Australia - Informe 2007 Amnistía Internacional

Human Rights in Australia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Australia is now live »

Jefa del Estado: reina Isabel II, representada por Michael Jeffery
Jefe del gobierno: John Howard
Pena de muerte: abolicionista para todos los delitos
Estatuto de la Corte Penal Internacional: ratificado

La violencia contra las mujeres y el bajo índice de procesamientos, además de la carencia de servicios de apoyo a las mujeres indígenas en las comunidades remotas, constituían motivos de preocupación. Las nuevas medidas antiterroristas representaban una amenaza para los derechos humanos. Fueron rechazadas propuestas de legislación que incluían severas medidas contra las personas solicitantes de asilo. Cientos de personas refugiadas continuaron en una situación incierta debido al sistema de visados de protección temporal.

Pueblos indígenas

En mayo, un informe de la fiscal general de la Corona para Australia Central dio a conocer numerosos casos de abusos y violencia contra mujeres y menores en comunidades indígenas remotas. El informe reveló la carencia de servicios de apoyo para las mujeres indígenas de comunidades remotas y la ausencia de medidas adecuadas por parte de las autoridades.

Durante una visita realizada a Australia en agosto, el relator especial sobre la vivienda adecuada expresó su preocupación por las deficientes condiciones de las viviendas de las comunidades indígenas.

En septiembre, una investigación concluyó que un agente de policía había sido el responsable de la muerte bajo custodia de Mulrunji Domadgee, indígena de Palm Island fallecido en 2004.

Violencia contra las mujeres

El Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer manifestó su preocupación por el alto nivel de violencia contra las mujeres y por el bajo índice de procesamientos y condenas en las causas por agresión sexual. El Comité también expresó preocupación por la persistente violencia y discriminación que sufrían las mujeres en las comunidades indígenas y de personas refugiadas y migrantes. La ausencia de medidas adecuadas contra la trata de mujeres hacia Australia era motivo de preocupación.

Derechos humanos y seguridad

Joseph «Jack» Thomas, acusado de un delito relacionado con el terrorismo, fue objeto de la primera «orden de control» del país, que impuso restricciones a su libertad de circulación y de asociarse y comunicarse con otras personas.

El fiscal general rechazó las recomendaciones del Comité de Revisión de la Legislación sobre Seguridad, incluidas las relativas a retirar al fiscal general la autoridad para prohibir organizaciones por considerarlas «terroristas» y para incoar procesos judiciales por esta cuestión.

El ciudadano australiano David Hicks inició su quinto año de detención en Guantánamo. El gobierno australiano continuó apoyando el juicio ante una comisión militar estadounidense que no cumplía las normas internacionales para un juicio con las debidas garantías.

Personas refugiadas y solicitantes de asilo

Se concedió la condición de refugiado a 43 solicitantes de asilo de la provincia indonesia de Papúa que en enero llegaron a Australia en barco. En virtud de la nueva legislación propuesta por el gobierno, todas las personas solicitantes de asilo indocumentadas que llegasen por mar serían atendidas en otros lugares del océano Pacífico, y las que tuvieran reconocida la condición de refugiado serían asentadas en lugares situados fuera de Australia. El primer ministro retiró el proyecto de ley por falta de apoyo.

En octubre, una investigación de la Comisión de Derechos Humanos e Igualdad de Oportunidades concluyó que el Departamento de Inmigración no había ofrecido la asistencia adecuada a una mujer iraquí que había permanecido recluida en un recinto de un centro de detención de inmigrantes en el que sólo había hombres.

Aproximadamente 1.100 personas refugiadas continuaron residiendo en el país con visados de protección temporal de tres años de duración. En noviembre, el Tribunal Superior falló que las personas refugiadas a quienes se concedían estos visados no tenían derecho a protección adicional si, una vez transcurridos los tres años, no podían demostrar que continuaban necesitando la protección y si el gobierno consideraba que su país de origen era seguro.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Declaraciones

Australia: Un paso adelante, dos pasos atrás. Amnistía Internacional pide que se detenga de inmediato la propuesta de legislación que penalizará a los solicitantes de asilo que lleguen en barco (Índice AI: ASA 12/002/2006)

Australia: «First things first» - Amnesty International Seeks Australia-Indonesia Declaration on Respect for Human Rights (Índice AI: ASA 12/003/2006)

Australia: Carta abierta al primer ministro John Howard para pedir que traiga a David Hicks a casa (Índice AI: ASA 12/006/2006)

Cómo puedes ayudar