Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

15 junio 2012

Omán: Las detenciones de activistas amenazan la libertad de expresión

Omán: Las detenciones de activistas amenazan la libertad de expresión
Oman introdujo reformas limitadas tras las protestas del año pasado, pero sigue existiendo una férrea restricción de la libertad de expresión.

Oman introdujo reformas limitadas tras las protestas del año pasado, pero sigue existiendo una férrea restricción de la libertad de expresión.

© George Haddad/Demotix


Esta medida constituye un intento descarado de acabar con la libertad de expresión, criminalizando de hecho las opiniones discrepantes en Omán.
Fuente: 
Philip Luther, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional
Fecha: 
Vie, 15/06/2012

La serie de detenciones de activistas, escritores, abogados y blogueros llevada a cabo principalmente en Muscat, capital de Omán, constituye un atentado contra la libertad de expresión y reunión al que se debe poner fin, ha manifestado Amnistía Internacional.

Sólo el 11 de junio, las autoridades detuvieron al menos a 22 personas que protestaban de forma pacífica delante de la jefatura de la policía en Muscat, lo que aumenta hasta al menos 33 el número de detenciones relacionadas con la celebración de protestas en las últimas semanas.

El 4 de junio, sólo una semana antes de que se produjesen estos hechos, la Fiscalía de Omán emitió una declaración según la cual se emprenderán acciones legales contra toda persona que publique "escritos ofensivos" tanto en los medios de comunicación como en Internet que se considere que incitan a otros a actuar “con el pretexto de la libertad de expresión”.

“Esta medida constituye un intento descarado de acabar con la libertad de expresión, criminalizando de hecho las opiniones discrepantes en Omán”, ha señalado Philip Luther, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Toda persona recluida únicamente por ejercer de forma pacífica su derecho a la libertad de expresión y reunión sería un preso de conciencia y debe ser puesta en libertad de inmediato y sin condiciones.”

Las protestas que tuvieron lugar en Omán a principios de 2011 —provocadas por los disturbios populares que se estaban produciendo en todo Oriente Medio y el norte de África— dio lugar a una serie de reformas políticas y sociales, pero siguen existiendo duras restricciones a la libertad de expresión y reunión. Se detuvo a decenas de personas, muchas de las cuales fueron sometidas a juicio en 2011, y según los informes, al menos un hombre murió cuando la policía dispersó por la fuerza a los manifestantes en la ciudad de Sohar.

Las últimas detenciones relacionadas con la celebración de protestas comenzaron el 31 de mayo de 2012, cuando la División Especial de la Policía de Omán detuvo a tres activistas que trataban de viajar al yacimiento petrolífero de Fohoud, a unos 250 km al suroeste de Muscat, para documentar la huelga que los trabajadores del sector del petróleo habían iniciado una semana antes.

Las tres personas detenidas —el abogado Yaqoub al Kharousi y los activistas Habeeba al Hinai e Ismail al Muqbali del recientemente constituido Grupo por los Derechos Humanos de Omán—  permanecieron recluidos en régimen de incomunicación durante cinco días antes de que se les permitiese ponerse en contacto con sus familias.

Cuando el abogado de Habeeba al Hinai trató de reunirse con ella el 2 de junio, la Fiscalía denegó su petición sobre la base de que no se había remitido a su clienta al fiscal.

Según los informes, se han presentado cargos contra estos tres activistas en relación con incitar a organizar una protesta, pero posteriormente el 4 de junio Habeeba al Hinai y Yaqoub al Kharousi fueron puestos en libertad bajo fianza.

Desde entonces, se ha detenido a más activistas, aunque se desconoce el número exacto de personas detenidas.

El 2 de junio se detuvo a los activistas Khalfan al Badwawi e Ishaq al Aghbari.

Sólo el 8 de junio se detuvo a otros seis activistas, entre ellos el escritor Hamoud al Rashidi y el poeta Hamad al Kharousi.

El 10 de junio, el fiscal confirmó las detenciones en el diario The Times of Oman, asegurando que “mantenemos bajo vigilancia a los blogueros que utilizan estas plataformas”.

Posteriormente, el 11 de junio, se produjo la detención de al menos 22 personas —entre las que había activistas, escritores, abogados y blogueros— a las que se mantenía recluidas por protestar delante de la jefatura de la policía para pedir la liberación de las personas a las que habían detenido antes y que seguían detenidas.

Dos de las al menos 22 personas detenidas quedaron en libertad, pero se desconoce si fueron acusadas de algún delito.

Las demás sigue estando recluidas en la prisión central de Sumail —a 90 km al norte de Muscat—, y según los informes han sido acusadas de incitar a organizar una protesta o participar en ella.

Un día después de su detención, se les permitió llamar a sus familias, y desde entonces se han puesto en contacto con ellas una vez cada cuatro días.

Entre estas personas se encuentra la destacada abogada Basma al Kiyumi, que ya fue detenida el 14 de mayo de 2011 durante una protesta pacífica celebrada delante del Consejo de la Shura en Muscat junto con otras 14 personas. Fue puesta en libertad bajo fianza dos días después y acusada de participar en una concentración ilegal.

Al menos uno de los hombres, Saeed al Hashimi, de 35 años de edad, se declaró en huelga de hambre en protesta por que el grupo siguiese recluido. El 14 de junio fue ingresado en el Hospital de Sumail después de que se creyese que había perdido el conocimiento.

Ya ha vuelto a prisión. Se cree que sigue en huelga de hambre, y a su familia sigue sin permitírsele visitarlo.

Según los últimos informes, las mujeres recluidas han comenzado a negarse a beber agua.

“A decir de todos, las personas recluidas en la prisión central de Sumail siguen estándolo, al parecer, por cargos relacionados únicamente con su participación en protestas pacíficas —por lo que deben ser puestas en libertad sin demora y sin condiciones, y deben retirarse todos los cargos relacionados con el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión y reunión—”, ha manifestado Philip Luther.

“Se debe procurar tratamiento médico a Saeed al Hashimi y las demás personas que lo necesiten, y se debe permitir a todos los activistas detenidos en las últimas semanas que vean a sus familiares y abogados.”

Tema

Activistas 
Detención 
Libertad de expresión 
Revueltas en Oriente Medio 
Presos y presas de conciencia 

País

Omán 

Región

Oriente Medio y Norte de África 

@amnestyonline on twitter

Noticias

22 julio 2014

Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque... Más »

29 mayo 2014

Una mujer mexicana es violada en un autobús policial, mientras los agentes lo jalean; un nigeriano sigue sufriendo jaquecas cuatro años después de que la policía le golpeara... Más »

03 junio 2014

En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan... Más »

11 julio 2014

Sasha, activista ucraniano de 19 años, fue secuestrado a punta de pistola por separatistas en Luhansk y golpeado una y otra vez durante 24 horas.

Más »
25 julio 2014

Expertos de Amnistía Internacional responden a algunas cuestiones surgidas en torno al conflicto Israel/Gaza.

Más »