Chad - Informe 2010 Amnistia Internacional

Human Rights in República de Chad

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Chad is now live »

Jefe del Estado
Idriss Déby Itno
Jefe del gobierno
Yusuf Saleh Abbas
Pena de muerte
retencionista
Población
11,2 millones
Esperanza de vida
48,6 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
220/201 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
31,8 por ciento

La inestabilidad y los abusos contra los derechos humanos seguían caracterizando la situación en el este del país a pesar del despliegue de una misión de mantenimiento de la paz de la ONU. Civiles y personal de ayuda humanitaria perdieron la vida o fueron secuestrados; mujeres y niñas fueron víctimas de violación y otros actos de violencia; y se utilizó a niños y niñas como soldados. Las autoridades no tomaron medidas adecuadas para proteger a la población civil de los ataques de bandidos y grupos armados. Presuntos opositores políticos fueron detenidos ilegalmente, recluidos arbitrariamente y torturados o sometidos a otros malos tratos. Prosiguió el hostigamiento y la intimidación de periodistas y defensores y defensoras de los derechos humanos. Durante todo 2009 continuó la demolición de casas y otras construcciones, lo que dejó a miles de personas sin hogar.

Información general

Continuaron las discusiones sobre las elecciones legislativas y presidenciales aplazadas, previstas para 2010 y 2011, respectivamente, y sobre la implementación del acuerdo político firmado por 17 partidos chadianos el 13 de agosto de 2007 en Yamena. El 30 de junio concluyó la elaboración del censo electoral. El 16 de julio, la Asamblea Nacional aprobó nueva legislación sobre los partidos políticos, y también en julio se designó mediante decreto presidencial a los 30 miembros y el presidente de la comisión electoral, pese a las protestas de la oposición. El 25 de julio, el gobierno firmó un acuerdo de paz con el Movimiento Nacional (Mouvement national), coalición de tres grupos armados de oposición chadianos.

No se implementaron varios acuerdos de paz firmados con anterioridad por Chad y Sudán. El 3 de mayo, los dos países firmaron otro acuerdo en Doha, con la intermediación del gobierno de Qatar. La discusión sobre la implementación de todos los acuerdos de paz firmados continuó durante todo el año.

Además de las personas refugiadas en el este de Chad (véase infra), al menos 56.000 refugiados procedentes de la República Centroafricana vivían en campos del sur del país.

Región oriental de Chad

La situación de seguridad seguía siendo inestable y los abusos eran generalizados, a pesar del despliegue completo de 806 efectivos de la Unidad Integrada de Seguridad (Détachement integré de securité, DIS), fuerza de seguridad chadiana respaldada por la ONU y responsable de la seguridad de los núcleos de población y los emplazamientos para personas internamente desplazadas en el este del país, y de la presencia de la Misión de la ONU en la República Centroafricana y el Chad (MINURCAT). El 14 de enero, el Consejo de Seguridad de la ONU prorrogó el mandato de la MINURCAT hasta marzo de 2010 y autorizó el despliegue de un componente militar de la misión para suceder a la operación militar de la Unión Europea (EUFOR). En febrero se firmaron un memorándum de entendimiento entre la MINURCAT y el gobierno chadiano y un acuerdo técnico con la EUFOR en relación con la transferencia a la MINURCAT de los activos de la EUFOR. Hasta el 15 de septiembre, la MINURCAT había desplegado 2.665 soldados, poco más de la mitad del número prometido.

En enero, ocho grupos armados de oposición formaron la Unión de Fuerzas de Resistencia (Union des forces de la résistance, UFR), coalición liderada por Timane Erdimi, ex asesor y sobrino del presidente Idriss Déby Itno. A principios de mayo estallaron combates entre la UFR y el ejército en los alrededores de la población de Am Dam, en la frontera con Sudán. El gobierno afirmó que 225 combatientes de la oposición habían muerto y 212 habían sido hechos prisioneros, y que 22 soldados también habían perdido la vida. La fuerza aérea chadiana bombardeó después territorio sudanés, y a finales de mayo fuerzas sudanesas bombardearon en represalia zonas de los alrededores de la población chadiana de Bahai. Sudán presentó una queja ante la ONU por los ataques chadianos contra su territorio.

Abusos cometidos por grupos armados y bandidos

Grupos armados chadianos y sudaneses y bandidos que actuaban en el este de Chad mataron y violaron a civiles y secuestraron a personas, incluido personal de ayuda humanitaria, para exigir rescate. Según la ONU, entre enero y mediados de octubre se realizaron 192 ataques contra personal de ayuda humanitaria en el este de Chad. El 13 de noviembre, seis agencias de ayuda no gubernamentales suspendieron sus actividades en el este de Chad tras una oleada de ataques contra cooperantes y agencias de ayuda.

  • El 26 de octubre, Michel Mitna, director de la oficina en Guereda de la Comisión Nacional de Acogida y Reinserción de Refugiados (Commission nationale d’accueil et de réinsertion des réfugiés, CNAR), entidad estatal, murió abatido por disparos de bandidos. Michel Mitna viajaba entre Guereda y Abeché, en el este de Chad, en un vehículo con signos que indicaban con claridad su pertenencia al ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados. El conductor resultó herido. Los atacantes escaparon.
  • El 9 de noviembre, Laurent Maurice, agrónomo francés que trabajaba para el Comité Internacional de la Cruz Roja, fue secuestrado por hombres armados en la localidad de Kawa, situada a unos 20 kilómetros de la frontera de Darfur. El Comité suspendió después sus actividades.

Violencia contra mujeres y niñas

Las niñas y las mujeres jóvenes seguían siendo víctimas de violación y otras formas de violencia sexual en el este del país. Los responsables de estos delitos disfrutaban de impunidad en la práctica.

Niños y niñas soldados

El ejército y los grupos armados de oposición, así como los grupos armados sudaneses, seguían reclutando y utilizando niños y niñas soldados en el este de Chad.

  • Durante los combates de mayo con la UFR, el ejército identificó a 84 niños y niñas soldados entre los combatientes de la UFR y los entregó al Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF). Los niños y niñas fueron trasladados después a un centro de tránsito.

Personas refugiadas y desplazadas internamente

El este de Chad seguía acogiendo a más de 260.000 personas refugiadas procedentes de Darfur en 12 campos de refugiados y a un mínimo de 180.000 personas internamente desplazadas en 38 emplazamientos. Tanto los refugiados como los desplazados internos vivían en condiciones precarias y carecían de protección, sobre todo cuando se arriesgaban a salir de los campos de refugiados o los emplazamientos para personas desplazadas. Con frecuencia sufrían ataques de grupos armados chadianos y sudaneses, miembros de las fuerzas de seguridad de Chad y bandidos.

Desapariciones forzadas

Seguía sin conocerse el paradero de decenas de hombres desaparecidos entre 2006 y 2008 tras ser detenidos por fuerzas gubernamentales. Entre ellos figuraba el líder opositor Ibni Oumar Mahamat Saleh, detenido el 3 de febrero de 2008, que se temía que estuviera muerto.

Detención y reclusión arbitrarias

Las autoridades llevaron a cabo con frecuencia detenciones y reclusiones arbitrarias sin cargos. A algunas personas las recluyeron en instalaciones de los servicios de seguridad donde no estaban permitidas las visitas.

  • El 20 de julio, la policía detuvo en su domicilio a Haroun Mahamat Abdoulaye, sultán del departamento de Dar Tama, en el este del país, y lo recluyó sin cargos en las dependencias de los servicios de seguridad en Yamena. Haroun Mahamat Abdoulaye había sido detenido en una ocasión anterior, en noviembre de 2007, como sospechoso de estar relacionado con el Frente Unido por el Cambio Democrático (Front uni pour le changement démocratique), ex grupo armado de oposición.

Violencia contra mujeres y niñas

Persistían diversas formas de violencia contra las mujeres y las niñas, como la mutilación genital femenina y el matrimonio forzado, práctica que se imponía a niñas de sólo 13 años, incluso en los campos para personas refugiadas y los emplazamientos para personas internamente desplazadas.

  • En agosto, el Comité de Derechos Humanos de la ONU pidió a Chad que protegiera a una niña de abusos sexuales en la cárcel. Obligada a casarse cuando sólo tenía 13 años y encarcelada desde 2004 por sospecharse que había envenenado a su esposo, de 70 años de edad, había sido violada en repetidas ocasiones en la cárcel y, como consecuencia, había quedado embarazada y dado a luz.

