Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

22 noviembre 2012

Blog: Sin declaración de culpabilidad, sin juicio, sin abogado. Personas que languidecen en las prisiones de Mozambique

Blog: Sin declaración de culpabilidad, sin juicio, sin abogado. Personas que languidecen en las prisiones de Mozambique
Alrededor del 38 por ciento de las personas encarceladas en Mozambique lo están pese a no haber sido juzgadas y condenadas. Muchas de ellas han sido detenidas sin motivos suficientes y permanecen en prisión preventiva más tiempo del que permite la legislación mozambiqueña.
Fuente: 
Muluka-Anne Miti, investigadora sobre Mozambique de Amnistía Internacional
Fecha: 
Jue, 22/11/2012

 

 

Muluka-Anne Miti, investigadora sobre Mozambique de Amnistía Internacional

“Dijeron que había matado a mi madre”, dice Ana Silvia (no es su nombre real) cuando le pregunto por qué está en prisión. Me cuenta que tiene 17 años (nació el día de Navidad de 1994) y que la detuvieron casi 15 meses antes de nuestra visita, lo que significa que sólo tenía 15 años en el momento de su detención. Su reclusión era ilegal, según la legislación mozambiqueña. 

Es febrero de 2012 y formo parte de una delegación de Amnistía Internacional y de la Liga Mozambiqueña de Derechos Humanos que ha visitado cinco prisiones en las provincias mozambiqueñas de Maputo y Nampula, así como otros centros de detención. El caso de Ana Silvia es sólo uno de los cientos de casos de detención y reclusión ilegítimas que hemos encontrado. Muchos están documentados en un informe de Amnistía Internacional que se publica el 22 de noviembre.

“¿Mataste a tu madre?”, le pregunto a Ana Silvia. “No lo sé —dice—. No tengo ningún conocimiento de eso.” Parece confusa y frustrada. La legislación mozambiqueña no permite la reclusión sin juicio durante más de siete meses. Sólo en circunstancias muy excepcionales se puede ampliar este plazo hasta los 11 meses. Ana Silvia lleva recluida sin juicio 15 meses. Las autoridades judiciales —el juez de instrucción y la fiscalía— son responsables de garantizar que no se producen estas reclusiones prolongadas.

Cuando nos encontramos, Ana Silvia está en una celda con mujeres adultas que han sido declaradas culpables de delitos. Debido a su edad, no debería estar en una celda con personas adultas. Tampoco debería estar en una celda con mujeres que ya han sido declaradas culpables. Ana Silvia no ha sido declarada culpable de nada, pero el sistema la trata como si lo hubiera sido.

Me dice que cuando la interrogaron en la comisaría, los policías amenazaron con pegarla para obligarla a confesar. “Me preguntaron si sabía que había matado a mi madre —dice, con voz apenas audible—. Y cuando lo negué, preguntaron a mi padre si podían pegarme para hacerme confesar, pero mi padre dijo que no.”

Ana Silvia ha sido acusada de asesinar a su madre aunque no había indicios evidentes de que la muerte se produjera en circunstancias poco claras, ni de su implicación, y no se hizo una autopsia para determinar la causa de la muerte. La acusación contra ella se basó en la información facilitada por un vecino, que dijo que Ana Silvia había discutido con su madre unos días antes del fallecimiento de ésta.

La policía debe realizar una investigación exhaustiva para demostrar que una persona ha cometido un delito. Tiene prohibido recurrir a palizas o a amenazas de palizas para obtener una confesión. Muchas personas que han sido golpeadas o amenazadas con ser golpeadas confiesan un delito que no han cometido para acabar con el dolor físico que se les inflige.

Aunque Ana Silvia tiene un abogado, la mayoría de los detenidos pobres carecen de él. El Instituto de Asistencia y Representación Jurídica se creó para facilitar asistencia jurídica gratuita a quienes no pueden pagar a un abogado, pero la mayoría de los detenidos son defendidos casi siempre por personas incompetentes o abogados con escasa experiencia.

Alrededor del 38 por ciento de las personas encarceladas en Mozambique lo están pese a no haber sido juzgadas y condenadas. Muchas de ellas han sido detenidas sin motivos suficientes y permanecen en prisión preventiva más tiempo del que permite la legislación mozambiqueña.

Al igual que Ana Silvia, se les suele pegar o amenazar con palizas. Muchas se ven obligadas a reconocer su culpabilidad, no tienen abogados competentes y terminan pasando meses —a veces años— olvidadas en prisión. 

La fiscalía, las autoridades judiciales y los abogados de Mozambique deben desempeñar eficazmente sus funciones para prevenir estas violaciones de derechos humanos. La policía no debe detener ni recluir ilegítimamente a nadie, ni maltratar a los detenidos. Quienes así actúan deben ser enjuiciados.

En julio de 2012, después de casi 20 meses recluida, Ana Silvia fue declarada culpable de asesinato y condenada a dos años de cárcel. Al haber cumplido más de la mitad de la pena en prisión preventiva, fue puesta en libertad condicional.

País

Mozambique 

Región

África 

@amnestyonline on twitter

Noticias

22 julio 2014

Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque... Más »

04 septiembre 2014

Amnistía Internacional lleva muchos años investigando y documentando el uso de la tortura en México. A continuación, ofrecemos algunos datos alarmantes:

Más »
03 junio 2014

En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan... Más »

11 julio 2014

Sasha, activista ucraniano de 19 años, fue secuestrado a punta de pistola por separatistas en Luhansk y golpeado una y otra vez durante 24 horas.

Más »
03 septiembre 2014

La decapitación del periodista estadounidense Steven Sotloff por militantes del Estado Islámico es el último de la serie de crímenes de guerra que están cometiendo los grupos... Más »