Chad - Informe 2007 Amnistía Internacional

Human Rights in República de Chad

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Chad is now live »

Jefe del Estado: Idriss Déby
Jefe del gobierno: Pascal Yaodimnadji
Pena de muerte: retencionista
Estatuto de la Corte Penal Internacional: ratificado

A partir de abril se intensificaron los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y grupos de oposición. Los yanyawid, milicia armada sudanesa, cruzaron la frontera para penetrar en el este de Chad, donde atacaron poblaciones, mataron a civiles y provocaron el desplazamiento interno de decenas de miles de personas. En estos ataques, las mujeres fueron violadas y sometidas a otros abusos graves contra los derechos humanos. Las fuerzas de seguridad ejecutaron extrajudicialmente al menos a dos personas, a una de las cuales habían torturado. El peligro de detención, procesamiento injusto y encarcelamiento seguía cerniéndose sobre periodistas y personas dedicadas a la defensa de los derechos humanos.

Información general

El gobierno del presidente Idriss Déby seguía bajo la amenaza del conflicto armado. A lo largo del año, grupos armados como el Frente Unido para el Cambio (Front uni pour le changement, FUC), la Unión de Fuerzas Democráticas (Rassemblement des forces démocratiques, RAFD) y la Unión de Fuerzas por la Democracia y el Desarrollo (Union des forces pour la démocratie et le développement, UFDD) llevaron a cabo operaciones militares en el norte y el este del país. A partir de abril se intensificaron los enfrentamientos armados entre las fuerzas de seguridad y grupos armados de oposición en la frontera oriental con Sudán, y las autoridades chadianas acusaron a ese país de respaldar a los combatientes. En abril, el FUC lanzó ataques en el este y el sudeste y llegó a la capital, Yamena; según informes, murieron decenas de soldados y miembros de grupos armados. No llegó a conquistar Yamena, y decenas de sus miembros fueron detenidos. En octubre, varias localidades, como Goz Beida, fueron ocupadas durante más de 24 horas por la UFDD. En noviembre, la UFDD y la RAFD atacaron varias poblaciones del este y ocuparon Abéché y Guerreda durante más de 24 horas. En diciembre, el FUC y las autoridades chadianas firmaron en Libia un acuerdo de paz en virtud del cual las fuerzas de este grupo armado quedarían integradas en el ejército de Chad.

A fin de combatir a los grupos armados, las autoridades chadianas retiraron tropas gubernamentales de la frontera este con Sudán, de forma que la población civil de la zona quedó expuesta a ataques de los yanyawid de mayor intensidad y duración.

En enero, la Asamblea Nacional aprobó una ley por la que se prolongaba más de un año el mandato de los legisladores en ejercicio y, en consecuencia, las elecciones legislativas previstas para 2006 se aplazaron hasta 2007. A pesar de los llamamientos de la Unión Africana y de organizaciones nacionales de derechos humanos para que se pospusieran las elecciones presidenciales, el presidente Idriss Déby resultó elegido en mayo para una tercera legislatura de cinco años en unos comicios boicoteados por los partidos de oposición.

En noviembre, el gobierno declaró el estado de excepción en algunas regiones como Chari Baguirmi, Borkou Ennedi Tibesti y Yamena. Además, creó un comité encargado de ejercer la censura sobre todos los periódicos y emisoras de radio, tanto públicos como privados, a fin de impedir la publicación escrita o audiovisual de información que pudiera poner en peligro el orden público, la unidad nacional, la integridad territorial o el respeto por las instituciones de la república.

En noviembre, Chad ratificó el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

Homicidios ilegítimos

El conflicto de Sudán se extendió a Chad. Los yanyawid comenzaron a operar en el este de Chad, sobre todo en el departamento de Dar Sila, y atacaron a diversos grupos étnicos identificados como «africanos» y no como árabes. Miembros de etnias como los dajos, los mobeh y los masalit abandonaron las zonas fronterizas a consecuencia de las incursiones de los yanyawid. Durante el año, los yanyawid mataron a cientos de personas, sobre todo a miembros del grupo étnico dajo, y más de 80.000 se vieron obligadas a desplazarse internamente. Muchos permanecieron en Chad como desplazados internos, pero al menos 15.000, que no podían escapar por una ruta más segura, huyeron a la región sudanesa de Darfur, a pesar del conflicto y los disturbios que continuaban asolando la zona. Los refugiados que huyeron a Darfur apenas tuvieron acceso a ayuda humanitaria. Por su parte, las personas que quedaron desplazadas internamente en Chad se congregaron en campos informales, en los que a menudo seguían en peligro de sufrir nuevos ataques.

