Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

22 agosto 2008

El Frente Moro de Liberación Islámica y las milicias ponen en peligro a la población civil de Mindanao

El Frente Moro de Liberación Islámica y las milicias ponen en peligro a la población civil de Mindanao

Amnistía Internacional declaró el jueves 21 de agosto que decenas de miles de civiles que ya sufren la reanudación de la violencia en Mindanao podrían correr un peligro mayor aún si el gobierno de Filipinas respalda la creación de milicias civiles que carecen de formación y no rinden cuentas ante ninguna autoridad.

El conflicto armado de Mindanao se recrudeció el 4 de agosto, cuando el Tribunal Supremo suspendió el acuerdo de paz alcanzado entre el gobierno filipino y el Frente Moro de Liberación Islámica.

Pasado el 4 de agosto, varias unidades del Frente Moro ocuparon zonas agrícolas de la provincia de Cotabato del Norte e incendiaron viviendas, con el consiguiente desplazamiento de más de 150.000 personas. Dos semanas después, fuerzas del Frente Moro apostadas en la provincia de Lanao del Norte atacaron a la población civil, tomaron rehenes, efectuaron bombardeos y provocaron incendios, con lo que obligaron a otras 50.000 personas a abandonar sus hogares.

La dirección central del Frente Moro ha negado haber ordenado los ataques perpetrados por dos de sus lugartenientes. El Frente Moro ha justificado algunos de sus ataques recientes alegando que iban dirigidos contra efectivos de la milicia de autodefensa Organización Civil Voluntaria (CVO, por sus siglas en inglés) y otras fuerzas parapoliciales creadas por el gobierno local como medida de protección de emergencia.

Sam Zarifi, director del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional ha declarado: “Los ataques lanzados por las unidades del Frente Moro contra poblaciones constituyen violaciones graves del derecho internacional, por lo que sus autores deben rendir cuentas".

“Por otra parte, la experiencia en todo el mundo demuestra que el despliegue de milicias civiles puede desencadenar una serie de represalias que no harán más que aumentar el peligro que se cierne sobre la población civil.”

“Todas las partes en el conflicto deben alejarse de sus posiciones de amenaza inminente de guerra y mostrar su compromiso de evitar causar daños a la población civil. El Frente Moro tiene que controlar a sus efectivos y el gobierno de Filipinas debe asumir la responsabilidad de proporcionar seguridad a toda la población filipina, con independencia de su religión o etnia”, ha manifestado Sam Zarifi.

Amnistía Internacional ha comprobado que varios dirigentes políticos locales de la ciudad de Iligan y de la provincia de Cotabato del Norte, en Mindanao, han encabezado iniciativas destinadas a formar milicias civiles tras los ataques del Frente Moro. En Iligan, que el 17 de agosto fue objeto de dos bombardeos atribuidos al Frente Moro, un grupo formado por 300 personas con licencia de armas, políticos y cargos del gobierno local han creado una milicia civil llamada "Dios salve a la ciudad de Iligan".

En la provincia de Cotabato del Norte, civiles armados ya han creado milicias locales, también conocidas en la zona como organizaciones civiles voluntarias de autodefensa. Según informes, agentes de seguridad locales denegaron una solicitud del vicegobernador de Cotabato del Norte de facilitar munición a organizaciones civiles voluntarias. Sin embargo, Amnistía Internacional ha confirmado que dirigentes locales ya han proporcionado armas y munición a organizaciones civiles voluntarias y a fuerzas parapoliciales.

En Mindanao Occidental, el Consejo Provincial para la Paz y el Orden de la provincia de Zamboanga del Norte, compuesto por sociedad civil, fuerzas armadas y autoridades locales, decidieron el 19 de agosto armar a organizaciones civiles voluntarias de autodefensa. El gobernador de Zamboanga del Norte justificó esta decisión aduciendo que “tenemos que protegernos […] Las fuerzas armadas no pueden garantizar nuestra seguridad. No llegan a tiempo”.

Al día siguiente en la capital del país, el director general de la Policía Nacional de Filipinas anunció a los medios de comunicación que se enviarían mil escopetas a Mindanao y se entregarían a “efectivos parapoliciales seleccionados, supervisados y formados”, así como a vigilantes locales auxiliares e integrantes elegidos de organizaciones voluntarias, todos ellos civiles. La Policía Nacional se ha comprometido a proporcionar otras 12.000 armas si esta iniciativa tiene éxito.

En al menos un caso comprobado por Amnistía Internacional, miembros armados de una organización civil de autodefensa impidieron a representantes del Equipo Conjunto de Observación y Asistencia llegar a una comunidad afectada, alegando que tenían órdenes directas del alcalde de la localidad.
“Sin duda, los recientes ataques violentos de elementos del Frente Moro han conmocionado a numerosos habitantes de Mindanao, que tienen todo el derecho a reclamar una mayor protección”, dijo Sam Zarifi. “Muchas personas de Mindanao tienen terror a volver a la época en la que los insurgentes musulmanes y los grupos cristianos parapoliciales conocidos con el nombre de ‘Ilaga’ atacaban a la población civil con impunidad.”

 

Información complementaria
El 4 de agosto, el Tribunal Supremo emitió una orden por la que se suspendía temporalmente la firma del Memorando de Entendimiento sobre Territorios Ancestrales entre el gobierno de Filipinas y el Frente Moro de Liberación Islámica.

Estaba previsto que el Tribunal Supremo celebrase otra vista el viernes 22 de agosto.

El Memorando de Entendimiento, por el que se creará la Entidad Jurídica Bangsamoro, supondría un gran avance en las conversaciones de paz, que se prolongan desde hace un decenio. Tiene por objeto abrir formalmente las negociaciones entre el gobierno de Filipinas y el Frente Moro de Liberación Islámica para poner fin al conflicto desatado en Mindanao hace 40 años, que se ha cobrado la vida de unas 120.000 personas, ha ocasionado el desplazamiento de unos dos millones y ha empobrecido a una región que es rica en recursos naturales.

El Memorando ampliaría la Región Autónoma del Mindanao Musulmán. Los gobernadores de las comunidades afectadas de Cotabato del Norte y Zamboanga del Norte, donde la población cristiana es numerosa, impugnaron el acuerdo ante el Tribunal Supremo, aduciendo que no se había respetado su derecho a la información y a participar en la toma de decisiones que les afectan.

Tema

Conflictos armados 
Armed Groups 
Crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra 

País

Filipinas 

Región

Asia y Oceanía 

@amnestyonline on twitter

Noticias

22 julio 2014

Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque... Más »

26 noviembre 2014

En 2010, agentes de la policía de México detuvieron a Rogelio Amaya haciendo uso de la violencia y lo torturaron para que confesara un delito. Su historia pone de manifiesto el... Más »

10 octubre 2014

Países de todo el mundo siguen condenando a muerte o ejecutando a personas con discapacidad mental e intelectual, en una clara violación de las normas... Más »

09 octubre 2014

ONG rusas calificadas de "agentes extranjeros" por las autoridades hablan sobre su lucha para poner fin a la campaña de desprestigio emprendida contra ellos y sobre su vital... Más »

03 septiembre 2014

La decapitación del periodista estadounidense Steven Sotloff por militantes del Estado Islámico es el último de la serie de crímenes de guerra que están cometiendo los grupos... Más »