China
Jefe del Estado
Hu Jintao
Jefe del gobierno
Wen Jiabao
Pena de muerte
retencionista
Población
1.347,6 millones
Esperanza de vida
73,5 años
Mortalidad infantil (‹5 años)
19,1 por cada 1.000

Ante el temor de que se iniciase un movimiento de protesta inspirado en los acontecimientos de Oriente Medio y el norte de África, las autoridades emprendieron en febrero una de las más duras campañas de represión sufridas en el país desde las manifestaciones de 1989 en la plaza de Tiananmen, dirigida contra activistas políticos, defensores y defensoras de los derechos humanos y ciberactivistas. Se intensificaron el hostigamiento, la intimidación, las detenciones arbitrarias e ilegales y las desapariciones forzadas de personas críticas con el gobierno. Aumentaron las medidas de seguridad en las regiones habitadas por minorías étnicas, al registrarse protestas de sus habitantes contra la discriminación, la represión y otras violaciones de sus derechos. Las autoridades incrementaron sus continuos esfuerzos por conseguir que todas las prácticas religiosas estuviesen bajo el control del Estado, lo que se tradujo en una intensa persecución de practicantes de algunas religiones. La fortaleza económica de China durante la crisis económica mundial acrecentó la presión ejercida por el país en el ámbito de los derechos humanos en el mundo, casi siempre con efectos negativos.

Información general

A pesar de la crisis económica mundial, la economía china continuó mostrándose fuerte, lo que suscitó el temor de que los actores internacionales se mostrasen reacios a criticar el historial de China en materia de derechos humanos, tónica que ya había quedado patente en el pasado reciente. China recurrió cada vez con mayor éxito a su influencia económica y política en ascenso para presionar a otros países a fin de que devolviesen a un número creciente de ciudadanos chinos de determinadas procedencias, como uigures, que al llegar al país corrían peligro de ser sometidos a juicios sin garantías, tortura y otros malos tratos bajo custodia, y otras violaciones de derechos humanos.

Top of page

Libertad de expresión

Las autoridades continuaron utilizando indebidamente la legislación penal para reprimir la libertad de expresión. Detuvieron a cerca de 50 personas y hostigaron e intimidaron a decenas más durante la campaña de represión de las “protestas del jazmín”, que comenzaron en febrero en respuesta a los movimientos populares de Oriente Medio y el norte de África. En un creciente número de ciudades se difundió un llamamiento, inicialmente anónimo, que invitaba a pasear pacíficamente los domingos como forma de protesta contra la corrupción, la represión de derechos y la ausencia de reformas políticas.

En marzo, China modificó la Normativa sobre Administración de Publicaciones y añadió como nuevo requisito que toda persona que distribuyese publicaciones a través de Internet o redes de información debía solicitar autorización o se arriesgaba a sufrir sanciones penales. Las autoridades cerraron o asumieron el control directo de una serie de publicaciones que habían difundido artículos de periodismo de investigación sobre cuestiones delicadas. Según informes, prohibieron que centenares de palabras, como “democracia” y “derechos humanos”, se utilizasen en los mensajes de texto de los teléfonos móviles.

  • Dos veteranos activistas detenidos durante las “protestas del jazmín” fueron condenados a largas penas de prisión por sus escritos de carácter político. El 23 de diciembre, Chen Wei fue acusado de “incitar a la subversión del poder del Estado” y condenado a nueve años de cárcel por 11 artículos que había escrito apoyando la democracia y las reformas políticas. El 26 de diciembre, Chen Xi, acusado del mismo delito, fue condenado a 10 años de cárcel por la publicación de 36 artículos en el extranjero. Asimismo, Ding Mao y Liang Haiyi quedaron bajo custodia en las provincias de Sichuan y Guangdong, respectivamente, por su participación en las “protestas del jazmín”.
Top of page

Defensores y defensoras de los derechos humanos

Las autoridades continuaron hostigando, intimidando, persiguiendo y criminalizando a activistas que defendían la democracia y los derechos humanos. Se condenó a largas penas de prisión a activistas que apoyaban al Partido de la Democracia de China.

