El documento citado en esta página no está disponible en español.

Las mujeres violadas durante el conflicto de Bosnia y Herzegovina siguen esperando justicia

Musulmanas bosnias protestan contra el hecho de que el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia no enjuiciara a dos hombres por las violaciones que cometieron durante la guerra de 1992-95.

Musulmanas bosnias protestan contra el hecho de que el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia no enjuiciara a dos hombres por las violaciones que cometieron durante la guerra de 1992-95.

© Particular


30 septiembre 2009

Esta nación lo olvida todo. Nos olvida a las víctimas. Pero yo nunca olvidaré lo que me sucedió
Sabiha, entrevistada por Amnistía Internacional.

No sé si se puede castigar este delito. ¿Existe acaso la justicia?... A lo mejor en algún otro sitio, pero no aquí, en Bosnia.

Bakira, entrevistada por Amnistía Internacional 

Los gobiernos sucesivos de Bosnia y Herzegovina no han proporcionado justicia a las miles de mujeres y niñas que fueron violadas durante la guerra de 1992 a 1995. Así lo manifestó Amnistía Internacional en un informe hecho público el 30 de septiembre.

“Durante la guerra, miles de mujeres y niñas fueron violadas, a menudo con una brutalidad extrema; muchas fueron recluidas en campos penitenciarios, hoteles y domicilios particulares donde fueron sometidas a explotación sexual. Muchas mujeres y niñas fueron asesinadas”, ha manifestado Nicola Duckworth, directora del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

“Hasta hoy, a las supervivientes de estos crímenes se les ha negado el acceso a la justicia. Los responsables de su sufrimiento –miembros del ejército, la policía y los grupos paramilitares– andan libres. Algunos incluso ocupan cargos de poder o viven en la misma comunidad que sus víctimas."

“El gobierno de Bosnia y Herzegovina tiene la obligación de proporcionar a estas víctimas de violaciones del derecho internacional humanitario y de crímenes contra la humanidad acceso a la justicia y a la reparación plena a la que tienen derecho.”

“Para que esto suceda, las autoridades deben garantizar que se llevan a cabo investigaciones completas que conduzcan a enjuiciamientos de crímenes de guerra de violencia sexual cometidos en el país. Sin una justicia significativa y una reparación completa y efectiva, las víctimas siguen sufriendo los efectos de estos espantosos crímenes.”

El informe, titulado Whose justice? Bosnia and Herzegovina’s women still waiting, describe los defectos del sistema de justicia del país. También se centra en el hecho de que las autoridades no proporcionan a las mujeres reparación, incluida una indemnización por los delitos cometidos contra ellas y por las violaciones de sus derechos.

“Muchas mujeres que han sobrevivido a la violencia sexual durante la guerra no consiguen obtener indemnización alguna a causa de las complejas estructuras de los sistemas judicial y de ayuda social del país. En comparación con otras víctimas de guerra, sufren discriminación en el acceso a los beneficios sociales”, ha manifestado Nicola Duckworth.

Jasmina, superviviente de la violencia sexual durante la guerra, dijo a Amnistía Internacional: “No puedo dormir sin pastillas. Aún me altero fácilmente cuando alguien menciona la guerra. Una imagen, un recuerdo, un anuncio de televisión, pueden ser la chispa. No lo soporto [...] Necesito ayuda”.

Las autoridades de Bosnia y Herzegovina no han proporcionado a estas mujeres acceso a ayuda adecuada psicológica o médica, una ayuda que sólo proporcionan organizaciones no gubernamentales con recursos limitados.

Una ONG bosnia dijo a Amnistía Internacional que la gran mayoría de las víctimas de crímenes de guerra de violencia sexual no reciben ninguna ayuda psicológica.

Miles de mujeres supervivientes han perdido también a familiares. A muchas les es imposible encontrar o mantener empleos a causa de su estado psicológico. Muchas carecen de una fuente de ingresos estables y viven en la pobreza, sin poder comprar las medicinas que necesitan.

Puesto que la violación sigue siendo un tema tabú, en la mayoría de los casos las mujeres se ven estigmatizadas, en lugar de recibir el reconocimiento y la ayuda fundamental que necesitan para poder rehacer sus vidas.

“Las autoridades deben trabajar con las ONG para elaborar una estrategia global con la que garantizar que las supervivientes reciben reparación, incluidas pensiones adecuadas, ayuda con el acceso al trabajo, y el nivel más alto posible de asistencia médica. El gobierno debe ayudar a las supervivientes de crímenes de guerra de violencia sexual, debe darles voz para reclamar sus derechos y para combatir la discriminación y el estigma que sufren a diario”, ha declarado Nicola Duckworth.    

En 1993 se estableció el Tribunal Internacional para la Ex Yugoslavia, encargado de enjuiciar las violaciones graves del derecho internacional humanitario, incluida la violencia sexual.

Sin embargo, el Tribunal sólo pudo enjuiciar un número limitado de violaciones del derecho internacional humanitario cometidas durante las guerras de la ex Yugoslavia. Hasta julio de 2009, el Tribunal había enjuiciado 18 casos relacionados con la violencia sexual en Bosnia y Herzegovina.

En 2005 se creó la Sala de Crímenes de Guerra del Tribunal Estatal de Bosnia y Herzegovina, encargada de investigar y enjuiciar los delitos que no podían ser enjuiciados por el Tribunal. Hasta la fecha, sólo se ha condenado a 12 hombres por delitos de violencia sexual.

Amnistía Internacional ha pedido al Parlamento de Bosnia y Herzegovina que prorrogue el mandato de los jueces y fiscales internacionales, ya que han contribuido a fortalecer la capacidad de la judicatura del país gracias a su pericia, imparcialidad e independencia.

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO