El documento citado en esta página no está disponible en español.

Arrestos ilegales de migrantes en Mauritania

Centro de detención de Nuadibú, Mauritania

Centro de detención de Nuadibú, Mauritania

© Amnistía Internacional


2 julio 2008

Según las conclusiones de un nuevo informe publicado por Amnistía Internacional, en Mauritania se está arrestando, sometiendo a malos tratos y expulsando colectivamente y sin darles la oportunidad de impugnar la decisión a migrantes irregulares que intentan llegar a Europa.

El informe Mauritania: “Nadie quiere tener nada que ver con nosotros”. Arrestos y expulsiones colectivas de migrantes a quienes se ha negado la entrada en Europa, publicado el martes 1 de julio, también denuncia que en ocasiones ni siquiera se devuelve a los migrantes a sus propios países de origen.

Desde 2006 se ha arrestado a millares de migrantes sospechosos de intentar partir de Mauritania hacia las Islas Canarias (España) con intención de entrar en Europa.

Muchos de ellos han sido recluidos en un centro de detención de Nuadibú, en el norte de Mauritania. Algunos han sufrido malos tratos a manos de miembros de las fuerzas de seguridad mauritanas.

Personas procedentes de países de África Occidental afirman haber sido arrestadas arbitrariamente en la calle o en su casa, acusadas, al parecer sin ninguna prueba, de tener la intención de viajar a España.

Según el Servicio de Seguridad Nacional, en 2007 fueron recluidas en el centro 3.257 personas, a las que se envió luego a Senegal y a Malí, sin tener en cuenta su nacionalidad ni su país de origen. Se las deja en la frontera, a menudo sin apenas alimentos ni medio de transporte.

“Esta política de arrestos y expulsiones colectivas aplicada por las autoridades mauritanas es el resultado de la intensa presión que la Unión Europea (UE), en particular España, ejerce sobre Mauritania en su intento de hacer participar a diversos países africanos en sus esfuerzos por combatir la migración irregular a Europa”, ha manifestado Salvatore Saguès, investigador de Amnistía Internacional sobre África Occidental.

Amnistía Internacional pide a las autoridades mauritanas que garanticen que sus fuerzas de seguridad respetan el derecho internacional. Asimismo, la organización pide a la UE y a sus Estados miembros, especialmente a España, que asuman la responsabilidad de garantizar que las personas migrantes son tratadas de acuerdo con las normas internacionales de derechos humanos.

“Los Estados de la UE se están sirviendo de países como Mauritania para gestionar los flujos de migrantes que intentan entrar en Europa desde sus territorios. Los han convertido, de hecho, en los ‘policías de Europa’”, ha manifestado Salvatore Saguès.

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO