Estonia - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in República de Estonia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Estonia is now live »

Jefe del Estado : Toomas Hendrik Ilves
Jefe del gobierno : Andrus Ansip
Pena de muerte : abolicionista para todos los delitos
PoblaciÓn : 1,3 millones
Esperanza de vida : 71,2 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 13/9 por cada 1.000
PoblaciÓn adulta alfabetizada : 99,8 por ciento

Continuó la discriminación contra las minorías lingüísticas, especialmente en el empleo, aunque había mejorado su acceso a clases gratuitas de idioma estonio y el gobierno había concedido prioridad a su integración socioeconómica. El historial de Estonia en materia de derechos humanos fue objeto de críticas por parte del comisario de derechos humanos del Consejo de Europa y del Comité de la ONU contra la Tortura.

Derechos de las minorías

Las minorías lingüísticas del país siguieron siendo objeto de discriminación, especialmente en el acceso al empleo, que afectaba a unas 420.000 personas, aproximadamente el 30 por ciento de la población. En febrero se reforzó la condición jurídica del Cuerpo de Inspectores de la Lengua, organismo estatal encargado de velar por la aplicación de la Ley sobre la Lengua. Debido a ello, las personas multadas o amonestadas por los inspectores tuvieron más dificultades para impugnar la actuación de éstos ante los tribunales. Durante el año, el gobierno presentó sus planes para un «Programa de Integración en la Sociedad Estonia (2008-2013)», dirigido a mejorar la integración socioeconómica reforzando la competitividad y la movilidad social con independencia del origen étnico o el idioma. En junio, el gobierno promulgó un decreto que estipulaba que los reclusos que participaran en programas de aprendizaje del idioma estonio recibirían 1.080 coronas estonias (69 euros) al mes.

En su memorando del 11 de julio al gobierno de Estonia, el comisario de derechos humanos del Consejo de Europa recomendó que se concediera más importancia a las medidas para concienciar a la población no nacional acerca de las posibilidades de aprender la lengua estonia y los beneficios que comportaba hacerlo. El comisario destacó que el Comité Consultivo del Convenio Marco para la Protección de las Minorías Nacionales y la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia habían expresado su preocupación por la práctica discriminatoria de exigir cierto nivel de competencia en el idioma estonio para acceder a un empleo. En varios casos, el Cuerpo de Inspectores de la Lengua impuso sanciones desproporcionadamente elevadas a personas que resultaron no tener conocimientos suficientes del idioma estonio.

Actuación policial

En abril se celebraron manifestaciones multitudinarias contra la retirada del monumento a la Segunda Guerra Mundial erigido en el centro de Tallin en la etapa soviética. La mayoría de los manifestantes pertenecían a la minoría lingüística rusa. Se recibieron informes de manifestantes pacíficos que habían sido golpeados por la policía en varios lugares de Tallin, y también de malos tratos e insultos a manifestantes pacíficos cuando los detuvieron en el curso de las manifestaciones.

En un comentario sobre estos disturbios, el Comité contra la Tortura recomendó que Estonia investigara con prontitud, exhaustividad e imparcialidad todas las denuncias de brutalidad y uso excesivo de la fuerza por parte de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y que llevara a los responsables ante los tribunales.

Condiciones de reclusión

En julio, el comisario de derechos humanos del Consejo de Europa manifestó que las condiciones de vida imperantes en las cárceles constituían trato inhumano y degradante. Por ejemplo, los reclusos pasaban las 24 horas del día encerrados en sus celdas y sólo podían abandonarlas una vez a la semana para ducharse, dormían sobre un delgado colchón en una plataforma de madera colocada en el suelo y tenían acceso limitado al aire fresco y la luz natural. El comisario expresó su preocupación por las quejas de los reclusos de la prisión de Tallin respecto a la falta de acceso a agua caliente y a la obligación de pagar los artículos de aseo.

El Comité contra la Tortura, en sus observaciones finales publicadas el 22 de noviembre, expresó su preocupación por las condiciones penitenciarias en Estonia, especialmente en lo relativo al acceso de la población reclusa a una atención médica adecuada del VIH, y recomendó que las autoridades estonias mejorasen los servicios de atención a la salud en los centros penitenciarios.

Racismo

En junio, la Unión Europea formuló una petición formal a Estonia para que aplicara la Directiva 2000/43/CE del Consejo de la UE, relativa a la igualdad racial. Al terminar el año, Estonia aún no lo había hecho.

Informe de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar