Entrevista: Justicia por la muerte de un hijo a manos de hombres armados en México

Audio placeholder

Eve, la madre de Jyri Jaakkola, habla sobre la muerte de su hijo.

© Amnistía Internacional

Descargar archivo de audio

25 agosto 2010

El 27 de abril, una caravana de defensores de derechos humanos, activistas políticos y periodistas que se desplazaba por el estado mexicano de Oaxaca fue atacada por una veintena de hombres armados.

La caravana, compuesta por 25 personas y 5 vehículos, viajaba hacia la comunidad indígena de San Juan Copala para llevar alimentos y medicinas que se necesitaban con urgencia.

En el ataque murieron dos personas: Beatriz Alberta (Bety) Cariño Trujillo y el joven activista finlandés Jyri Antero Jaakkola. Ambos eran defensores de los derechos humanos.

Desde entonces, el esposo de Bety y los padres de Jyri han estado luchando para que se haga justicia. Quieren que se encuentre y se procese a los autores de este crimen.

Los padres de Jyri han decidido viajar a México. En la víspera de este viaje cargado de emotividad, Amnistía Internacional habló con Eve, la madre de Jyri Jaakkola.

¿Podrías explicar el propósito de tu visita a México?
Eve Jaakkola (EJ): Hemos perdido a nuestro hijo y queremos que se le haga justicia. Vamos a México para averiguar cómo se está desarrollando la investigación sobre la muerte de Jyri y de Bety Cariño. Nos parece muy importante que sus asesinatos se investiguen de forma justa y que se castigue con justicia a los responsables. Hasta ahora, hemos tenido noticia de que las investigaciones han progresado y confiamos en que las autoridades tengan la voluntad de resolver este caso.

¿Qué planes tenéis durante vuestra estancia en México?
EJ: En primer lugar, nos reuniremos con los abogados de las víctimas. Ellos nos explicarán cómo está la situación, cómo avanza la investigación y cuáles prevén que serán los próximos pasos. Creo que están haciendo un trabajo magnífico y respetamos su dedicación: pedir justicia por los crímenes cometidos contra los derechos humanos y contra las personas que los defienden. Pienso que necesitan todo el apoyo que se les pueda dar y queremos colaborar con ellos y escuchar lo que tienen que decir.

¿Qué llevó a Jyri a irse de Finlandia a México?
EJ: Jyri había trabajado muchos años en numerosas organizaciones finlandesas, le interesaban mucho las cuestiones relacionadas con la justicia y trabajaba en el ámbito del comercio justo. Pero pensó: el comercio justo no es suficiente. Yo diría que Jyri quería un mundo más justo. La justicia era importante para él, pero la justicia para todas las personas, no sólo para los ricos de los países del norte. Jyri aprendió un nuevo concepto de la gente mexicana, que le parecía muy importante y muy hermoso: la “vida digna”.

Jyri explicó en su blog que quería una vida de dignidad y respeto propio para todas las personas. Trabajaba para que la gente de todo el mundo alcanzase una vida digna. Por eso se fue a México. Deseaba conocer mejor la vida de los pueblos indígenas.

¿Qué es lo que más lo impresionó durante su estancia en México?
EJ: Le interesaba mucho el modo de vida de los pueblos indígenas, los movimientos autónomos y sus comunidades, cómo se desenvolvían en el día a día. También hablaba sobre el cambio climático; quería compartir estas experiencias con la gente mexicana.

Amnistía Internacional y otras organizaciones de derechos humanos han hecho campaña para que el gobierno mexicano proteja a los defensores y defensoras de los derechos humanos. ¿Crees que vuestra visita a México pondrá de relieve esta cuestión?
EJ: Eso espero, eso espero, de verdad. Sabemos que, en México, los defensores y defensoras de los derechos humanos trabajan en condiciones peligrosas. El caso de Jyri y de Bety es sólo un ejemplo de ello. Estamos intentando ayudar a la gente que lo necesita.

La guerra del gobierno mexicano contra los cárteles de la droga ha monopolizado el interés de los medios de comunicación. ¿No crees que el gobierno debe concentrarse en este asunto y que tal vez no tenga la oportunidad de trabajar de forma específica sobre la situación de las personas que defienden los derechos humanos?
EJ: Se que el tráfico de drogas es un asunto de gran envergadura, pero también creo que es importante que el gobierno cuide igualmente los derechos básicos de las personas. Los defensores y defensoras de los derechos humanos trabajan para lograr este objetivo, por lo que considero importante que se hable de ellos, que se sepa lo que hacen y que se los proteja cuando desempeñan su labor. Ése es el deber del gobierno.

¿Qué sientes al viajar al lugar donde tu hijo perdió la vida?
EJ: Bueno, la otra razón que me lleva a ir a México es ver y sentir el lugar en el que nuestro hijo pasó sus últimos meses. Queremos conocer a sus amistades y a la gente con la que trabajó. En cierto modo, queremos seguir sus pasos, visitar a las personas con las que vivió y escuchar lo que puedan contarnos sobre sus últimas semanas.

No sé cómo lo soportaremos; en parte, tengo miedo. Pero queremos hacerlo. No hay nada más horrible que perder a un hijo. Sabemos que él era feliz en México, en Oaxaca; amaba Oaxaca y a las personas que querían compartir cada día con él. Deseaba quedarse allí un año pero, aunque sólo consiguió estar dos meses, fue feliz allí.

Más información

México: El convoy humanitario debe tener acceso seguro a las comunidades indígenas sitiadas (comunicado de prensa, 7 de junio de 2010)
Las autoridades mexicanas deben ayudar a comunidad asediada por grupo armado (noticia, 11 de mayo de 2010)
México: Se exige justicia por el ataque contra observadores de derechos humanos (noticia, 5 de mayo de 2010)

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO