Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

20 enero 2010

Estados Unidos sigue ignorando los abusos de la "guerra contra el terrorismo"

Estados Unidos sigue ignorando los abusos de la "guerra contra el terrorismo"
"Un compromiso con los derechos humanos empieza con normas universales y con responsabilizar a todos ante esas normas, incluyéndonos a nosotros... Cuando la injusticia se ignora en algún lugar, se niega la justicia en todo lugar. El reconocer y remediar errores no nos hace más débiles, sino que reafirma la fortaleza de nuestros principios e instituciones."

Éstas no son palabras de Amnistía Internacional, si no de la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, en un discurso, el mes pasado, sobre la “agenda de derechos humanos para el siglo XXI” de la administración Obama. Según sus palabras, la rendición de cuentas era fundamental en la estrategia de la administración y que en aplicación de este principio el presidente Barack Obama ordenó que se terminasen las torturas de la CIA y que se cerrase el centro de detención de Guantánamo.

Aunque las palabras de la secretaria Clinton son recibidas con agrado, el hecho es que un año después del inicio de la nueva administración, casi 200 personas permanecen retenidas en el centro penitenciario de Guantánamo sin haber tenido un juicio justo; mientras, siguen siendo un mito más que una realidad la rendición de cuentas y el ejercicio de un recurso por las violaciones de derechos humanos cometidas contra éstas y otras personas detenidas en el marco de lo que Estados Unidos denominó como "guerra contra el terrorismo".

Han pasado casi ocho años desde que, por ejemplo, Abu Zubaydah fuera detenido en Pakistán. Durante los cuatro primeros años y medio la CIA lo mantuvo escondido bajo custodia secreta y fue objeto de tortura y de desaparición forzada, crímenes recogidos por el derecho internacional y por los que nadie ha sido llevado ante la justicia. Durante los tres últimos años ha estado en Guantánamo, detenido sin cargos y sin la posibilidad de presentar recursos. La administración Obama sigue sin querer dar a conocer qué le sucedió a él y otros que estuvieron bajo custodia secreta de la CIA.

Este mismo mes se hizo pública en un tribunal federal, en el caso de Ahmed Khalfan Ghailani, información que la administración hubiese querido mantener clasificada. Concretamente, que había sufrido “técnicas de interrotorio mejoradas” durante cinco días, a lo largo de 14 horas, en algún lugar bajo custodia secreta de la CIA.

En un documento escrito al tribunal, la administración Obama indicó que su predecesor había tratado “con razón” a Ghailani como “una persona de importancia para el servicio de inteligencia” en vez de considerarlo un acusado, a pesar de que existía una acusación formal previa de un tribunal federal de Estados Unidos contra él en el momento en que fue detenido en Pakistán en 2004.

Añadía que la administración Bush había tomado la decisión “totalmente lógica” de mantener a Ghailani detenido sin cargos considerándolo como un “combatiente enemigo”. Ahmed Ghailani fue retenido bajo custodia secreta de la CIA durante dos años y estuvo en Guantánamo durante casi tres antes de ser trasladado en junio de 2009 a Nueva York para ser juzgado. Nadie ha rendido cuentas por las violaciones de derechos humanos cometidas en su contra.

La impunidad va mucho más allá de los abusos de los programas de la CIA. Poco antes de la toma de posesión del presidente Obama, la Autoridad Convocante para las comisiones militares de la administración Bush confirmó que el ciudadano de Arabia Saudí Mohamed al Qahtani había sido torturado cuando se encontraba bajo custodia militar en Guantánamo. A pesar de esto, un año después, y mientras Mohamed al Qahtani continúa detenido sin cargos en Guantánamo, no se tienen noticias de que se haya abierto una investigación criminal sobre las denuncias de torturas.

Este mismo mes, un juez federal de Estados Unidos ha considerado “creíbles” las denuncias de que el ciudadano yemení Musaab al Madhwani había sufrido acciones que podían considerarse torturas y otros malos tratos en una instalación secreta de Estados Unidos en Kabul antes de ser trasladado a Guantánamo, donde continúa detenido sin cargos más de siete años después.

¿Qué cuentas se van a rendir por estos abusos? Ninguna, según parece, a no ser que la actual administración vuelva a considerar si quiere que la rendición de cuentas y el cumpliento de las obligaciones internacionales de derechos humanos contraídas por Estados Unidos estén realmente entre sus principios rectores.