  • En marzo, Liu Xianbin fue acusado de “incitar a la subversión del poder del Estado” y condenado a 10 años de cárcel por su activismo en favor de la democracia, su apoyo al movimiento de la Carta 08, que pedía reformas democráticas, y sus escritos sobre la reforma política.
  • El activista de los derechos humanos Chen Guangcheng se encontraba sometido ilegalmente a arresto domiciliario, junto con su esposa, Yuan Weijing, y su hija, desde su excarcelación en septiembre de 2010. Un movimiento popular de apoyo a Chen Guangcheng, invidente, adquirió fuerza en todo el país, y muchos activistas publicaron fotografías en Internet en las que aparecían con las características gafas negras del activista. Policías vestidos de civil robaron y golpearon a seguidores suyos que se habían desplazado a su ciudad natal desde distintas partes del país para intentar verlo.
Top of page

Desapariciones forzadas

Aumentó el número de personas víctimas de desaparición forzada. Muchas permanecían recluidas en secreto, como Hada, activista político mongol; otras quedaron o continuaron sometidas ilegalmente a arresto domiciliario, entre ellas Liu Xia, esposa del premio nobel de la paz Liu Xiaobo, y Zheng Enchong, abogado de Shanghái que defendía el derecho a la vivienda.

El 30 de agosto, las autoridades dieron a conocer un proyecto de reforma del Código de Procedimiento Penal que contenía los primeros cambios propuestos desde 1997. Aunque algunas eran positivas, las reformas suponían legalizar la detención durante periodos de hasta seis meses sin notificárselo a la familia o las amistades de la persona detenida. Muchos expertos en cuestiones jurídicas consideraron que con este cambio se legalizaban las desapariciones forzadas. El proyecto incluía también la prohibición de utilizar pruebas ilegales, como confesiones hechas bajo coacción y otras pruebas obtenidas mediante tortura y otros malos tratos. Sin embargo, la tortura continuaba siendo una práctica generalizada en los centros de detención, propiciada por políticas gubernamentales como exigir al personal de prisiones y centros de detención “transformar” a los disidentes religiosos para que abjurasen de su fe.

  • El 16 de diciembre, Gao Zhisheng, conocido abogado de derechos humanos que había sido víctima de desaparición forzada en varias ocasiones a lo largo de casi tres años, fue enviado a prisión para cumplir una condena de tres años por “violar reiteradamente la libertad condicional”, cuando sólo faltaban unos días para que finalizasen los cinco años de libertad condicional que le habían impuesto. Según se creía, durante su desaparición había permanecido bajo custodia oficial.
Top of page

Desalojos forzosos

El desalojo forzoso de ciudadanos de sus viviendas y granjas, sin respetar el debido proceso ni ofrecer una indemnización adecuada, aumentó a buen ritmo y se caracterizó por una creciente violencia. El 21 de enero, el Consejo de Estado promulgó nuevas normativas sobre la expropiación de casas en zonas urbanas. Aunque supusieron un paso en la dirección correcta, las normativas sólo se ocupaban de quienes vivían en las ciudades, pero no de los arrendatarios ni de otras personas que no eran propietarias de sus viviendas, de modo que la mayoría de la población china quedaba desprotegida frente a los desalojos forzosos.

  • El 29 de diciembre, la ex abogada Ni Yulan fue juzgada por los cargos de “buscar pelea” y “fraude” y se enfrentaba a una posible pena de prisión prolongada. Ni Yulan había sido víctima de desalojo forzoso en 2008, antes de los Juegos Olímpicos de Pekín, y tenía que desplazarse en silla de ruedas a consecuencia de las palizas recibidas durante su detención.
Top of page

Pena de muerte

En febrero, la Asamblea Nacional Popular aprobó la octava reforma del Código Penal chino, que eliminaba la pena de muerte como castigo para 13 delitos pero, a la vez, añadía algunos delitos nuevos punibles con la muerte y ampliaba el ámbito de aplicación de ésta en el caso de otros. China continuó aplicando ampliamente la pena de muerte, incluso por delitos no violentos y tras juicios sin garantías. Se calculaba que las ejecuciones ascendían a millares; sin embargo, las estadísticas sobre condenas a muerte y ejecuciones seguían siendo información clasificada.