Los ataques de los yanyawid contra comunidades del este de Chad, que habían empezado en 2003, consistían al principio en frecuentes incursiones a escala reducida, con el propósito primordial de robar ganado, que por lo general se guardaba a cierta distancia de los pueblos; los yanyawid, mejor armados que las personas que cuidaban del ganado, solían matar a los pastores que se resistían aunque no atacaban los pueblos en sí. Pero, a medida que estas incursiones se hicieron más frecuentes, comenzaron a asaltar, quemar y saquear las poblaciones, en ocasiones varias veces en días sucesivos o a lo largo de varios meses, hasta matar a la mayoría de los habitantes u obligarlos a huir.

En marzo, los yanyawid lanzaron un ataque a gran escala cerca del pueblo de N'Djamena, a unos kilómetros de Modaina, en el que murieron 72 personas.

En octubre, los yanyawid utilizaron armas incendiarias en ataques contra la localidad de Djimeze Djarma. En los asaltos murieron 17 personas, entre ellas Adam Oumar, Ahmed Haroon y una mujer de 90 años, Hawa Rashadiya.

En noviembre, los yanyawid atacaron la población de Djorlo por tres flancos a la vez, y ya antes de adentrarse, abrieron fuego en las afueras. El ataque se saldó con la muerte de 40 personas, entre ellas Yahyah Omar, de 75 años, y Sabil Awat, de 60. Además quemaron vivos en sus hogares a tres bebés, entre ellos Adam Haroon; un anciano con discapacidad, que no pudo escapar, corrió la misma suerte.

La localidad de Koloy sufrió varios ataques entre septiembre y noviembre. En ellos perdieron la vida más de 100 personas, como Adam Abdelkerim, Ibrahim Said, Mahamat Abakar y una mujer de 85 años, Hawa Issa.

Violencia contra las mujeres

La inseguridad generalizada en el este de Chad tenía consecuencias especialmente duras para las mujeres, que sufrieron violaciones y otros abusos graves contra los derechos humanos durante los asaltos a poblaciones; a menudo, la violencia sexual persistía cuando las mujeres se desplazaban. Por otro lado, las mujeres sufrían privaciones extremas a causa de los desplazamientos internos y de la muerte de sus familiares varones.

En octubre, siete mujeres fueron secuestradas en Djimeze Djarma y retenidas durante 20 días por sus agresores, que las azotaron continuamente con látigos y palos. Las mujeres no identificaron a sus agresores como yanyawid.

En noviembre, durante un ataque contra la localidad de Djorlo, los yanyawid violaron a siete mujeres que se habían refugiado en una mezquita. Según una mujer que había presenciado los hechos, después de capturarlas y golpearlas las arrojaron al suelo, las inmovilizaron, les quitaron la ropa y las violaron.

Reclusión sin juicio

En mayo se detuvo al menos a 10 personas en Guité por sospecharse que estaban vinculadas a grupos armados. Dos de ellas quedaron en libertad sin cargos dos días después, y las demás después de quince días.

Decenas de soldados y oficiales del ejército, entre ellos Adil Ousmane y el coronel Abakar Gawi, fueron detenidos en abril poco después de que un grupo armado atacara Yamena. Algunos quedaron en libertad pero, al concluir el año, siete oficiales de alta graduación seguían recluidos. Los motivos de su detención no estaban claros y no se presentaron cargos en su contra. Las autoridades se negaron a permitir que los detenidos se pusieran en contacto con sus familiares y representantes letrados, y no revelaron dónde ni por qué se los había recluido.

Ejecuciones extrajudiciales

Las fuerzas de seguridad ejecutaron extrajudicialmente al menos a dos personas.