Libertad de expresión: periodistas

Los periodistas seguían siendo objeto de intimidación y hostigamiento. Continuaba en vigor el Decreto núm. 5, promulgado por el presidente durante el estado de excepción de febrero-marzo de 2008. Este decreto restringía la libertad de prensa y aumentaba las penas que se podían imponer a los periodistas. Estipulaba hasta cinco años de cárcel por la publicación de “noticias falsas” y por el nuevo delito de “injurias al presidente, el jefe del gobierno, los ministros o diplomáticos extranjeros’’.

  • El 14 de octubre, Innocent Ebodé, ciudadano camerunés y redactor jefe del periódico La Voix du Tchad, fue expulsado sumariamente de Chad. Las autoridades acusaron a La voix du Tchad de no respetar las normas administrativas que regulaban la publicación de periódicos en Chad y a su redactor jefe de permanecer ilegalmente en el país desde su llegada en junio de 2009. La expulsión tuvo lugar tras la publicación de un artículo que criticaba la sugerencia del ministro de Medio Ambiente de que el presidente Idriss Déby Itno era acreedor al premio Nobel de la Paz por su labor de defensa del medio ambiente.
  • El 28 de noviembre, Eloi Miandadji, periodista de La Voix du Tchad, estuvo detenido durante varias horas y personal de seguridad le confiscó la tarjeta de memoria de su cámara tras haberse presentado y haber solicitado una entrevista con el ministro del Interior y Seguridad Pública. El incidente tuvo lugar tras haber insultado el ministro a Eloi Miandadji cuando éste le hizo una pregunta relacionada con el uso de los vehículos policiales. Eloi Miandadji fue obligado después a firmar un documento en el que se comprometía a no escribir sobre su detención ni sobre la pregunta relacionada con los vehículos policiales. El ministro le dijo que La Voix du Tchad sería cerrado en breve. El 3 de diciembre, un tribunal de Yamena ordenó el cierre del periódico y la confiscación de todos sus ejemplares.

Defensores y defensoras de los derechos humanos

Los defensores y defensoras de los derechos humanos seguían sufriendo amenazas, ataques e intimidación.

  • El 13 de octubre, Michel Barka, presidente de la Unión Sindical de Chad (Union syndicale du Tchad, UST), sindicato con numerosos afiliados, viajaba en automóvil cuando fue seguido por unas personas que después lo obligaron a detenerse. Dio marcha atrás y logró escapar. Ese mismo día fue seguido de nuevo, en esta ocasión por un motorista que lo apuntó con una pistola.
  • También el 13 de octubre, Masalbaye Tenebaye, presidente de la Liga Chadiana de Derechos Humanos (Ligue tchadienne des droits de l’homme, LTDH), fue seguido cuando se dirigía a su casa tras entrevistarse con una organización internacional asociada. Las mismas personas lo siguieron el día siguiente. Funcionarios estatales se reunieron con Masalbaye Tenebaye el 20 de octubre y le aseguraron que tomarían medidas para protegerlo y que investigarían los incidentes.

Desalojos forzosos

En 2009 continuaron los desalojos forzosos de personas y la destrucción de sus viviendas en varios barrios de Yamena, como Moursal, Chagoua y Goudji. Miles de personas se quedaron sin hogar.

Mediante imágenes comerciales de satélite, Amnistía Internacional estableció que en los 12 meses previos a enero de 2009 se destruyeron más de 3.700 edificaciones. En algunos casos se avisó con tiempo suficiente a los residentes de que sus viviendas iban a ser demolidas, pero a la mayoría no se los avisó. La demolición de algunas casas se llevó a cabo pese a haberse dictado órdenes judiciales que las protegían. Muy pocas personas desalojadas por la fuerza recibieron una vivienda alternativa o una indemnización.

  • Apollinaire Nodjohoudou Djeria, cuya casa fue demolida a finales de 2008 haciendo caso omiso de una orden judicial, tuvo noticia de que el alcalde de Yamena le ofrecería una indemnización en 2009. Sin embargo, al terminar el año no había recibido nada.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Cómo puedes ayudar