República del Congo - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in República del Congo

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
República del Congo is now live »

Jefe del Estado : Denis Sassou-Nguesso
Jefe del gobierno : Isidore Mvouba
Pena de muerte : abolicionista en la práctica
PoblaciÓn : 4,2 millones
Esperanza de vida : 54 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 113/90 por cada 1.000
PoblaciÓn adulta alfabetizada : 84,7 por ciento

Al menos cinco hombres detenidos a principios de 2005 continuaban recluidos sin juicio. Tres solicitantes de asilo de República Democrática del Congo, que habían sido detenidos a principios de 2004, permanecían bajo custodia militar, sin cargos ni juicio. Los agentes del Estado discriminaban a las personas pertenecientes a la minoría étnica pigmea. Un detenido murió abatido a tiros durante una fuga masiva de presos en enero. Se conmutaron 17 condenas a muerte.

Información general

El Consejo Nacional de Resistencia (Conseil national de résistance, CNR) y el gobierno firmaron en abril un acuerdo para poner fin a las hostilidades. En el marco de dicho acuerdo, el presidente Denis Sassou-Nguesso nombró al líder del CNR, Frédéric Bitsamou (conocido como Pastor Ntoumi), delegado general para la promoción de los valores de paz y la reparación de los estragos de la guerra.

Con vistas a las elecciones legislativas de junio, el CNR se transformó en un partido político con el nombre de Consejo Nacional de los Republicanos (Conseil national des républicains). En septiembre, cuando Frédéric Bitsamou y sus simpatizantes trataron de entrar en la capital, Brazzaville, las fuerzas del gobierno abrieron fuego y obligaron al CNR a regresar a la región de Pool.

El gobernante Partido Congoleño del Trabajo (Parti congolais du travail, PCT) y sus aliados lograron una victoria aplastante en las elecciones de junio. Organizaciones de la sociedad civil y partidos políticos de la oposición denunciaron que las elecciones habían sido, en general, caóticas y que se había favorecido al PCT. En septiembre, cuando se reanudó la actividad parlamentaria, el ex primer ministro Bernard Kolelas ocupó el cargo de presidente de la nueva Asamblea Nacional, gracias al acuerdo de coalición formalizado en abril entre su partido y el PCT.

En octubre se volvió a admitir a República del Congo en el Proceso de Kimberley, del que había quedado suspendida en 2004 por no haber impedido el tráfico de diamantes de zonas en conflicto.

Detención arbitraria

Personas detenidas por motivos políticos

El ex coronel del ejército Serge André Mpassi y al menos otros cuatro ex miembros de las fuerzas armadas, detenidos a principios de 2005, seguían bajo custodia y no habían sido enjuiciados. Ni el gobierno ni la magistratura dieron ninguna explicación sobre su prolongada detención.

Detención de solicitantes de asilo

Tres ex miembros de las fuerzas de seguridad de República Democrática del Congo –Germain Ndabamenya Etikilome, Médard Mabwaka Egbonde y Bosch Ndala Umba– continuaban recluidos sin cargos ni juicios en la sede de los servicios de inteligencia militar de Brazzaville. Al parecer, su reclusión había obedecido a una solicitud del gobierno de República Democrática del Congo. Cuando el presidente de este país, Joseph Kabila, visitó Brazzaville en septiembre, ninguno de los dos gobiernos respondió a los llamamientos públicos de varios grupos de derechos humanos de ambos países en favor de la liberación de estos tres hombres.

Defensores y defensoras de los derechos humanos

Un ex alto cargo judicial afirmó en enero que se habían impuesto restricciones legales a la libertad de circulación de Brice Mackosso y Christian Mounzéo, defensores de los derechos humanos, tras haberlos declarado culpables en diciembre de 2006 de varios cargos, entre ellos los de abuso de confianza y falsificación. Ambos hombres, coordinadores de una coalición de grupos de la sociedad civil conocida como «Hagan público lo que pagan», habían investigado y denunciado casos de malversación de ingresos procedentes del petróleo por parte de funcionarios del Estado. Su recurso de apelación contra la declaración de culpabilidad y la condena no experimentó ningún avance, si bien las restricciones no se aplicaron. En septiembre, el gobierno los nombró a ambos miembros de un órgano nacional encargado de supervisar la rendición de cuentas por los ingresos procedentes del petróleo y de otros recursos naturales en Congo.

Discriminación

Siguieron recibiéndose informes de discriminación contra miembros de la minoría étnica pigmea.

  • En julio, las autoridades del Estado alojaron a los pigmeos que participaban en el Festival Panafricano de Música en una tienda situada en el zoo de Brazzaville, mientras que a otros participantes se les proporcionaron habitaciones de hotel. Más tarde, debido a las protestas de los defensores y defensoras locales de los derechos humanos, se los trasladó a una escuela.

Condiciones de reclusión

Un guardia mató a tiros a un detenido en enero cuando más de un centenar de presos protagonizaron una fuga en la prisión central de Brazzaville. Las organizaciones locales de derechos humanos afirmaron que el hacinamiento y la falta de alimentos suministrados por el gobierno a los presos habían motivado, en parte, la fuga.

Pena de muerte

El presidente Denis Sassou-Nguesso conmutó en agosto 17 condenas a muerte por cadena perpetua con trabajos forzados. No estaba claro cuántas de estas condenas se habían dictado durante 2007.

Cómo puedes ayudar