Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

25 agosto 2011

Las dos partes del conflicto libio deben proteger a los detenidos frente a la tortura

Las dos partes del conflicto libio deben proteger a los detenidos frente a la tortura

Las dos partes del conflicto en curso en Libia deben garantizar que no se tortura ni se somete a otros malos tratos a los detenidos bajo su custodia, ha declarado hoy Amnistía Internacional.

El llamamiento se produce después de que el martes se hicieran públicos los informes de la delegación de Amnistía Internacional en Libia, que ha recogido impactantes testimonios de sobrevivientes de abusos tanto a manos de los soldados partidarios de Gadafi como de las fuerzas rebeldes en la ciudad de Az Zawiya y en sus alrededores.


TESTIMONIOS DE ABUSOS COMETIDOS POR LAS FUERZAS REBELDES:

  • Contra combatientes leales al coronel Muamar al Gadafi

El martes, Amnistía Internacional se reunió con unos funcionarios en la escuela de Bir Tirfas, que actualmente se usa para detener a soldados partidarios de Gadafi, presuntos mercenarios extranjeros y personas supuestamente leales a Gadafi.

Los funcionarios afirmaron que no repetirían las violaciones de derechos humanos cometidas por el régimen anterior y se comprometieron a respetar el derecho de los detenidos recibir un trato digno y un juicio justo.

En una celda donde se hacinaban unas 125 personas con apenas sitio para dormir o moverse, un niño dijo a Amnistía Internacional que había respondido a los llamamientos del gobierno de Gadafi que pedían voluntarios para luchar contra la oposición.

Dijo que le habían llevado a un campamento militar de Az Zawiya, donde le dieron un fusil Kalashnikov que no sabía usar.

El niño manifestó a Amnistía Internacional: “Cuando la OTAN bombardeó el campamento, alrededor del 14 de agosto, los supervivientes huyeron. Arrojé mi arma al suelo y pedí refugio en una casa de la vecindad. Les dije a los propietarios lo que había pasado y creo que ellos llamaron a los revolucionarios [thuuwar], porque llegaron poco después.

"Me gritaron que me rindiera. Levanté las manos. Me hicieron arrodillarme en el suelo y ponerme las manos detrás de la cabeza. Luego uno me dijo que me levantara. Cuando me levanté, me disparó en la rodilla a quemarropa. Caí al suelo y siguieron pegándome con la culata de sus fusiles en todo el cuerpo y la cara.

"Como consecuencia me tuvieron que dar tres puntos detrás de la oreja izquierda. En detención a veces siguen pegándonos e insultándonos, llamándonos ‘asesinos’."

Un miembro de las fuerzas de seguridad de Gadafi dijo a Amnistía Internacional que fue capturado por un grupo de hombres armados cerca de Az Zawiya alrededor del 19 de agosto, cuando llevaba suministros a las fuerzas de Gadafi.

Dijo que le pegaron en todo el cuerpo y la cara con las culatas de los fusiles y que le propinaron puñetazos y patadas. Tenía señales visibles concordantes con su testimonio. También declaró a Amnistía Internacional que en detención las palizas eran menos frecuentes y duras, y que eran intermitentes, dependiendo de los guardias que estuvieran de servicio.

  • Contra trabajadores migrantes

Los funcionarios responsables de las detenciones de Az Zawiya afirmaron que alrededor de un tercio de los detenidos son “mercenarios extranjeros”, entre los cuales hay nacionales del Chad, Níger y Sudán.

Sin embargo, cuando la delegación de Amnistía Internacional habló con algunos de los detenidos, éstos dijeron que eran trabajadores migrantes y que habían sido sacados a punta de pistola de sus casas o centros de trabajo o detenidos en la calle por el color de su piel.

Ninguno llevaba uniforme militar. Varios dijeron a Amnistía Internacional que temían por su vida, pues sus captores y varios guardias les habían amenazado y les habían dicho que serían “eliminados o si no, condenados a muerte”.

