. Se esperaba que el Parlamento aprobase la ley a principios de 2009.

Tropas etíopes en Somalia

Etiopía mantenía una importante presencia militar en Somalia que apoyó al Gobierno Federal de Transición hasta el final del año. Las fuerzas etíopes cometieron abusos de los derechos humanos y –según los informes– crímenes de guerra. Fuerzas etíopes atacaron la mezquita de Al Hidya, en Mogadiscio, en la que murieron 21 hombres, algunos en el interior de la mezquita, el 19 de abril. Más de 40 niños estuvieron recluidos durante unos días antes de ser liberados una vez asaltada la mezquita. Se recibieron informes de que muchos ataques de fuerzas etíopes como respuesta a la insurgencia armada habían sido indiscriminados y desproporcionados, y que a menudo tuvieron lugar en zonas civiles densamente pobladas.

Conflicto armado interno

El gobierno continuó con las operaciones de contrainsurgencia en el estado regional de Somali, que aumentaron después de los ataques del Frente Nacional de Liberación de Ogadén contra una instalación petrolífera de Obole en abril de 2007. Estas operaciones incluían restricciones a la ayuda humanitaria que habían tenido graves repercusiones sobre los distritos del estado afectados por el conflicto. El gobierno no permitía el acceso independiente sin trabas para observar la situación de los derechos humanos.

Una agencia contratada por el gobierno indagó sobre los informes de palizas, violaciones y otras formas de tortura, reclutamiento forzoso y ejecuciones extrajudiciales en el estado regional de Somali que databan de 2007, pero ningún organismo internacional independiente investigó los hechos.

Tortura y otros malos tratos

No se investigaron las denuncias de tortura hechas por algunos encausados en el juicio del parlamentario electo Kifle Tigeneh y otras personas, uno de los varios juicios que afectaban a la Coalición por la Unidad y la Democracia.

Las condiciones en la prisión de Kaliti y otras instalaciones de detención eran duras: hacinamiento, falta de higiene y ausencia de atención médica adecuada. Entre las personas detenidas en esas condiciones había presos políticos que llevaban largo tiempo recluidos sin cargos ni juicio, en particular los acusados de vinculación con el Frente de Liberación Oromo.

  • Mulatu Aberra, comerciante del grupo étnico oromo acusado de apoyar al Frente de Liberación Oromo, quedó en libertad bajo fianza el 1 de julio y huyó del país. Lo habían detenido en noviembre de 2007 y, según los informes, mientras estuvo bajo custodia lo torturaron y se le negó tratamiento médico para las lesiones resultantes.

Pena de muerte

Aunque en 2008 los tribunales impusieron algunas condenas a muerte, no se recibieron informes de ejecuciones.

  • En mayo, el Tribunal Federal Supremo anuló sentencias anteriores y condenó a muerte al ex presidente Mengistu Haile Mariam (exiliado en Zimbabue) y a 18 altos funcionarios de su gobierno, conocido como el Dergue. La acusación había recurrido contra las condenas de cadena perpetua impuestas en 2007, tras ser declarados culpables por el Tribunal Superior Federal de genocidio y crímenes contra la humanidad perpetrados entre 1974 y 1991.
  • El 6 de abril, un tribunal condenó a muerte in absentia a cinco oficiales militares que habían servido con Mengistu Haile Mariam y se los declaró responsables de los ataques aéreos en Hawzen, estado regional de Tigré, en los que habían muerto cientos de personas en un mercado en junio de 1980.
  • El 8 de mayo, un tribunal del estado regional de Tigré declaró culpables a seis personas de un atentado con bomba contra un autobús, perpetrado el 13 de marzo en el norte de Etiopía, entre Humora y Shira, y condenó a muerte a tres de ellas.
  • El 21 de mayo, el Tribunal Supremo Federal condenó a muerte a ocho hombres por un atentado con explosivos perpetrado el 28 de mayo de 2007 en Jijiga, estado regional de Somali.
  • El 22 de mayo, un tribunal militar condenó a muerte in absentia a cuatro pilotos etíopes que habían solicitado asilo mientras recibían instrucción en Israel en 2007.

Informes de Amnistía Internacional

Etiopía: El gobierno prepara un ataque a la sociedad civil. La nueva legislación represiva debe ser enmendada o eliminada (1 julio 2008)
Ethiopia: Comments on the Draft Charities and Societies Proclamation (en inglés, 1 octubre 2008)
Etiopía: Un proyecto de ley que echaría por tierra la sociedad civil (14 octubre 2008)
Etiopía: El gobierno prepara un ataque a la sociedad civil La nueva legislación represiva debe ser enmendada o eliminada (1 julio 2008)
Etiopía: Reclusión arbitraria / tortura u otros malos tratos (14 noviembre 2008)

Cómo puedes ayudar