En mayo, un grupo de soldados llegaron a Guité en tres vehículos y detuvieron a varias personas. A uno de los detenidos se le pidió que mostrara su documento de identidad y que se echara en el suelo. Los soldados lo pisotearon y, a continuación, uno de ellos lo mató de un disparo a quemarropa.

En abril, el comandante Idriss Mahamat Idriss fue detenido cuando viajaba en un vehículo militar. Su cuerpo, en el que se apreciaban heridas de bala, apareció en el depósito de cadáveres varios días después.

Defensores y defensoras de los derechos humanos

Periodistas y defensores de los derechos humanos seguían en peligro de ser detenidos, sometidos a un juicio injusto y encarcelados, lo que violaba su derecho a la libertad de expresión. Se detuvo ilegalmente y se amenazó a dos defensores de los derechos humanos.

Tras la decisión de censurar la prensa, la Asociación de Directores de la Prensa Privada suspendió la publicación de cinco de sus periódicos afiliados: N'Djaména Bi-hebdo, Notre Temps, Le Temps, Sarh Tribune y Le Messager.

En abril, René Dillah Yombirin, periodista de la radio pública y corresponsal del Servicio Francés de la BBC, fue agredido por varios soldados cuando entrevistaba a residentes de la zona de Moursal poco después del asalto a Yamena. Los soldados lo condujeron a un lugar desconocido y lo dejaron en libertad unas horas más tarde.

En abril, Mingar Monodji, miembro de la Liga Chadiana de Derechos Humanos, fue aprehendido y recluido por soldados, en un lugar desconocido, durante tres días. Al final del tercer día lo abandonaron junto a la vía pública. Durante su detención, Mingar Monodji sufrió frecuentes palizas de los soldados, que lo acusaban, a él y a otros activistas de derechos humanos, de ser mercenarios contrarios al presidente Déby.

En mayo, Tchanguiz Vathankha, director de Radio Brakoss, una emisora de radio comunitaria, y presidente de la Unión Chadiana de Emisoras de Radio Privadas, fue detenido y recluido sin cargos durante ocho días. Su detención se produjo cuando su organización emitió un comunicado en el que pedía el aplazamiento de las elecciones presidenciales de mayo.

En octubre, Evariste Ngaralbaye, periodista del semanario privado Notre Temps, fue detenido y recluido durante cuatro días. Se lo acusó de difamación y atentado contra el honor de la gendarmería. Poco antes de su detención había publicado un artículo crítico sobre el conflicto en el este de Chad.

Oleoducto Chad-Camerún

En abril, Chad amenazó con cerrar el oleoducto Chad-Camerún si el Banco Mundial se negaba a liberar los activos congelados en enero, cuando el gobierno reformó la Ley de Gestión de Ingresos que regulaba la administración de los beneficios del proyecto de oleoducto. El gobierno trató de desviar ingresos del oleoducto, inicialmente reservados para gastos de educación y salud y para reducir la pobreza, para destinarlos a combatir la rebelión armada contra el presidente Déby. En abril se llegó a un acuerdo provisional y en julio se normalizaron por completo las relaciones entre el gobierno de Chad y el Banco Mundial tras la firma de un memorando de entendimiento entre ambos.

En agosto, tras una disputa sobre cuestiones tributarias, se suspendieron las actividades de las empresas estadounidenses y malaisias que patrocinaban el oleoducto. Las empresas volvieron a operar en octubre, después de haber llegado a un acuerdo con el gobierno de Chad.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Informes

• Chad/Sudán: Miles de personas desplazadas por ataques que llegan desde Sudán (Índice AI: AFR 20/005/2006)

• Chad: «We don't want to die before Hissène Habré is brought to trial» (Índice AI: AFR 20/002/2006)

• Chad: Crisis de Darfur. Testimonios del este de Chad (Índice AI: AFR 20/007/2006)

• Tchad: Des militaires détenus depuis plus de cinq mois (Índice AI: AFR 20/010/2006)

• Chad: La población civil, desprotegida ante los brutales ataques de los yanyawid, que se adentran 150 kilómetros en el país (Índice AI: AFR 20/013/2006)

Visitas

• Delegaciones de Amnistía Internacional visitaron Chad en mayo y junio y en noviembre y diciembre para realizar labores de investigación y mantener conversaciones con las autoridades.

Cómo puedes ayudar