Cinco personas de la misma familia, procedentes del Chad, entre las que había un menor de edad, dijeron a Amnistía Internacional que el 19 de agosto se dirigían en un vehículo a una finca situada a las afueras de Az Zawiya para recoger algunos productos cuando les detuvieron un grupo de hombres armados, algunos de ellos vestidos de uniforme de faena.

Los hombres armados supusieron que los cinco eran mercenarios y les entregaron a los funcionarios responsables de las detenciones a pesar de que su conductor, libio, aseguró que eran trabajadores migrantes.

Un hombre de 24 años de Níger que lleva cinco años viviendo y trabajando en Libia dijo a Amnistía Internacional que el 20 de agosto tres hombres armados le detuvieron en su casa.

Afirmó que le esposaron, le pegaron y le metieron en el maletero del automóvil. Dijo: “No estoy implicado en absoluto en este conflicto. Lo único que quería era ganarme la vida, pero debido al color de mi piel, ahora me encuentro aquí, detenido. ¿Quién sabe lo que me va a pasar ahora?”

TESTIMONIOS DE ABUSOS COMETIDOS POR LAS FUERZAS PARTIDARIAS DE GADAFI:

La delegación de Amnistía Internacional halló indicios de violaciones de reclusos de la tristemente famosa prisión de Abu Salim de Trípoli.

Algunos ex detenidos dijeron que habían presenciado cómo sacaban a hombres jóvenes de sus celdas por la noche y les devolvían a ellas horas después visiblemente afectados.

Dos niños dijeron a sus compañeros de celda que un guardia les había violado. Según un ex detenido: “Uno de los niños estaba especialmente mal cuando le trajeron de nuevo a la celda. Llevaba la ropa desgarrada e iba casi desnudo. Nos dijo que le habían violado. Esto les pasó a estos dos niños varias veces."

Miles de hombres, civiles desarmados entre ellos, han “desaparecido” durante el conflicto, tras ser aprehendidos por fuerzas de partidarios de Gadafi. Sus familiares vivieron meses de angustia al desconocer su suerte.

Algunas personas recién puestas en libertad contaban historias de tortura y otros malos tratos en los centros de detención de Gadafi de Sirte y Trípoli. Dijeron a Amnistía Internacional que les habían pegado con cables de metal, palos y porras, y que les habían aplicado descargas eléctricas.

La delegación de Amnistía Internacional también se entrevistó con varios hombres que afirmaron que las fuerzas de Gadafi les habían disparado tras ser capturados y cuando era evidente que no representaban una amenaza.

Un hombre que fue aprehendido el 21 de marzo cerca de la línea de frente oriental, en las proximidades de Ajdabiya, nos dijo que sus captores le habían introducido el cañón de un fusil en el ano mientras tenía los ojos vendados.

Más información

En peligro civiles libios y migrantes extranjeros por la batalla de Trípoli (noticia, 23 de agosto de 2011)
Hay que proteger a los civiles libios en los combates de Trípoli (noticia, 
23 de agosto de 2011)
La OTAN debe investigar las muertes de civiles durante los ataques aéreos en Libia (noticia, 10 de agosto de 2011)
Qatar deportation of Eman al-Obeidi violates international law (noticia, 3 de junio 2011)
Oriente Medio y el Norte de África exigen un cambio (micrositio multimedia)

Tema

Conflictos armados 
Armed Groups 
Revueltas en Oriente Medio 
Tortura y malos tratos 

País

Libia 

Región

Oriente Medio y Norte de África 

@amnestyonline on twitter

Noticias

22 julio 2014

Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque... Más »

04 septiembre 2014

Amnistía Internacional lleva muchos años investigando y documentando el uso de la tortura en México. A continuación, ofrecemos algunos datos alarmantes:

Más »
03 junio 2014

En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan... Más »

11 julio 2014

Sasha, activista ucraniano de 19 años, fue secuestrado a punta de pistola por separatistas en Luhansk y golpeado una y otra vez durante 24 horas.

Más »
03 septiembre 2014

La decapitación del periodista estadounidense Steven Sotloff por militantes del Estado Islámico es el último de la serie de crímenes de guerra que están cometiendo los grupos... Más »