Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

20 agosto 2008

Egipto: Viaje mortal por el desierto

Egipto: Viaje mortal por el desierto
"Aquí, para nosotros, es como si hubiese guerra y en nuestra tierra también hay guerra, no existe ninguna diferencia".

"Huimos de la muerte, pero la muerte nos persigue. No sabemos lo que les estará pasando a nuestros familiares en los campos para personas desplazadas de nuestro país. Habernos quedado allí habría sido mejor que lo que nos ocurrió a nosotros".

Refugiado sudanés de la región de Darfur que trató de cruzar la frontera de Egipto para entrar en Israel y cumplió una pena de cárcel de un año en Egipto

Desde mediados de 2007, cientos de personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes, la mayoría de ellas procedentes de países del África subsahariana, han puesto en peligro sus vidas al intentar cruzar la frontera egipcia para entrar en Israel.

Normalmente, los guardias fronterizos egipcios disparan al aire como advertencia y les ordenan que se detengan. Las personas que no hacen caso de las advertencias, a menudo, acaban pagándolo con su propia vida.

Hasta esta semana, y desde mediados de 2007, habían muerto 25 personas por disparos al intentar cruzar la frontera egipcia para entrar en Israel: 19 hombres, cinco mujeres y una niña de siete años. Amnistía Internacional conoce la identidad de cinco de estas personas: Haroun Mohamed Yehya Haroun (sudanés, de 24 años); Mervat Mer Hatover (eritrea, de 37 años); Ermeniry Khasheef (sudanés, de 50 años); Adam Mohammed Othman (sudanés, de 23 años) y Hajja Abbas Haroun (sudanesa, de 28 años), que, en el momento de su muerte, se encontraba embarazada de siete meses. El pasado lunes por la noche, según informes, los guardias fronterizos egipcios mataron a un refugiado sudanés que intentaba cruzar la frontera cerca de Rafah. Con esta última víctima asciende a 26 el número de muertos.

En un documento publicado ayer, 20 de agosto de 2008, y que lleva por título: Viajes mortales por el desierto, Amnistía Internacional pide al gobierno egipcio que respete los derechos humanos, incluido el derecho de toda persona a la vida, y que acate plenamente el derecho internacional de los derechos humanos en el control de sus fronteras y otras operaciones relacionadas con el movimiento o la estancia de personas extranjeras. No obstante, Amnistía Internacional reconoce la obligación y la responsabilidad del gobierno egipcio de regular la entrada, salida y estancia de ciudadanos extranjeros en su territorio y admite que, en ocasiones, los agentes del orden responsables del control de las fronteras tienen que hacer frente a situaciones violentas.

"El trato vergonzoso que las autoridades egipcias han dispensado a los migrantes del África subsahariana y a las personas refugiadas y solicitantes de asilo en situación de desamparo vulnera de forma evidente el derecho internacional. Pedimos que el presidente Mubarak intervenga con urgencia para poner fin a estos abusos", manifestó Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional añadió que las normas internacionales disponen que las fuerzas de seguridad sólo deben utilizar armas de fuego en circunstancias estrictamente limitadas: si la vida corre peligro y cuando no se pueda hacer frente a ese peligro por ningún otro medio.  

La información recopilada por la organización destacaba que no hay nada que indique que las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes que intentaron salir de Egipto para entrar en Israel utilizaran la fuerza o supusieran alguna amenaza para los guardias fronterizos egipcios que dispararon contra ellas.

A pesar del hecho de que hayan muerto 26 personas en 17 incidentes, Amnistía Internacional no tiene constancia de que las autoridades egipcias estén llevando a cabo ninguna investigación oficial sobre estos homicidios y sobre el uso de medios letales por parte de los guardias fronterizos egipcios.

En vez de dar instrucciones a los guardias fronterizos para que no usen una fuerza excesiva, las autoridades egipcias han detenido, acusándolas de "intentar salir ilegalmente de Egipto a través de la frontera oriental", a más de 1.300 personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes procedentes del África subsahariana y se las ha juzgado ante tribunales militares que vulneran abiertamente las normas internacionales sobre juicios justos.

Se ha devuelto a otras personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes que se enfrentan al riesgo de posible tortura. En agosto de 2007, las autoridades israelíes devolvieron a Egipto a 48 personas que habían conseguido cruzar la frontera, alrededor de 20 de las cuales, según informes, fueron devueltas posteriormente a Sudán sin que se las hubiera permitido acceder a la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para que examinara sus peticiones de asilo. Se desconoce la suerte que ha corrido el resto.

En junio de 2008, contraviniendo las normas internacionales, Egipto devolvió hasta a 1.200 personas de nacionalidad eritrea a su país de origen, donde corren el riesgo de sufrir torturas y otras violaciones graves de los derechos humanos. Esta devolución no tuvo en cuenta las directrices del ACNUR, que piden a todos los gobiernos que no devuelvan a Eritrea a personas refugiadas y solicitantes de asilo, ni siquiera a aquellas cuya solicitud de asilo sea denegada.

En un memorando dirigido al presidente egipcio, Hosni Mubarak, Amnistía Internacional pide a las autoridades egipcias que:

- Garanticen urgentemente que las fuerzas de seguridad egipcias harán uso de la fuerza ateniéndose estrictamente a las normas internacionales pertinentes de derechos humanos;

- Se aseguren de que todos los miembros de las fuerzas de seguridad egipcias reciben la formación adecuada en materia de derechos humanos;

- Investiguen, en el plazo más corto posible y de forma exhaustiva e imparcial, todos los casos en los que los guardias fronterizos u otras fuerzas de seguridad egipcias hayan abierto fuego contra personas que trataban de cruzar las fronteras egipcias para entrar en Israel o en cualquier otro país;

- Garanticen que no se detendrá con fines de control de la migración a personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes y que se deje de juzgar a civiles ante tribunales militares;

- Ponga fin a todas las devoluciones de personas a países donde estén expuestas a sufrir violaciones de derechos humanos, conforme a las obligaciones contraídas por Egipto en virtud del derecho internacional de los derechos humanos y de refugiados; en particular, que ponga fin a todas las devoluciones de personas de nacionalidad eritrea a su país, conforme a las directrices del ACNUR.

Más información

Egipto: Viajes mortales por el desierto (MDE 12/015/2008)

@amnestyonline on twitter

Noticias

29 mayo 2014

Una mujer mexicana es violada en un autobús policial, mientras los agentes lo jalean; un nigeriano sigue sufriendo jaquecas cuatro años después de que la policía le golpeara... Más »

29 mayo 2014

Una mujer mexicana es violada en un autobús policial, mientras los agentes lo jalean; un nigeriano sigue sufriendo jaquecas cuatro años después de que la policía le golpeara... Más »

03 junio 2014

En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan... Más »

08 abril 2014

Cuando los niños y niñas romaníes de la ciudad de České Budějovice, en el sur de la República Checa, se despiertan asustados en mitad... Más »

07 julio 2014

La condena de un destacado abogado y defensor de los derechos humanos saudí a 15 años de prisión ha asestado un nuevo golpe al activismo pacífico y la libertad de expresión en... Más »