El documento citado en esta página no está disponible en español.

Las mujeres yemeníes sufren violencia y discriminación

Mujeres yemeníes vestidas con sus atuendos tradicionales con velo hablan en la ciudad antigua de Saná.

Mujeres yemeníes vestidas con sus atuendos tradicionales con velo hablan en la ciudad antigua de Saná.

© AP/PA Photo/Kamran Jebreili


25 noviembre 2009

Las mujeres en Yemen sufren discriminación sistémica y violencia endémica, con consecuencias devastadoras para sus vidas, ha afirmado Amnistía Internacional en un informe publicado el miércoles 25 de noviembre de 2009.

Sus derechos se violan de forma habitual porque las leyes yemeníes y las prácticas tribales y consuetudinarias las tratan como ciudadanos de segunda clase.

Las mujeres no tienen libertad para casarse con quien deseen y algunas se ven obligadas a casarse cuando son niñas, en algunos casos con sólo ocho años.

Esta práctica fue puesta de relieve el pasado viernes, 20 de noviembre, por el Comité contra la Tortura de la ONU, que expresó su preocupación por la “legalidad” de los matrimonios a edad temprana de niñas, a los que calificó de “trato inhumano y degradante”.

Una vez casada, la mujer debe obedecer a su esposo y obtener su permiso incluso para salir de la casa.

A las mujeres se les atribuye la mitad del valor que a los hombres cuando prestan declaración ante un tribunal o cuando sus familias reciben una indemnización si son asesinadas.

También se les niega la igualdad de trato en lo relativo a la herencia y en muchos casos ésta se les niega por completo.

Las mujeres reciben un trato más severo que los hombres cuando son acusadas de actos “inmorales”, y a los hombres se los trata con indulgencia cuando asesinan a mujeres de su familia en homicidios en nombre del “honor”.

Estas leyes y prácticas discriminatorias fomentan y facilitan la violencia contra las mujeres, que es una práctica extendida en el hogar y en la sociedad en general.

Pese a ello, en los últimos años se han producido algunas novedades positivas para los derechos de las mujeres, como la creación en 1996 del Comité Nacional de la Mujer, de carácter cuasi-gubernamental, y el nombramiento en 2001 de un ministro de Estado para lo derechos humanos, al que en 2003 se ascendió al rango ministerial.

El gobierno también ha entablado relación con organismos intergubernamentales y ha presentado informes al Comité que vigila el cumplimiento d la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, en la que Yemen es parte.

Pero lo más significativo es que las propias mujeres han ayudado a crear una vigorosa sociedad civil, y que las organizaciones no gubernamentales de mujeres han logrado cierto éxito en algunas campañas en pro de reformas. En 2009, por ejemplo, el gobierno revocó el artículo 3(1) de la Ley de Nacionalidad de 1990 para permitir que los niños y niñas nacidos de madre yemení y padre no yemení tengan derecho a la nacionalidad yemení.

Sin embargo, es necesario introducir con urgencia otras reformas. Amnistía Internacional pide el fin de las leyes discriminatorias y de la violencia contra las mujeres, y suma su voz a la demanda de las mujeres de Yemen de tener acceso pleno e igual a sus derechos humanos.

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO