El documento citado en esta página no está disponible en español.

Se recogen en un informe abusos contra civiles perpetrados por la policía griega

Enfrentamiento entre manifestantes y agentes de policía en Atenas, 9 de diciembre de 2008

Enfrentamiento entre manifestantes y agentes de policía en Atenas, 9 de diciembre de 2008

© APGraphicsBank


31 marzo 2009

En un informe de Amnistía Internacional publicado el lunes 30 de marzo se recogen reiteradas violaciones de derechos humanos cometidas presuntamente por la policía griega contra civiles, entre ellas uso excesivo de la fuerza y armas de fuego, torturas u otros malos tratos, detenciones arbitrarias y negación de acceso inmediato a abogados.

Los hechos ocurridos durante las violentas manifestaciones que sacudieron Grecia en meses recientes son objeto en la actualidad de investigaciones policiales y judiciales. Al presentar el informe, Amnistía Internacional pidió a las autoridades griegas que aprovecharan esta oportunidad para abordar los persistentes problemas de la actuación policial.  

“Una y otra vez se ha acusado a la policía griega de hacer uso excesivo de la fuerza contra  manifestantes o de privarles de sus derechos cuando están detenidos –señaló Nicola Duckworth, directora del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional–. La actuación de la policía durante los disturbios registrados en fechas recientes es la culminación de las graves violaciones de derechos humanos que desde hace tiempo vienen perpetrando de manera reiterada funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.”

El 6 de diciembre de 2008, el homicidio de Alexis Gregoropoulos por un policía que desempeñaba labores de guardia especial desencadenó manifestaciones en todo el país que en muchos casos degeneraron en disturbios.

Amnistía Internacional ha venido recibiendo un creciente número de denuncias sobre violaciones cometidas por la policía en el contexto de las manifestaciones registradas en diciembre de 2008 y enero de 2009.

La organización ha llamado la atención del ministro del Interior, Prokopis Pavlopoulos, sobre varios casos ocurridos en esas fechas. Al parecer, la policía detuvo de manera arbitraria, sometió a malos tratos y recluyó a manifestantes pacíficos y a civiles que no participaban en las manifestaciones de protesta. A las personas detenidas, entre las que figuraban menores de edad, se les impidió ponerse de inmediato en contacto con sus abogados.  

“El gobierno debería aprovechar estos incidentes para poner en marcha una comisión de investigación con un amplio mandato para investigar no sólo los hechos ocurridos recientemente, sino también los problemas de carácter sistémico, como la formación impartida a la policía sobre el uso de la fuerza y las armas de fuego”, indicó Nicola Duckworth.

“El pueblo griego tiene derecho a una correcta actuación de la policía que se ajuste a las obligaciones nacionales e internacionales del gobierno.”

Actúa: Presuntos abusos policiales contra manifestantes en Grecia

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO