El documento citado en esta página no está disponible en español.

Medidas represivas en nombre de la lucha contra el terrorismo en Arabia Saudí

Soldado de las fuerzas especiales saudíes en un puesto de control, 5 de febrero de 2005, Riad, Arabia Saudí.

Soldado de las fuerzas especiales saudíes en un puesto de control, 5 de febrero de 2005, Riad, Arabia Saudí.

© AP/PA Photo/Amr Nabil


11 septiembre 2009

Desde los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos hace ocho años, las autoridades saudíes han emprendido una ofensiva sostenida contra los derechos humanos con la excusa de la lucha contra el terrorismo. Entre los autores de los atentados había ciudadanos de Arabia Saudí.

"Las medidas antiterroristas introducidas desde 2001 han retrasado el limitado proceso de reforma que se había iniciado en materia de derechos humanos en Arabia Saudí”, ha manifestado Malcolm Smart, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Sumadas a la severa represión de todas las formas de disidencia y al débil marco de derechos humanos existente, hacen que en la actualidad haya una falta casi completa de protección de las libertades y los derechos.”

Un documento publicado por Amnistía Internacional el viernes, 11 de septiembre, describe la escalofriante dimensión de los abusos y cómo la violación de sus derechos básicos ha destrozado las vidas de miles de personas. Algunas han sido detenidas y recluidas prácticamente en secreto, y otras han muerto en circunstancias inciertas.

Centenares más se enfrentan a juicios sumarios y secretos, y quizá a ejecución. Según informes, muchas personas han sido torturadas para obligarlas a confesar o como castigo después de haber sido condenadas.

Desde la publicación en julio de 2009 del informe de Amnistía Internacional Arabia Saudí: Ataque a los derechos humanos en nombre del antiterrorismo, el gobierno ha anunciado que 330 personas han sido juzgadas por delitos de terrorismo en los últimos meses. Prácticamente todas ellas fueron condenadas en juicios a puerta cerrada y recibieron condenas que oscilaban entre multas y la pena de muerte. Sin embargo, no han facilitado los nombres de las personas en cuestión ni información relacionada con los cargos formulados, manteniendo el secreto del proceso judicial.

De los millares de personas que se encuentran bajo custodia de las autoridades, algunas son presos de conciencia, a los que se ha detenido por criticar pacíficamente la política del gobierno. La mayoría son presuntos partidarios de grupos islamistas o de facciones contrarias a los estrechos vínculos del gobierno saudí con Estados Unidos y otros países occidentales.

Esos grupos han perpetrado diversos atentados contra occidentales y ciudadanos de otros países y las autoridades los tachan de “descarriados”. Entre los detenidos también hay personas devueltas de Irak, Pakistán, Yemen y otros países.

“Los abusos se llevan a cabo en secreto. Las personas detenidas no tienen ni idea de qué va a ser de ellas”, explica Malcolm Smart.

“La mayoría pasan años recluidas en régimen de incomunicación, sin juicio y sin acceso a abogados ni a un tribunal ante el que impugnar la legalidad de su detención. Esta situación tiene un efecto devastador en la persona detenida y en su familia.”

Casos

Abdul Rahim al-Mirbati, un hombre de negocios bahreiní de 48 años, fue detenido en 2003 o 2004 en Medina. Su familia afirma que había viajado a Arabia Saudí para buscar tratamiento médico para su hijo de 13 años.

Durante los tres meses que permaneció detenido en la prisión de Al Ruwais, en Yidda, no se le permitió recibir visitas y, según los informes, fue sometido a torturas y otros malos tratos. Después de una serie de traslados, en la actualidad permanece recluido en la prisión central de  Al Dammam.

Aunque se dice que ha sido acusado de planificar ataques con bomba en Bahréin, sus familiares no tienen noticia de que se haya formulado ningún cargo contra él. Se han puesto en contacto con diversas autoridades saudíes y bahreiníes para pedir el esclarecimiento de su situación legal, pero no han obtenido ningún resultado.

El ciudadano jordano Muzhir Mustafa Abdul Rahim Shkour, de 44 años, fue detenido en agosto de 2007 en la frontera entre Arabia Saudí y Jordania. Permaneció cuatro meses detenido en régimen de incomunicación antes de que lo autorizaran a llamar por teléfono a sus familiares y a recibir visitas. En la actualidad continúa recluido sin cargos ni juicio, como muchas otras personas en la prisión central de Al Dammam.


MÁS INFORMACIÓN

Join the Saudi Arabia photo petition (Livewire blog, 17 July 2009)
Llamamientos a la acción: Pide a las autoridades saudíes que actúen de inmediato con respecto a las violaciones de derechos humanos

Arabia Saudí: Medidas represivas en nombre del antiterrorismo

Descargar:
Índice: MDE 23/025/2009
Fecha de publicación: 11 septiembre 2009
Categorías: Arabia Saudí

Documento disponible en:

Inglés:
Árabe:
Francés:

ARABIA SAUDÍ: Ataque a los derechos humanos en nombre del antiterrorismo.

Descargar:
Índice: MDE 23/009/2009
Fecha de publicación: 22 julio 2009
Categorías: Arabia Saudí

Documento disponible en:

Inglés:
Árabe:
Francés:

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO