Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

28 abril 2010

Expulsada de Cisjordania

Expulsada de Cisjordania

En 2005, Berlanty Azzam, joven palestina de Gaza, se desplazó a Cisjordania para iniciar sus estudios en administración de empresas y traducción en la Universidad de Belén.

En octubre de 2009, dos meses antes de su graduación, Berlanty fue trasladada forzosamente a Gaza por el ejército israelí.

Berlanty Azzam habló con Amnistía Internacional en Gaza el 2 de noviembre de 2009, unos días después de su expulsión de Cisjordania:

"Fue el miércoles pasado, el 28 de octubre, cuando volvía desde Ramallah a Belén. Había tenido una entrevista de trabajo en Ramallah. En el camino entre Belén y Abu Dis me pararon en el puesto de control Container [puesto de control situado en la carretera entre Ramallah y Belén que limita la circulación de palestinos entre el sur y el norte de Cisjordania] [...]. Me preguntaron [los soldados israelíes] si era de Gaza [...] vieron mi tarjeta de identidad pero no me dijeron nada, sólo que esperara a la policía secreta. Era la 1 de la tarde cuando me pararon. Estuve esperando hasta las 7 de la tarde [...]. Hacía mucho frío en el Container; estaba esposada y no podía mover bien las manos. Había un soldado árabe; le pregunté qué motivo tenían para retenerme en el Container. Me negué a firmar el papel que me dieron porque estaba en hebreo. Dije: 'No voy a firmarlo, no entiendo hebreo'. Al final firmé porque me presionaron. No sé qué decía."

Berlanty tenía consigo su teléfono móvil y lo usó para llamar a Sari Bashi, abogado que trabaja con la organización de derechos humanos Gisha - Centro Jurídico para la Libertad de Circulación.

Berlanty dijo a Amnistía Internacional que cuando los soldados hablaron con el abogado, le dijeron que no la iban a llevar a Gaza y que podría verla en un centro de detención de Cisjordania la mañana siguiente.

Cuando el soldado la introdujo en un jeep para sacarla del Container, Berlanty pensó al principio que la iban a llevar a Etzion, una prisión israelí situada cerca de Belén:

"Estaba asustada. Me habían vendado los ojos con mi bufanda, así que también tenía frío. Viajé en el jeep mucho tiempo. El viaje desde Belén a Etzion sólo dura unos 10 minutos, y después de un rato supe que estaba demasiado lejos. El viaje duró cerca de una hora y media. Hacia las 9.30 de la noche, el jeep se detuvo y les pregunté si podía ir al baño. Pregunté en inglés, pero ellos me hablaron en hebreo y yo dije que no hablaba hebreo. Había unas mujeres soldado y me permitieron ir al baño. Pregunté a una de ellas: '¿Dónde estamos?' y me dijeron que en Etzion.

Luego me llevaron otra vez al jeep. Había dos oficiales, pero no me dirigieron la palabra. Hablaban entre ellos y por teléfono. No sabía dónde estaba.
Las esposas me apretaban y me hacían daño. Di unos golpecitos en el cristal que había entre el soldado y yo en el jeep y dije en inglés: 'Me duele'. Lo hice muchas veces, pero no hubo respuesta. Finalmente me sacaron y estábamos en Erez [paso fronterizo entre el norte de Gaza e Israel].

En Oslo [los Acuerdos de Paz de Oslo de 1993] dijeron que Cisjordania y Gaza son una sola cosa [una unidad territorial]. No debería hacernos falta un permiso para ir de Ramallah a Belén: soy legal [...]. Estuve en Belén cuatro años, no conozco Erez, no he visto a mi familia en todo este tiempo y eso ha sido un choque para mí. Mi madre me dijo que sabía que yo estaba asustada por la voz. Iba a terminar [mis estudios] en diciembre. El abogado está trabajando en una petición que va a presentar ante el Tribunal [Superior israelí]. Espero que funcione y pueda volver a Belén. Me fui para cuatro años y extrañé a mi familia y [si no me permiten regresar] no habrá servido de nada [...]. Ojalá pueda volver a Belén. La situación en Gaza es muy dura. Quiero volver para terminar mis estudios. Pero me da miedo que si me rechazan nunca consiga un permiso. Quiero terminar la universidad y graduarme. Mi examen final es el 31 de diciembre, no tengo aquí mis libros para estudiar, sólo tengo conmigo mi bolso. Todas mis notas, todo está en mi casa en Belén."

Actualización del caso de Berlanty Azzam
El 29 de octubre de 2009, al día siguiente del traslado forzoso de Berlanty Azzam a Gaza, Gisha presentó una petición ante el Tribunal Superior israelí en la que protestaba por la expulsión de Cisjordania de la joven.

El 9 de diciembre de 2009, después de dos vistas judiciales, el Tribunal Superior confirmó la postura del Estado israelí y resolvió no permitir a Berlanty regresar a la Universidad de Belén para completar sus estudios. Durante las vistas ante el tribunal, el Estado no alegó ninguna razón de
seguridad contra Berlanty, sino que se limitó a decir que su presencia en Cisjordania era "ilegal".

Tras denegársele el permiso para volver a Belén, Berlanty siguió estudiando con sus antiguos profesores de la universidad por correo electrónico y por teléfono. Terminó sus estudios a distancia y recibió su título de licenciada por la Universidad de Belén en la iglesia de la Sagrada Familia de Gaza el 10 de enero de 2010.

Más información

Nueva orden militar israelí podría aumentar las expulsiones en Cisjordania (noticias, 28 de abril de 2010)

Tema

Discriminación 

País

Israel y los Territorios Palestinos Ocupados 

Región

Oriente Medio y Norte de África 

@amnestyonline on twitter

Noticias

22 julio 2014

Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque... Más »

29 mayo 2014

Una mujer mexicana es violada en un autobús policial, mientras los agentes lo jalean; un nigeriano sigue sufriendo jaquecas cuatro años después de que la policía le golpeara... Más »

03 junio 2014

En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan... Más »

11 julio 2014

Sasha, activista ucraniano de 19 años, fue secuestrado a punta de pistola por separatistas en Luhansk y golpeado una y otra vez durante 24 horas.

Más »
07 julio 2014

La condena de un destacado abogado y defensor de los derechos humanos saudí a 15 años de prisión ha asestado un nuevo golpe al activismo pacífico y la libertad de expresión en... Más »