Top of page

Libertad de religión

Las autoridades seguían tras su objetivo de que todas las prácticas religiosas estuviesen controladas por el Estado, incluidos aspectos tales como la supervisión de la doctrina religiosa, el nombramiento de líderes religiosos, el registro de grupos religiosos o la construcción de lugares de culto. Las personas que practicaban religiones prohibidas o no autorizadas por el Estado corrían peligro de sufrir hostigamiento, detención, encarcelamiento y, en algunos casos, persecución violenta. Entre las religiones prohibidas se incluían las casas-iglesia protestantes clandestinas y las confesiones católicas que aceptaban la autoridad de la Santa Sede. Seguía sin conocerse la suerte que habían corrido alrededor de 40 obispos católicos, y se suponía que las autoridades los mantenían recluidos.

  • Desde el 10 de abril hasta el final del año, todas las semanas se detuvo en Pekín a miembros de la iglesia clandestina Shouwang cuando intentaban celebrar un servicio dominical al aire libre en el noroeste de la ciudad. En la mayoría de los casos eran recluidos en comisarías de policía o sometidos a arresto domiciliario, a fin de impedir que se celebrase el servicio religioso. Se había impedido reiteradamente a la iglesia utilizar locales alquilados y tomar posesión de un edificio que había adquirido años atrás.

Falun Gong

Las autoridades continuaron con su campaña sistemática, de alcance nacional y a menudo violenta contra Falun Gong, grupo espiritual prohibido desde 1999 por considerarlo “culto herético”. El gobierno prosiguió con el segundo año de una campaña de tres destinada a incrementar el índice de “transformación” de los practicantes de Falun Gong, proceso mediante el cual se les presionaba, a menudo con tortura física y mental, para que renunciasen a sus creencias y a la práctica de Falun Gong. Los que se negaban a abjurar de su fe corrían peligro de sufrir mayores torturas y otros malos tratos. Para llevar a cabo este proceso, las autoridades utilizaban centros de detención ilegales, a los que se aludía informalmente con el nombre de “centros de lavado de cerebro”. Fuentes de Falun Gong denunciaron que cada tres días moría un practicante bajo custodia oficial o poco después de quedar en libertad, y afirmaron que seguía sin conocerse la suerte que habían corrido miles de ellos.

  • El 5 de marzo, Zhou Xiangyang, practicante de Falun Gong, fue detenido en su casa en Tangshan, provincia de Hebei, y llevado a la prisión de Binhai, en la ciudad de Tianjin. Zhou, que había pasado más de nueve años detenido y había sido sometido a trabajos forzados y torturas tales como privación del sueño, descargas eléctricas, golpes, y estiramientos sobre una mesa baja con las extremidades sujetas al suelo, comenzó de inmediato una huelga de hambre. Las autoridades continuaron negándole el acceso a un abogado. En respuesta a un llamamiento escrito por su esposa, Li Shanshan, más de 2.500 personas que vivían en su ciudad y en los alrededores firmaron una petición para que fuera puesto en libertad. Li Shanshan fue detenida en septiembre, junto con el hermano mayor de Zhou y al menos otras cuatro personas.
Top of page

Región Autónoma de Mongolia Interior

Mergen, pastor de etnia mongol, fue asesinado el 10 de mayo por un conductor de un camión de transporte de carbón, de etnia han, lo que provocó protestas generalizadas en toda la región. Las relaciones ya eran tensas debido a las quejas de los pastores de la región, que veían sus medios de vida amenazados por las apropiaciones de tierras y los daños medioambientales sufridos por los pastos para el ganado a causa de empresas mineras pertenecientes en muchos casos a chinos de etnia han.

  • Del 23 al 31 de mayo, cientos de pastores y estudiantes participaron en protestas mayoritariamente pacíficas, celebradas a diario por toda la región. Aunque las autoridades respondieron a algunas de las quejas planteadas, desplegaron a gran número de efectivos militares y de seguridad y detuvieron a decenas de manifestantes. También bloquearon sitios de Internet que mencionaban las protestas, restringieron el acceso a la telefonía móvil y cerraron la mayoría de los sitios web en lengua mongol.
Top of page

Región Autónoma Uigur del Sin-kiang

Las autoridades intensificaron las medidas de seguridad mediante una serie de campañas de “mano dura” en las que aumentó el número de patrullas callejeras operativas día y noche y se intentó “movilizar a la sociedad para luchar” contra actos que, según las autoridades, afectaban a la seguridad del Estado. Según informes, barrios enteros de la ciudad de Urumqi fueron acordonados por controles de seguridad.

Las severísimas restricciones a la entrada y salida de información de la región no permitieron conocer con certeza la suerte que habían corrido centenares de personas detenidas durante la campaña de represión posterior a las protestas de 2009 en Urumqi. En enero, el presidente del Tribunal Superior Popular de la Región Autónoma aludió a causas abiertas en relación con las protestas de 2009, pero las autoridades no ofrecieron información sobre los juicios. Era habitual que los familiares de las personas detenidas no recibiesen información sobre su suerte y su paradero y que, por temor a las represalias de las autoridades, no se comunicaran con las que habían salido del país.

La libertad de expresión en la región seguía siendo objeto de graves restricciones, entre ellas la imputación de imprecisos delitos de “separatismo étnico” y “terrorismo” por actos como la distribución de materiales u obras literarias de “contenido separatista”.

  • Noor Ul Islam Sherbaz murió el 13 de noviembre, al parecer a causa de torturas sufridas en prisión. Cumplía cadena perpetua, impuesta en un juicio sin garantías por “asesinato” y por “provocar un incidente”. Se le había acusado de arrojar piedras durante las manifestaciones de 2009, y en el momento de su detención tenía 17 años. Según un amigo de la familia que tenía acceso a información procedente de la cárcel, allí lo habían golpeado frecuentemente con porras eléctricas. A su familia no se le permitió ver el cadáver, que las autoridades enterraron sin haber practicado la autopsia. Aparte de su “confesión”, que pudo haber sido extraída bajo tortura, las autoridades no aportaron pruebas suficientes durante el juicio, en el que Noor Ul Islam estuvo representado por un abogado designado por el tribunal.

El gobierno chino recurrió a la presión económica y diplomática sobre otros países, incluidos Kazajistán, Malaisia, Pakistán y Tailandia, para que expulsasen o entregasen a más de una decena de uigures a las autoridades chinas. Los uigures devueltos a China corrían peligro de sufrir detención arbitraria, tortura y juicio sin garantías, y a menudo quedaban recluidos en régimen de incomunicación.

Top of page

Región Autónoma del Tíbet

Desde el 16 de marzo hasta finalizar el año, 10 monjes o ex monjes y 2 monjas se prendieron fuego en zonas tibetanas de China. Al parecer, 6 murieron a consecuencia de ello. Estos actos parecían responder a las medidas de seguridad cada vez más punitivas impuestas a instituciones religiosas y comunidades laicas de la región después de las protestas de marzo de 2008. Tras la primera autoinmolación, la de Phuntsok Jarutsang, se produjeron protestas, detenciones masivas (como la de 300 monjes del monasterio de Kirti), desapariciones forzadas y posibles homicidios cometidos por las fuerzas de seguridad. Dos ancianos tibetanos (un hombre y una mujer) murieron cuando habitantes de la zona se enfrentaron a las fuerzas de seguridad para intentar poner fin a las detenciones. Un tercer hombre murió como consecuencia de las heridas sufridas cuando la policía reprimía una manifestación frente a una comisaría de policía. Algunas personas relacionadas con las protestas celebradas en torno a las inmolaciones fueron condenadas a penas de hasta 13 años de prisión. A pesar de la cadena de autoinmolaciones, no hubo señales de que las autoridades chinas tuviesen intención de abordar las causas subyacentes a las protestas y dar respuesta a los motivos de queja de la comunidad tibetana.

Top of page

Región Administrativa Especial de Hong Kong

Libertad de expresión, asociación y reunión

Las fuerzas de seguridad y la policía hicieron un uso excesivo de la fuerza contra manifestantes pacíficos.

  • Durante una manifestación pacífica celebrada el 15 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, la policía amenazó con detener a los participantes si no dejaban de bailar. Alegó que los organizadores –incluida Amnistía Internacional Hong Kong– no habían solicitado “autorización para un espectáculo público temporal”. Voces críticas consideraron que esta amenaza constituía hostigamiento, pues carecía de fundamento jurídico.
  • El 2 de julio, la policía detuvo a 228 personas que participaron en la marcha anual del 1 de julio en favor de la democracia, alegando obstrucción del acceso a un lugar público y reunión ilegal. La Asociación de Periodistas de Hong Kong afirmó que 19 periodistas habían sido agredidos con pulverizadores de pimienta y una periodista había sido detenida durante la marcha, a la que asistieron 10.000 personas. La policía también intentó detener a Law Yuk Kai, director de Hong Kong Human Rights Monitor, cuando observaba cómo retiraban y detenían a manifestantes que estaban bloqueando el tráfico. Todas las personas detenidas quedaron en libertad ese mismo día. Posteriormente, varias fueron acusadas de alteración del orden público.

Durante una visita de tres días que el viceprimer ministro chino Li Keqiang realizó a Hong Kong en agosto, la policía estableció “núcleos de seguridad” para mantener a la prensa y los manifestantes alejados de él. Miembros del Consejo Legislativo, entre otros, criticaron estas tácticas, al considerar que resultaban opresivas y socavaban la libertad de expresión. La policía se llevó a rastras a una persona que vestía una camiseta conmemorativa de la matanza de Tiananmen en 1989.

Novedades jurídicas

  • En junio, el gobierno presentó polémicas propuestas que, en algunas circunstancias, pondrían fin a las elecciones parciales como forma de sustituir a los miembros del Consejo Legislativo cuyo mandato finalizase antes de tiempo.
  • También en junio, el Comité de Reforma Legislativa hizo público un documento consultivo sobre la creación de una Ley y una Comisión de Organizaciones Benéficas. Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos criticaron la definición de organización benéfica que aparecía en la propuesta, que excluía las actividades de defensa de los derechos humanos a la vez que otorgaba reconocimiento a otros 13 sectores, incluido el de los derechos de los animales.
Top of page

Discriminación

  • El 30 de septiembre, el Tribunal Superior falló a favor de una trabajadora doméstica filipina y estableció que las disposiciones sobre inmigración que prohibían a las personas extranjeras empleadas en el servicio doméstico solicitar el derecho de residencia eran inconstitucionales. El gobierno presentó un recurso contra el fallo. Quienes criticaban la postura del gobierno consideraban que la exclusión constituía discriminación por razón de etnia.
  • El 25 de noviembre, una mujer transexual que se había sometido a una operación de reasignación sexual perdió el segundo recurso contra una resolución que le negaba el derecho a casarse con su novio tras el cambio de sexo. El Tribunal de Apelación consideró que todos los cambios potenciales de la legislación correspondían al Consejo Legislativo, y no a los tribunales. La apelante afirmó que llevaría el caso al Tribunal de Última Instancia.

Personas refugiadas y solicitantes de asilo

En julio, el gobierno presentó el proyecto de Ley sobre Inmigración (Enmienda) de 2011, con el que daba un paso hacia la creación de un marco jurídico para gestionar las quejas presentadas en virtud de la Convención de la ONU contra la Tortura.

Top of page
World regions Midde East and North Africa Asia y Oceanía Europa y Asia Central África América

Ir al apartado de países

África

Los movimientos populares del norte de África tuvieron eco en la población del África subsahariana, de manera espe ...

América

El 11 de agosto de 2011, varios agentes de la Policía Militar efectuaron 21 disparos contra la jueza Patrícia Acio ...

Asia y Oceanía

La respuesta de varios gobiernos de la región de Asia y Oceanía a los vientos de cambio político procedent ...

Europa y Asia Central

Un día de primavera, de madrugada, llegó a su fin en un pequeño pueblo de Serbia una de las mayores ...

Oriente Medio y Norte de África

Para los pueblos y los Estados de Oriente Medio y el Norte de África, 2011 fue absolutament ...

Amnistía Internacional en las redes sociales

Informes

No se hallaron documentos

Visitas

No se halló información sobre las visitas