Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

2 octubre 2008

Ni verdad ni justicia tras 40 años de la masacre de México

Ni verdad ni justicia tras 40 años de la masacre de México
Hace 40 años, el 2 de octubre de 1968, el ejército mexicano abrió fuego contra estudiantes que se manifestaban pacíficamente en Tlatelolco, Ciudad de México. Las estimaciones sobre el número de personas que murieron varían, pero la masacre sigue siendo uno de los peores episodios de homicidios masivos de la historia de México.

1968 fue un año en el que estudiantes y activistas de todo el mundo se echaron a la calle para cambiar su realidad y en muchos lugares tuvieron enfrentamientos con las autoridades.

A lo largo y ancho de Estados Unidos, los estudiantes iban cerrando campus a medida que se propagaban las revueltas y manifestaciones contra la guerra por todo el país. En Londres, 80.000 se manifestaron contra la guerra de Vietnam y el movimiento por los derechos civiles de Irlanda del Norte cobró ímpetu. En mayo, se rebelaron los estudiantes de París; a su rebelión siguió una huelga general masiva. En Checoslovaquia se registró una oposición generalizada de la población contra la represión de reformas políticas por parte de tropas soviéticas.

Y en el centro de Ciudad de México, pocos días antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de 1968, policía, ejército y hombres armados sin identificar rodearon la Plaza de Las Tres Culturas de Tlatelolco. La plaza estaba llena de personas que se manifestaban contra la brutalidad policial, en un acto más de la huelga estudiantil general que se produjo tras las palizas que en julio recibieron estudiantes a manos de “los granaderos” (policía antidisturbios).

Hacia las seis de la tarde, abrieron fuego desde vehículos blindados y tanques, utilizando artillería pesada y soldados a pie armados con bayonetas. Dispararon hacia la plaza abarrotada de estudiantes y contra los edificios residenciales que la circundaban. El gobierno finalmente entregó 44 cadáveres, 10 de los cuales aún no se han identificado.

Cuatro décadas más tarde, el gobierno mexicano sigue sin dar respuesta a las cuestiones que rodean aquella masacre perpetrada en Ciudad de México, según ha manifestado Amnistía Internacional. Javier Zúñiga, ahora asesor especial de Amnistía Internacional que en aquel entonces trabajaba como profesor en la Escuela Nacional de Agricultura, había acudido con su mujer y su hija de dos años a lo que se esperaba sería un acto pacífico. Allí presenciaron la llegada de las tropas gubernamentales desde un puente cercano que mira a la plaza.

“Cuarenta años después de la masacre de Tlatelolco, muchísimas preguntas inquietantes siguen sin respuesta,–ha manifestado Javier Zúñiga–. ¿Quién ordenó la masacre? ¿Durante cuánto tiempo se había planeado? ¿Cuántos murieron? ¿A quién pertenecen esos cadáveres que aún no se han identificado?”

“Para cuando empezaron los disparos estaba oscureciendo, así que era difícil ver con exactitud qué estaba sucediendo”, recuerda Zúñiga. “Pero recuerdo, tan claro como si lo estuviera viendo ahora, que el ejército entró en la plaza antes de que comenzaran los disparos, y no a consecuencia de ellos, como muchas fuentes gubernamentales han mantenido. Cundió el pánico, y la gente empezó a correr en todas direcciones gritando: ‘¡Viene el ejército, viene el ejército!’. Poco después, parecía que la plaza estaba llena de cadáveres.”

“Volví a la mañana siguiente, temprano, y vi pilas de cinturones y zapatos. Seguía habiendo charcos de sangre en el suelo, pese a los evidentes esfuerzos por limpiarla. También vi grandes agujeros de bala en los pilares de cemento, a la altura de la cabeza de un adulto.”

Pese a los constantes esfuerzos de víctimas, familiares y miembros del movimiento estudiantil por establecer la verdad de lo sucedido aquella noche, los hechos completos nunca se han establecido, y los responsables no han rendido cuentas.

“El hecho de que el gobierno mexicano no haya establecido la verdad de lo sucedido la noche del 2 de octubre de 1968 ha dejado en la sociedad mexicana una profunda herida que sólo se cerrará cuando los hechos se descubran del todo, cuando se lleve a los responsables ante la justicia y cuando se proporcione reparación a las víctimas y sus familias”, ha manifestado Kerrie Howard, directora adjunta del Programa para América de Amnistía Internacional.

“El gobierno del presidente Calderón ha guardado silencio sobre este oscuro capítulo de la historia de México. Instamos a este gobierno a que abra todos los archivos y registros pertinentes, lleve a cabo una investigación nueva e independiente, y elimine los obstáculos que impiden que los responsables de este terrible crimen sean llevados ante la justicia.”

La organización ha pedido al presidente mexicano, Felipe Calderón, que establezca de una vez por todas la verdad sobre la masacre perpetrada en la Plaza de Las Tres Culturas, Tlatelolco, Ciudad de México, unos días antes del inicio de los Juegos Olímpicos de 1968. También ha instado al gobierno a proporcionar justicia y reparación a las familias de las víctimas.

Tema

Activistas 
Extrajudicial Executions And Other Unlawful Killings 
Impunity 
Law Enforcement 
Juicios y sistemas judiciales 

País

México 

Región

América 

@amnestyonline on twitter

Noticias

07 marzo 2014

La Corte Penal Internacional (CPI) ha declarado a Germain Katanga, líder rebelde de la República Democrática del Congo (RDC), culpable de participar en un despiadado ataque... Más »

01 abril 2014

Venezuela está arriesgando enfrentar una de las peores amenazas al Estado de derecho de las últimas décadas si las diversas fuerzas políticas no se comprometen a respetar los... Más »

14 diciembre 2013

Amnistía Internacional pide a las autoridades de Myanmar la liberación inmediata y sin condiciones del Dr. Tun Aung como parte de su campaña Escribe por los Derechos.

Más »
08 abril 2014

Cuando los niños y niñas romaníes de la ciudad de České Budějovice, en el sur de la República Checa, se despiertan asustados en mitad... Más »

28 marzo 2014

Osama Jamal Abdallah Mahdi, de 32 años y padre de dos hijos, lleva ya más de dos años condenado a muerte en Irak por un delito que afirma que no cometió. Ahora su tío es su ú... Más »