Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

29 agosto 2008

Entrevista a una superviviente del conflicto de Bosnia y Herzegovina

Entrevista a una superviviente del conflicto de Bosnia y Herzegovina
Transcripción de la entrevista realizada a Nidzara Ahmetasevic,  redactora del equipo Informe sobre Justicia bosnio de BIRN, una agencia de noticias con sede en Sarajevo, que se ha especializado en lo relativo a los procesos por crímenes de guerra en Bosnia y Herzegovina, a la justicia transicional y a todo el proceso de afrontar el pasado. Ahmetasevic tenía 17 años cuando la guerra empezó en 1992. Tras resultar herida en una pierna, abandonó el país, para volver al cabo de un año.

¿Dónde y cómo la hirieron?
Me hirieron el 28 de mayo de 1992, en mi casa, que está en el centro de la ciudad, cerca de la presidencia. Fue la noche en que las agencias de información interceptaron una conversación entre Ratko Mladic y un soldado, en la que Mladic ordenaba que se quemara una parte de la ciudad y, casualmente, mi casa estaba incluida en esa zona. Resulté herida en el ataque, y me llevaron al hospital, donde estuve un mes. Los serbios de Bosnia utilizaban un lanzacohetes, con el que dispararon contra todas las zonas de la ciudad. Se dispararon 36 cohetes, y uno de ellos cayó en nuestro apartamento. El día anterior se había producido la primera masacre, cuando dispararon contra la gente que hacía cola para proveerse de pan. Mataron e hirieron a muchas personas. La noche que resulté herida, había muchas personas más como yo, así que acomodaron en una cama en el pasillo del hospital, porque no había sitio en las salas. Más tarde, me trasladaron a una sala con otras 48 personas heridas.

¿Había suficientes medicinas y personal medico para cuidarla?
La noche que ingresé en el hospital, también ingresó una anciana. Sus heridas eran mucho peores que las mías. Los médicos discutieron delante de mí qué hacer con los escasos medios de los que disponían: si tratarme a mí o a ella. Decidieron tratarme a mí primero, porque yo era joven y tenía más posibilidades de sobrevivir. Esa misma noche murió la anciana, con la que compartía cama, ya que también éstas escaseaban. Pasé la noche en una cama empapada en sangre, junto a un cadáver. Permanecí en el hospital más de un mes, para que me trataran la pierna. En ningún momento del tratamiento me aplicaron anestesia.

Los años de la guerra fueron traumáticos para usted y para todas las personas de su país. ¿Qué opinión le merece el juicio de Karadzic? ¿Cree que conseguirán conocer toda la verdad y que empezará el proceso de cicatrización de las heridas?
Creo en la justicia, y espero que su juicio nos permita aprender algo más sobre los motivos de la guerra y sobre todo lo que ocurrió en Bosnia y Herzegovina. Al mismo tiempo, dudo seriamente que pueda constituir un punto final. La guerra duró mucho, y nadie ayudó realmente a la población durante ese periodo; esperamos mucho tiempo la detención de Karadzic, pero Mladic sigue en libertad, y las heridas, no sólo las visibles, sino las heridas de verdad, están por todas partes. Este país es tan frágil que no estoy segura del futuro que le espera tal como está. Así que no estoy convencida de que el juicio traiga consigo todo lo que esperamos. Habíamos idealizado la detención de Karadzic y Mladic, y pensábamos que cuando eso ocurriera, empezaría una nueva vida para nosotros. Eso no va a ocurrir, pero al menos esperamos verlo en el tribunal, y conocer la verdad sobre muchas de las cosas que ocurrieron a nuestro alrededor.

Karadzic es uno de los principales perpetradores, pero no el único. Muchos continúan en libertad en Bosnia. ¿Cree que el sistema de justicia del país puede hacerse cargo de ellos?
La población del país es consciente de que nunca se enjuiciará a todos los perpetradores. Como el hombre que me disparó en la pierna. Nunca sabré quién fue ni qué le ocurrió, aunque me gustaría saberlo. Sigo a diario los juicios en la Sala de Crímenes de Guerra, cuya trascendencia es enorme. La Haya es muy importante, pero para nosotros es también muy importante que esos juicios se puedan celebrar en el país en el que se cometieron los crímenes. Esa posibilidad es de gran valor no sólo para la población de Bosnia, sino para todo el mundo. Aún queda por completar todo el proceso, y tanto la fiscalía como los tribunales siguen siendo débiles, pero se están fortaleciendo. Espero que se consoliden, y que puedan abordar los casos más delicados y enjuiciar a las personas más destacadas responsables de crímenes. La semana del 29 de julio, la Sala de Crímenes de Guerra emitió el primer fallo en un caso de genocidio en Bosnia y Herzegovina. Se enjuiciaba a 11 personas acusadas de genocidio tras la caída de Srebrenica: siete de ellas fueron declaradas culpables y condenadas a 42 años en prisión.

¿Qué necesita el sistema de justicia para ser más efectivo?
En este momento, el sistema de justicia no está aún en manos del Estado, porque seguimos teniendo jueces y fiscales internacionales, y los tribunales dependen aún de donaciones internacionales. Todo ello debe ser responsabilidad de Bosnia, ya que de ese modo se demostrará que este Estado quiere afrontar los crímenes de guerra. A escala local, se necesita mucho más. En ese ámbito, el sistema está subdesarrollado, ni la fiscalía ni los tribunales tienen suficiente capacidad, y sigue sin poder ofrecerse protección a los testigos. Desde el punto de vista local, se necesita mucho más que desde la perspectiva estatal, aunque la judicatura del Estado tiene que luchar aún mucho para conquistar su independencia, y transmitir la idea de que está dispuesta a hacer frente a los fantasmas del pasado.

¿Cree que las víctimas podrán recibir reparaciones y que eso servirá para cicatrizar las heridas y para que la población de Bosnia y Herzegovina se sienta unida como pueblo y como nación?
Eso es lo que espero. Creo que muchas personas de este país están listas para ello, que muchas personas creen y esperan que podamos vivir en un Estado unificado. Desgraciadamente, los políticos de este país no están dispuestos a hacer nada para ayudarnos a conseguir lo que, en pocas palabras, es nuestro sueño. Están corruptos. No piensan en el pueblo ni en el Estado, sólo en ellos mismos y en mantenerse en el poder. Así que, en este momento, ésa es una amenaza mucho mayor para el futuro de Bosnia que todo lo relacionado con el pasado y con la cuestión de los crímenes de guerra. Para los políticos de este país, los crímenes de guerra y todo lo que ocurrió durante la guerra son sólo instrumentos para manipular a la población. Recurren a ellos para fines de propaganda personal y para infundir miedo en la población y mantenerse así en el poder. Pero si se pregunta a la gente, incluso a la de Srebrenica, ya viven juntos, como en Prijedor, donde la gente también vive unida. En Sarajevo, ni siquiera distinguimos la nacionalidad de las personas que viven de la ciudad. Así que creo que la población está mucho más preparada que los políticos. Desgraciadamente, dependemos de los políticos.

Tema

Conflictos armados 
Crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra 
Extrajudicial Executions And Other Unlawful Killings 
Tortura y malos tratos 

País

Bosnia y Herzegovina 

Región

Europa y Asia Central 

@amnestyonline on twitter

Noticias

22 julio 2014

Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque... Más »

27 noviembre 2014

Aquí tienes 15 datos sobre el proceso de restitución de tierras de Colombia.

Más »
10 octubre 2014

Países de todo el mundo siguen condenando a muerte o ejecutando a personas con discapacidad mental e intelectual, en una clara violación de las normas... Más »

09 octubre 2014

ONG rusas calificadas de "agentes extranjeros" por las autoridades hablan sobre su lucha para poner fin a la campaña de desprestigio emprendida contra ellos y sobre su vital... Más »

03 septiembre 2014

La decapitación del periodista estadounidense Steven Sotloff por militantes del Estado Islámico es el último de la serie de crímenes de guerra que están cometiendo los grupos... Más »