Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

19 septiembre 2007

Delincuentes con el rostro cubierto siembran el caos en la República Centroafricana

Delincuentes con el rostro cubierto siembran el caos en la República Centroafricana

Bandas de delincuentes armados aterrorizan a la población de la República Centroafricana mientras la región se hunde en la violencia y el desgobierno.

Estos criminales, que llevan el rostro cubierto y son conocidos localmente como “zaraguinas” (salteadores de caminos), se han hecho más fuertes y están mejor organizados que las fuerzas gubernamentales, por lo que la población local está más expuesta a sufrir abusos graves contra los derechos humanos.

“Los zaraguinas suelen tener una mayor provisión de armas automáticas y conocen mejor el terreno que las fuerzas del gobierno –ha afirmado Erwin van der Borght, director del Programa Regional para África de Amnistía Internacional–. A esto hay que añadir una situación ya de por sí alarmante de combates entre las fuerzas gubernamentales y grupos políticos armados.”

 

Si el caos reinante en el norte de la República Centroafricana sigue extendiéndose sin obstáculos, tendrá graves consecuencias en los países vecinos de la región, como Sudán, Chad o Camerún. El Consejo de Seguridad de la ONU debe autorizar inmediatamente el despliegue de tropas internacionales en el país con el mandato de proteger a la población civil, que corre un grave riesgo de sufrir ataques y secuestros.

La mayoría de las víctimas de secuestro son niños y niñas de la comunidad mbororo, que se concentra principalmente en el noroeste del país, pero también en Chad, Camerún y algunos países de África Occidental. Están en el punto de mira de los secuestradores porque sus familias, dedicadas a la ganadería nómada, pueden vender ganado para reunir cuantiosos rescates.

 

A los zaraguinas les interesan estos menores mientras sus padres o familiares tengan vacas que vender. Según los informes, los delincuentes han matado a algunos de los menores secuestrados en casos en que sus familias no han podido pagar los rescates.

Las víctimas creen que muchos zaraguinas son habitantes de la zona. Hablan las lenguas locales y parecen saber cuántas cabezas de ganado y qué otras posesiones tienen las personas afectadas. Por lo general, llevan la cara cubierta con turbantes para evitar ser reconocidos. Según los informes, otros delincuentes procedentes de lugares tan alejados como África Occidental están llegando al norte del país atraídos por el vacío de autoridad para unirse a los zaraguinas.

Numerosas víctimas de secuestro han contado a Amnistía Internacional que las fuerzas de seguridad y las autoridades del gobierno no hacen esfuerzo alguno por tratar de impedir los secuestros o detener a los zaraguinas. En los casos excepcionales en que sí actúan, se han encontrado con que los delincuentes tienen un mayor arsenal de armas y repelen con facilidad cualquier persecución.

“Con su inacción, el gobierno está faltando a su deber de proteger a la población que se encuentra jurídicamente a su cargo– declaró Erwin van der Borght–. Es hora de que el gobierno y la comunidad internacional emprendan una acción firme y concertada. Si esta acción se demora más tiempo, probablemente las consecuencias para toda la zona sean catastróficas.” 

Tema

Armed Groups 

@amnestyonline on twitter

Noticias

07 marzo 2014

La Corte Penal Internacional (CPI) ha declarado a Germain Katanga, líder rebelde de la República Democrática del Congo (RDC), culpable de participar en un despiadado ataque... Más »

01 abril 2014

Venezuela está arriesgando enfrentar una de las peores amenazas al Estado de derecho de las últimas décadas si las diversas fuerzas políticas no se comprometen a respetar los... Más »

14 diciembre 2013

Amnistía Internacional pide a las autoridades de Myanmar la liberación inmediata y sin condiciones del Dr. Tun Aung como parte de su campaña Escribe por los Derechos.

Más »
08 abril 2014

Cuando los niños y niñas romaníes de la ciudad de České Budějovice, en el sur de la República Checa, se despiertan asustados en mitad... Más »

28 marzo 2014

Osama Jamal Abdallah Mahdi, de 32 años y padre de dos hijos, lleva ya más de dos años condenado a muerte en Irak por un delito que afirma que no cometió. Ahora su tío es su ú... Más »