En litigios en los que intervienen las obligaciones internacionales de Estados Unidos para garantizar la rendición de cuentas y el ejercicio de un recurso por anteriores violaciones de derechos humanos, la administración Obama ha adoptado, en demasiadas ocasiones, una actitud que promueve la impunidad e impide que se presenten recursos. Por ejemplo, durante su primer año:
  • se ha acogido al privilegio del secreto de Estado para desestimar una demanda interpuesta por cinco detenidos por violación de sus derechos humanos, incluidos crímenes recogidos en el derecho internacional, y de los que dicen fueron objeto en el programa de “entregas extraordinarias” de la CIA;
  • se ha opuesto a una demanda interpuesta por cuatro ciudadanos británicos por la tortura y la detención arbitraria de la que fueron objeto en Guantánamo. La administración sostuvo que en el momento en que estos hombres fueron detenidos “no estaba claramente definido” si tenían los derechos que dicen les fueron violados y que, por tanto, los funcionarios implicados estaban “protegidos” frente a la responsabilidad civil. En diciembre, la Corte Suprema de Estados Unidos se puso de lado de la administración y declinó hacerse cargo del caso;
  • ha tomado parte en una petición a un tribunal federal para que destimara una demanda interpuesta contra John Yoo, el que fuera ayudante adjunto del fiscal general del Departamento de Justicia de Estados Unidos, por la implicación que según la demanda tuvo en condiciones de detención y técnicas de interrogatorio ilegales. La administración Obama declaró que en el marco de “la detención y el trato de aquellas personas consideradas enemigas durante un conflicto armado [...] en el que intervienen asuntos de seguridad nacional y poderes de guerra” se desaconseja “la creación judicial de un remedio económico de daños y perjuicios”;
  • ha mantenido la negativa y el rechazo de la administración Bush a que aquellas personas detenidas en la base aérea de Bagram, en Afganistán, tengan acceso a abogados y a tribunales, lo que refuerza la falta de rendición de cuentas por los abusos cometidos allí y la imposibilidad de que los detenidos puedan presentar recursos efectivos;
  • ha rechazado hacer públicas fotografías y otro material documental relacionado con los abusos de los detenidos.
Cuando Estados Unidos se convirtió en miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en 2009, la administración Obama declaró: “Que no quepa la menor duda, Estados Unidos no va a ignorar graves violaciones de derechos humanos. Se debe decir la verdad, deben salir a la luz los hechos y hay que enfrentarse a las consecuencias”. Un año después, la administración sigue haciendo la vista gorda a la hora de desvelar por completo y de ofrecer remedios legales por las violaciones de derechos humanos cometidas por Estados Unidos en nombre de la “lucha contra el terrorismo”.

El cambio que la administración Obama ha incluido en el tono de los discursos de Estados Unidos sobre derechos humanos es acogido con agrado. Ahora debe lograr que esas palabras respondan a acciones concretas, incluidas la rendición de cuentas, remedios legales y el final de las detenciones de Guantánamo en consonancia con sus obligaciones internacionales de derechos humanos.

Más información

USA: Still failing human rights in the name of global 'war' (documento, 20 de enero de 2010)
USA: Blocked at every turn: The absence of effective remedy for counter-terrorism abuses (documento, 30 de noviembre de 2009)
USA: Investigation, prosecution, remedy: Accountability for human rights violations in the 'war on terror' (documento, 4 de diciembre de 2008)

Tema

Armed Groups 
Exige Dignidad 
Detención 
Prison Conditions 
Tortura y malos tratos 

País

Cuba 
EE. UU. 

Región

América 

Campañas

Seguridad con Derechos Humanos 
Exige Dignidad 

@amnestyonline on twitter

Noticias

22 julio 2014

Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque... Más »

22 agosto 2014

El día que Manuel Eliseo Gutiérrez murió a causa de un disparo de la policía durante una manifestación en la capital chilena la noche del 25 de agosto de 2011, nadie imaginó... Más »

03 junio 2014

En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan... Más »

11 julio 2014

Sasha, activista ucraniano de 19 años, fue secuestrado a punta de pistola por separatistas en Luhansk y golpeado una y otra vez durante 24 horas.

Más »
25 julio 2014

Expertos de Amnistía Internacional responden a algunas cuestiones surgidas en torno al conflicto Israel/Gaza.

Más »