Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

9 diciembre 2008

Defensa de los derechos humanos en Venezuela: José Luis Urbano

Defensa de los derechos humanos en Venezuela: José Luis Urbano
José Luis Urbano es el presidente de la Fundación Pro-Defensa del Derecho a la Educación, organización no gubernamental que promueve y defiende el derecho de todas las personas a la educación gratuita, tal como reconoce la Constitución de Venezuela.

José Luis Urbano viaja habitualmente a diversas regiones del país por invitación de familias que desean denunciar irregularidades del sistema escolar. Para muchas de ellas, la Fundación es el único canal por el que pueden hacerse oír.

La Fundación trabaja para lograr que se respete el derecho a la educación gratuita en el sector público, de modo que todos los niños y niñas tengan igual acceso a la educación, sin discriminación alguna. Expone públicamente las irregularidades y los casos de corrupción en escuelas públicas que, al parecer, exigen al alumnado el pago de tasas ilegales de escolarización, con lo que en la práctica excluye a quienes viven en la pobreza.

La Fundación también hace campaña para que se dote de las instalaciones, el material y los recursos docentes apropiados a los centros escolares de las zonas en las que se estima que el nivel educativo es inadecuado.

José Luis Urbano y otros miembros de la Fundación han sido objeto de amenazas y ataques en repetidas ocasiones por haber condenado públicamente la corrupción y las violaciones del derecho a la educación gratuita en Venezuela.

El 9 de febrero de 2007, la Fundación celebró una conferencia de prensa para denunciar públicamente la mala calidad de la educación estatal que se ofrece a los niños y niñas sin recursos económicos del estado de Anzoátegui. Afirmó que la educación que se impartía era extremadamente inadecuada y que se exigían tasas.

Más tarde ese mismo día, José Luis Urbano recibió una llamada telefónica anónima en la que le advertían:"deja la marisquera [sic] porque te puede pasar algo".

Al día siguiente, José Luis Urbano y su esposa se dirigían en automóvil desde su casa hasta el centro de la localidad de Barcelona, en el estado de Anzoátegui, cuando un vehículo negro se colocó junto a ellos. De él se apearon dos hombres, uno de los cuales introdujo una pistola por la ventanilla del lado de José Luis Urbano.

El otro dijo: "métele, es el tipo de Pro-Defensa". José Luis Urbano consiguió agarrar el cañón del arma, pero el hombre disparó y le alcanzó en el estómago.

La Defensoría del Pueblo garantizó que José Luis Urbano contara con protección policial durante su estancia en el hospital. Sin embargo, las medidas de protección cesaron tan pronto como le dieron el alta, el 20 de febrero de 2007, a pesar de que su esposa había denunciado formalmente el ataque a la policía y a la Defensoría del Pueblo un día antes de que José Luis Urbano abandonara el hospital. Todavía no se ha procesado a nadie por el intento de homicidio.

El 3 de mayo de 2008, durante un programa de una emisora de radio local del estado de Anzoátegui, José Luis Urbano afirmó que una escuela de la localidad de Barcelona exigía el pago de tasas ilegales. Según informes, a raíz del programa la directora de la escuela amenazó a José Luis Urbano e instó a que lo agredieran.

El 20 de mayo de 2008, José Luis Urbano recibió una amenaza de muerte telefónica. Le advirtieron que, si no dejaba "comer a los directores", le iban a "poner tierra", y que si decía algo de esa amenaza, su familia "iba a sufrir dolor".

El 22 de mayo, unos hombres que viajaban en un vehículo sin matrícula persiguieron a José Luis Urbano, que iba en motocicleta. Temió por su vida, pero logró escapar.

El 29 de septiembre de 2008, alrededor de las dos de la tarde, al menos 30 agentes del Grupo de Reacción Inmediata Policial del estado de Anzoátegui trataron de irrumpir en la casa de la hermana de José Luis Urbano, pero no lo consiguieron porque la verja era muy resistente. Ella se negó a dejar entrar a la policía y les pidió repetidamente que le enseñasen la orden de registro.

Le respondieron gritando: "dile a tu hermano que ya sabemos que aquí se esconde; dile que salga que nos la debe". También le advirtieron que no denunciara el incidente a las autoridades. Más tarde ese mismo día, la hermana de José Luis Urbano presentó una denuncia ante la fiscalía local.

Este hecho parece tener que ver con que José Luis Urbano había denunciado formalmente ante la fiscalía del estado a un miembro del Grupo de Reacción Inmediata Policial por actos de hostigamiento contra él.

A consecuencia de las persistentes amenazas y de los intentos de acabar con su vida, José Luis Urbano ha tenido que abandonar su hogar y cambiar de dirección en repetidas ocasiones. Ha denunciado las amenazas y los ataques a la fiscalía y a otras instancias, pero Amnistía Internacional no tiene constancia de que se hayan tomado medidas para investigar estos incidentes.

No se han puesto en marcha medidas para garantizar la seguridad de José Luis Urbano, de su familia ni de otros miembros de la Fundación, pese a las peticiones que se han hecho a la fiscalía, como la solicitud de protección cursada el 18 de junio de 2008.

Más información

Hacer los derechos humanos realidad (artículo, 9 de diciembre de 2008)

Tema

Activistas 
Economic, Social and Cultural Rights 

País

Venezuela 

Región

América 

@amnestyonline on twitter

Noticias

07 marzo 2014

La Corte Penal Internacional (CPI) ha declarado a Germain Katanga, líder rebelde de la República Democrática del Congo (RDC), culpable de participar en un despiadado ataque... Más »

01 abril 2014

Venezuela está arriesgando enfrentar una de las peores amenazas al Estado de derecho de las últimas décadas si las diversas fuerzas políticas no se comprometen a respetar los... Más »

14 diciembre 2013

Amnistía Internacional pide a las autoridades de Myanmar la liberación inmediata y sin condiciones del Dr. Tun Aung como parte de su campaña Escribe por los Derechos.

Más »
08 abril 2014

Cuando los niños y niñas romaníes de la ciudad de České Budějovice, en el sur de la República Checa, se despiertan asustados en mitad... Más »

28 marzo 2014

Osama Jamal Abdallah Mahdi, de 32 años y padre de dos hijos, lleva ya más de dos años condenado a muerte en Irak por un delito que afirma que no cometió. Ahora su tío es su ú... Más »