El documento citado en esta página no está disponible en español.

Amnistía Internacional publica un plan de derechos humanos para Honduras

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, debe garantizar que se ocupará rápidamente y de manera efectiva de los abusos de los últimos siete meses.

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, debe garantizar que se ocupará rápidamente y de manera efectiva de los abusos de los últimos siete meses.

© APGraphicsBank


28 enero 2010

Amnistía Internacional publicó el jueves una serie de recomendaciones dirigidas al recién elegido presidente hondureño Porfirio Lobo con objeto de que se repare el daño causado a los derechos humanos desde el golpe de Estado de junio de 2009, que ha llevado a centenares de personas a pedir justicia.

Son 13 recomendaciones en las que se tratan cuestiones como la apertura de investigaciones sobre los abusos contra los derechos humanos cometidos por las fuerzas de seguridad, el rechazo de la aplicación de leyes de amnistía a los responsables de los delitos perpetrados, la formación de los jueces en legislación internacional de derechos humanos y el establecimiento de un programa efectivo de protección de testigos.

“Como consecuencia del devastador golpe de Estado, Honduras necesita con urgencia un programa de restablecimiento de los derechos humanos que tenga objetivos claros y un plazo de ejecución”, ha manifestado Kerrie Howard, directora adjunta del Programa Regional para América, de Amnistía Internacional.

“Si el presidente Lobo quiere restablecer el Estado de derecho y la confianza en su gobierno, debe garantizar que se ocupará rápidamente y de manera efectiva de los abusos de los últimos siete meses.”

En el informe de Amnistía Internacional se resumen también 20 casos de abusos como homicidios a manos de la policía, detenciones arbitrarias, palizas y malos tratos bajo custodia, abusos sexuales contra mujeres y niñas, y hostigamiento a periodistas, jueces y activistas.

No se ha hecho rendir cuentas a nadie por estos abusos ni se han abierto apenas investigaciones.

El 1 de agosto murió en el hospital un profesor de 38 años, Roger Abraham Vallejo, como consecuencia de lesiones causadas por el impacto en la cabeza de una bala de goma disparada, según informes, por la policía al disolver una manifestación en Tegucigalpa en julio. Se ha abierto una investigación sobre el homicidio, pero no se tiene noticia de que se haya hecho algún progreso.

El 23 de septiembre, Gerson Ariel Cruz, de 16 años, resultó herido de gravedad como consecuencia de la actuación de la policía al disolver una manifestación en Tegucigalpa. Según un testigo presencial, la policía persiguió a los manifestantes hasta un barrio residencial donde abrió fuego con munición real. Gerson, que no había participado en la manifestación, recibió un disparo en el estómago. Cuando sus familiares lo llevaban al hospital, les hicieron dar marcha atrás en un control policial de carretera, por lo que tardaron mucho en conseguir atención médica de urgencia. Gerson sobrevivió, pero sufrió lesiones graves de las que no se ha recuperado aún del todo. Se denunció el caso al fiscal especial de Derechos Humanos y hay en marcha una investigación.

“Hay decenas de casos de homicidio, palizas, acoso sexual y otros abusos cometidos por las fuerzas de seguridad contra miembros del movimiento de oposición y contra personas consideraras críticas con el golpe de Estado que deben ser investigados con urgencia –ha señalado Kerrie Howard–. La ciudadanía hondureña espera que el presidente Lobo dé respuestas y una solución a los centenares de abusos contra los derechos humanos cometidos por las fuerzas de seguridad desde el 28 de junio de 2009."

El presidente hondureño Porfirio Lobo tomó posesión de su cargo el 27 de enero. Fue elegido en noviembre del año pasado, en medio de una crisis política persistente desde el derrocamiento en junio del presidente Manuel Zelaya por políticos de derechas respaldados por el ejército.

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO