Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

6 marzo 2013

Mensaje desde la línea de fuego: Hay que adoptar un tratado firme “antes de que mueran millones más”

Mensaje desde la línea de fuego: Hay que adoptar un tratado firme “antes de que mueran millones más”
Cascos azules de la MONUC en República Democrática del Congo, uno de los países donde sirvió el general de brigada Alam.

Cascos azules de la MONUC en República Democrática del Congo, uno de los países donde sirvió el general de brigada Alam.

© Amnesty International


Mujahid Alam, ex general de brigada de las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU, se dirige a los asistentes a un acto paralelo en la ONU.

© Amnesty International


Estoy convencido de que un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas reduciría significativamente las violaciones graves de derechos humanos y contribuiría a una reducción general de los conflictos y su intensidad.
Fuente: 
Mujahid Alam , general de brigada (retirado)

Nadie conoce mejor los demoledores efectos del comercio mundial de armas que quienes viven y trabajan en primera línea del conflicto armado y en zonas asoladas por la violencia administrada desde los cañones de las armas pequeñas.

La mayoría de los diplomáticos que van a reunirse este mes en la sede de las Naciones Unidas para consensuar y, con suerte, aprobar el texto final de un tratado global histórico que regule las transferencias de armas en todo el mundo están muy alejados de esas escenas.

Un hombre que ha puesto el pie en uno y otro mundo es Mujahid Alam, general de brigada paquistaní ya retirado que ha participado en misiones de mantenimiento de la paz de la ONU en la República Democrática del Congo y en Kosovo.

“En ambas misiones fui testigo de una absoluta falta de regulación estricta en el comercio de armas, debido a la cual la proliferación de armas ilegales tanto en la RDC como en Kosovo era enorme”, contó Alam recientemente a Amnistía Internacional.

“Hubo violaciones muy graves de derechos humanos y del derecho humanitario como consecuencia directa del uso de estas armas ilegales, que contribuyeron directamente a causar un elevadísimo número de muertes entre la población civil en los conflictos de larga duración que desestabilizaron la región de los Grandes Lagos en África y los Balcanes en Europa.”

El precio en términos de víctimas civiles

Mujeres y niñas son con frecuencia víctimas de graves violaciones de derechos humanos en los conflictos armados, dijo Alam, y la proliferación de armas ilegales fomenta la violencia basada en el género, incluida la violencia sexual.

También los niños están especialmente expuestos. Cuando el armamento no regulado cae en manos de grupos armados y de fuerzas armadas sin escrúpulos, los niños soldados a menudo terminan siendo tanto las víctimas como los perpetradores de los abusos contra los derechos humanos, explicó.

Y, según Alam, las ventas de armas mal reguladas no hacen sino agravar la pobreza, puesto que países pobres cuyos gobiernos no pueden proporcionar servicios médicos o educativos ni prestaciones sociales a su propia población, en cambio destinan enormes cantidades de dinero a la adquisición de armas para reprimir a esa población.

De hecho, los únicos que salen ganando en este mundo actual de un comercio mundial de armas prácticamente no regulado –que representó más de 80.000 millones de dólares estadounidenses en 2010 en términos de volumen de transferencias de armamento registradas– son los autores de los abusos y los corruptos.

“Ganan los delincuentes, los traficantes, los intermediarios, los fabricantes de armamento sin escrúpulos y los funcionarios corruptos y desalmados. Pierden siempre las mujeres, los niños y los ancianos pobres o desfavorecidos, y el ciudadano que pasa por allí sin tener culpa de nada. Yo he visto la miseria y el sufrimiento que desde hace años soporta la gente sin recursos en la RDC. Es verdaderamente descorazonador”, explicó Alam.

Fomentar los abusos contra los derechos humanos

Amnistía Internacional calcula que al menos el 60 por ciento de las violaciones de derechos humanos documentadas por la organización en todo el mundo están asociadas al uso de armas pequeñas y ligeras.

En algunos países con un historial de conflicto armado, como Somalia, el embargo de armas impuesto por la ONU durante años prácticamente no ha evitado la afluencia de armas y municiones ni los abusos resultantes.

“En Somalia, todos los embargos de armas de la ONU se han vulnerado impunemente y no se han tomado medidas contundentes contra los responsables. Las fronteras terrestres del país son muy porosas y su costa es extensa y accesible, lo que facilita la afluencia de armamento en gran escala por tierra, mar y aire.”

El Grupo de Expertos de la ONU sobre Somalia ha identificado los problemas, pero persiste el temor de que apenas haya avances si la comunidad internacional no aborda el problema con un planteamiento radicalmente distinto.

El general Mujahid Alam participó también en una comisión internacional establecida en 1995 para investigar los suministros de armas a los autores del genocidio de Ruanda en 1994, a raíz de los informes publicados por Amnistía Internacional y Human Rights Watch. Las conclusiones y recomendaciones de esta comisión para mejorar la situación posterior al conflicto se desoyeron en gran medida. Posteriormente formó parte del grupo de expertos de la ONU sobre la explotación ilegal de los recursos naturales en la RDC, y también entonces encontró pruebas sobre un tráfico de armas que perdura hasta hoy.

“Una de las conclusiones a las que llegamos se refiere al efecto enormemente dañino del suministro, la venta y el comercio ilegal de armas –especialmente de armas pequeñas– por parte de actores estatales y no estatales. Estoy convencido de que un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas reduciría significativamente las violaciones graves de derechos humanos y contribuiría a una reducción general de los conflictos y su intensidad”, dijo.

Esperanzas de un sólido Tratado sobre el Comercio de Armas

“Es urgente que la sociedad civil, los medios y las ONG internacionales ejerzan la presión necesaria sobre esos países y organizaciones para que adopten medidas inmediatas encaminadas a la firma de un TCA, antes de que mueran millones más”, dijo Alam.

Lo que hace falta, explicó, es un tratado integral que englobe todo tipo de armas convencionales, incluidas las armas pequeñas y ligeras y las municiones, y subsanar cualquier laguna que haga posible que cierto tipo de armas sigan llegando a las manos equivocadas.

“El TCA debe garantizar que los Estados regulan todo el armamento convencional, incluidas armas, municiones, equipos y artículos conexos empleados en operaciones militares y de seguridad interna. Además, debe contener normas y objetivos claros en materia humanitaria y de derechos humanos, y asimismo fijar estrictos criterios y procedimientos de evaluación de riesgos”, dijo.

Alam seguirá presionando en favor de un TCA firme ante la proximidad de las conversaciones finales sobre el tratado, a mediados de marzo, y se unirán a él muchas decenas de miles de simpatizantes de Amnistía Internacional y de la sociedad civil de todo el mundo que llevan casi dos decenios haciendo campaña en favor de la adopción del tratado.

“A lo largo de los muchos años que Amnistía Internacional lleva liderando la campaña en favor de un TCA efectivo, la organización ha sido pionera en este terreno y ha hecho una contribución importante al convencer a muchos países de que firmen”, afirmó Alam.

“Sin el apoyo y la contribución de la organización, este tratado nunca podría prosperar.”

Tema

Activistas 
Conflictos armados 
Armed Groups 
Crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra 
Extrajudicial Executions And Other Unlawful Killings 
Military, Security And Police Equipment 
Naciones Unidas 

País

República Democrática del Congo 

Región

África 

Campañas

Arms control and human rights 

Follow #ArmsTreaty @amnestyonline on twitter

Noticias

29 mayo 2014

Una mujer mexicana es violada en un autobús policial, mientras los agentes lo jalean; un nigeriano sigue sufriendo jaquecas cuatro años después de que la policía le golpeara... Más »

29 mayo 2014

Una mujer mexicana es violada en un autobús policial, mientras los agentes lo jalean; un nigeriano sigue sufriendo jaquecas cuatro años después de que la policía le golpeara... Más »

03 junio 2014

En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan... Más »

08 abril 2014

Cuando los niños y niñas romaníes de la ciudad de České Budějovice, en el sur de la República Checa, se despiertan asustados en mitad... Más »

07 julio 2014

La condena de un destacado abogado y defensor de los derechos humanos saudí a 15 años de prisión ha asestado un nuevo golpe al activismo pacífico y la libertad de expresión en... Más »